En directo
    América del Norte
    URL corto
    0 11
    Síguenos en

    WASHINGTON (Sputnik) — El presidente de EEUU, Donald Trump, advirtió al gobernador del estado de Oregón y al alcalde de Portland que detuvieran los ataques diarios contra un tribunal o desplegaría agentes federales adicionales para calmar la ciudad.

    "O limpian Portland, el gobernador y el alcalde, que son débiles, o limpian Portland o vamos a hacerlo por ellos", dijo Trump antes de abordar un helicóptero para un viaje al estado de Texas.

    Poco después la gobernadora de Oregon, Kate Brown comunicó que la Administración Trump acordó un retiro gradual de los agentes federales de la ley que fueron enviados a la ciudad de Portland.

    "Después de mis conversaciones con el vicepresidente [Mike] Pence y otros, el Gobierno federal acordó retirar a los oficiales federales de Portland (...) Actuaron como una fuerza de ocupación y provocaron violencia. A partir de mañana, todos los oficiales de Aduanas y Protección Fronteriza y de ICE abandonarán el centro de Portland", dijo Brown a través de Twitter.

     

    A su vez, el secretario de Seguridad Nacional, Chad Wolf, afirmó que Los agentes federales de EEUU permanecerán en la ciudad de Portland, Oregón, hasta que los manifestantes dejen de atacar propiedades del Gobierno.

    "Como le dije al Gobernador ayer, la Policía federal permanecerá en Portland hasta que finalice la actividad violenta hacia nuestras instalaciones federales (...) "No estamos eliminando ninguna aplicación de la ley mientras nuestras instalaciones y la aplicación de la ley permanecen bajo ataque", dijo Wolf en la red social Twitter.

    ​"El estado de Oregon finalmente está de acuerdo en cooperar con nuestras fuerzas federales, exactamente lo que pedimos desde que estalló la violencia nocturna hace dos meses. Estamos contentos de que Oregon ahora esté corrigiendo su error de meses", dijo Wolf en una serie de publicaciones en Twitter.

    ​Agregó que Brown había acordado comprometer a más personal de la policía estatal en el centro de Portland para ayudar a la policía local a proteger propiedades y calles, incluidas propiedades federales.

    Este 29 de julio agentes federales utilizaron gases lacrimógenos y granadas explosivas para proteger el palacio de justicia, donde los manifestantes atacaron el edificio todas las noches durante más de dos meses.

    Tanto Kate Brown, como el alcalde de Portland, Ted Wheeler, dijeron que la presencia de la Policía federal en la ciudad ha aumentado las tensiones en medio de las protestas en todo el país tras la muerte del afroestadounidense George Floyd el 25 de mayo mientras la Policía lo detenía.

    Muchas de las protestas se convirtieron en disturbios completos con violencia contra policías y civiles, así como actos de vandalismo, incendio provocado y saqueos.

    Trump no mencionó la oferta anunciada para reducir el despliegue federal si el gobernador, el alcalde y otros funcionarios locales recuperan el control de Portland.

    Más tarde, el presidente estadounidense prometió que tomará nuevas medidas en Portland, si las autoridades locales o estatales no ponen fin a las protestas.

    "Si el alcalde y el gobernador no detienen inmediatamente el crimen y la violencia perpetrados por los anarquistas y los agitadores [en Portland], el Gobierno federal irá y hará el trabajo que la Policía local se supone que debería hacer", afirmó el mandatario en Twitter.

    Etiquetas:
    protestas, amenaza, detenidos, intervención, ataque, Donald Trump, EEUU
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook