En directo
    América del Norte
    URL corto
    11711
    Síguenos en

    En la ciudad de Olympia, capital del estado de Washington, crece la tensión entre los partidarios del todavía presidente de EEUU, Donald Trump, y los activistas de izquierda del movimiento Antifa (abreviatura de Acción Antifascista). Los funcionarios estadounidenses alertan de que este caos poselectoral amenaza al país.

    El 5 de diciembre en la ciudad de Olympia se produjeron violentos choques entre los simpatizantes del actual inquilino de la Casa Blanca, Donald Trump, y los miembros de Antifa, movimiento militante extraparlamentario y de carácter antifascista y anticapitalista. La ideología política de este grupo es de izquierda, pero no se ajusta al programa del Partido Demócrata.  

    Los dos grupos protagonizaron momentos tensos frente al Capitolio y, una vez separados, avanzaron hacia el centro de la ciudad, informó la Policía de Olympia. 

    Además, los agentes habían detenido a un individuo, acusado ahora de agresión grave e imprudencia temeraria.  

    No se sabe exactamente a qué grupo apoyaba el acusado. Pero en las redes sociales se emitió un vídeo en el que se puede ver a un partidario de Trump apuntar con una pistola a los miembros del movimiento antifascista. 

    El movimiento Every Night Direct Demonstration (Manifestación directa cada noche en español) convocó la protesta bajo el lema Elimina el fascismo de tu comunidad. Los nazis, neonazis y simpatizantes del presidente, entre otros, se han estado reuniendo cada semana en el Capitolio, señalaron los iniciadores. 

    Después de que el candidato republicano no aceptase los resultados de las elecciones presidenciales celebradas el 3 de noviembre e impidió la transición de poder, sus seguidores en el estado de Washington organizaron actos vandálicos.

    El caos provocado por la campaña electoral puede poner en peligro al país, opinan los funcionarios estadounidenses. A este respecto, Susan Rice, exasesora de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, destacó que no colaborar con los republicanos representa una amenaza que podría "costar caro". Michael Rectenwald, profesor de la Universidad de New York, en su artículo alertó de que la actual situación en EEUU terminaría por fragmentar el país norteamericano.

    El 31 de mayo el mandatario prometió que declararía Antifa "organización terrorista" tras acusarla de estar detrás de las protestas causadas por el asesinato del afrodescendiente George Floyd, de 46 años, el 25 de mayo, a manos de un agente de la Policía blanco en la ciudad de Mineápolis, en el estado de Minnesota.

    "EEUU reconoce a Antifa como una organización terrorista", escribió el mandatario en su cuenta de Twitter en aquel entonces.

    A finales de septiembre de 2020 el presidente de Estados Unidos acusó a los movimientos de izquierda de ser responsables de la violencia en el país y al mismo tiempo se negó a condenar a los grupos de derecha durante el debate que sostuvo en Cleveland con el candidato demócrata, Joe Biden.

    El mismo mes la secretaria de Prensa de la Casa Blanca, Kayleigh McEnany, declaró que la Administración de EEUU presentará cargos de terrorismo doméstico contra los activistas del grupo Acción Antifascista, acusados de instigar la violencia durante las protestas antiracismo que tuvieron lugar en diversos puntos del país.

    Etiquetas:
    antifascismo, movimiento, partidarios, protestas, Donald Trump, EEUU
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook