06:13 GMT20 Septiembre 2020
En directo
    América del Norte
    URL corto
    Por
    0 30
    Síguenos en

    CIUDAD DE MÉXICO (Sputnik) — Obligadas a paralizar su producción por casi dos meses debido a la pandemia, las cerveceras mexicanas, marca conocida de este país, concentran sus esfuerzos en recuperar la presencia internacional y mantener de volumen de sus vitales exportaciones, que superan los 4.850 millones de dólares al año.

    "México es el cuarto productor mundial y exportamos más cervezas que potencias como Bélgica y Alemania. Es algo que queremos mantener" expresó ante periodistas Marco Antonio Mascarúa, director de la Asociación Cervecera Mexicana, en un evento organizado a través de Internet para analizar la evolución del sector.

    El sector cervecero mexicano, con una producción anual de 141 millones de hectolitros, pasó en las últimas dos décadas a estar bajo control de las multinacionales.

    Las firmas Heineken y Anheuser-Busch InBev convirtieron en subsidiarias a los dos mayores productores del país: la Cervecería Cuauhtémoc Moctezuma y Grupo Modelo, fabricante de Corona, una de las marcas mexicanas de mayor recordación en el mundo.

    La vinculación a estas multinacionales potenció la presencia de las cervezas mexicanas en el exterior.

    Sus ventas se han multiplicado por cinco en la última década, pasando a convertirse en una fuente de ingresos casi tan importante en la generación de divisas como el de las exportaciones de electrodomésticos o material médico.

    "Casi una de cada cinco cervezas no nativas (importadas) que se toman en el mundo es de origen mexicano", señaló Mascarúa, para resaltar la importancia de ese sector.

    Su pujanza es genera casi un millón de empleos directos e indirectos, pero su producción estuvo en riesgo por la parálisis a que se vio sometido por la decisión del Gobierno de no considerarlo como una "industria esencial", como lo hizo con la automotriz, la construcción y la minería.

    Sin espuma

    Esa determinación motivó un desabasto en el mercado local y hasta el surgimiento de un mercado negro de cerveza durante el periodo más estricto de aplicación de la estrategia de "sana distancia" impuesta por las autoridades para mitigar la expansión del virus.

    El desabastecimiento "provocó que algunas personas se pasaran de listos y empezaran a acaparar las existencias", explicó a Sputnik el presidente de la Alianza Nacional de Pequeños Comerciantes (Anpec), Cuauhtémoc Rivera.

    Las consecuencia las pagaron los consumidores, ya que los acaparadores "hicieron que los precios se multiplicaran hasta por cuatro", dice el líder comerciante

    Pero desde principios de junio las plantas productoras fueron autorizadas a reactivar su producción.

    Ahora trabajan a toda marcha para recuperar el tiempo perdido.

    Desde las sedes centrales de los dos grandes grupos cerveceros en la capital mexicana y en Monterrey (norte), se diseñan estrategias de mercadeo para mantener la participación de la cerveza producida en México en el mercado mundial.

    "Un asunto importante del mercado de la cerveza es que a fin de cuentas una cosa es producirla y otra es tener un lugar donde haya posibilidad de venderla", indicó por su parte el dirigente de Acermex.

    Un foco inmediato de las campañas para recuperar mercado será el de EEUU, que es el destino de más de la mitad de las exportaciones mexicanas de bebida.

    Verano cervecero

    La Cámara Mexicana de la Cerveza ha empezado ya una campaña de promoción de las cervezas claras o ligeras, que son consumidas mayormente en el verano boreal, que comienza en el hemisferio norte.

    "Es una época en la que el calor se empieza a sentir, por lo que las cervezas primaverales tienden a ser suaves, ligeras y afrutadas" sostiene en uno de los promocionales difundidos a través de internet de esa asociación.

    La campaña hace énfasis en los diferentes tipos de cervezas apropiados para esta época en la que sobresale la presencia de un nuevo invitado: las marcas de producción artesanal.

    No es la única campaña que han realizado.

    Durante la época más fuerte de desabastecimiento, esa organización, que agrupa además de los dos grandes productores a decenas de medianas y pequeñas compañías del sector, puso en marcha un modelo de venta por internet.

    Fue una forma de superar el desabasto que incluía la entrega gratuita a domicilio y el obsequio de vasos para los pedidos superiores a una caja de 24 unidades.

    Pero Cuauhtémoc Rivera señaló a Sputnik que la preocupación de los pequeños comerciantes es que, por los fenómenos presentados durante la pandemia como el alza de precios y el desabasto, algunos consumidores opten por otro tipo de bebidas.

    Según un estudio de los pequeños comerciantes, estos obtienen casi un 40% de sus ingresos de la venta de cerveza.

    Rivera exhortó al Congreso a reconsiderar un proyecto anticipado por legisladores del partido gobernante Movimiento de Regeneración Nacional, que propone imponer un impuesto adicional a las bebida para mejorar los ingresos fiscales.

    "Es mejor que los diputados no se pongan a alborotar el avispero", advirtió.
    Etiquetas:
    pandemia de coronavirus, COVID-19, cerveza, exportaciones, México
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook