17:53 GMT +317 Octubre 2018
En directo
    Vehículos blindados en la Plaza Tlatelolco, Ciudad de México, el 3 de octubre de 1968

    "Masacre de Tlatelolco fue perpetrada en 1968 por un régimen alineado con EEUU"

    © AP Photo / File
    América del Norte
    URL corto
    Víctor Flores García
    1160

    CIUDAD DE MÉXICO (Sputnik) — La masacre de 1968 en la Plaza Tlatelolco de la capital mexicana fue perpetrada por un Gobierno autoritario alineado estratégicamente con EEUU, dijo en entrevista con Sputnik el economista Américo Saldívar, sobreviviente de la balacera y encarcelado por más de 1.000 días.

    La causa del inusitado grado de violencia en la represión es que estaba a la cabeza del Gobierno el presidente Gustavo Díaz Ordaz (1964-1970), "demencialmente autoritario, oscurantista y anticomunista, cuyo alineamiento ideológico y estratégico hacia EEUU era absoluto", dijo el veterano militante.

    La crisis que duró más de dos meses tuvo su peor rostro el 2 de octubre de aquel año, antes de los "Juegos Olímpicos de México 68".

    "Díaz Ordaz fue apoyado y animado por el director en México de la CIA", la agencia central de inteligencia estadounidense, Winston Mackinley Scott, quien llevaba 13 años en el país y se retiraría un año más tarde, dijo.

    Scott murió el 26 de abril de 1971, a los 62 años y de un ataque al corazón, dos días después de una reunión con el director de la CIA en la que discutió los contenidos de sus memorias.

    El texto y las grabaciones de ese encuentro fueron confiscadas por la agencia y recuperadas por su hijo en 1980, pero mutiladas, hasta que fueron publicadas en 2008, como "Nuestro hombre en México".

    Más: ONU lamenta impunidad en la masacre de Tlatelolco de 1968 en México

    El director de la CIA en México "era el segundo hombre más poderoso y corresponsable de lo ocurrido el 2 de octubre", afirmó Saldívar, quien destacó la reciente investigación publicada sobre el tema por el historiador Sergio Aguayo.

    Ese personaje "a la postre se convirtió de su papel de titiritero a títere del Gobierno mexicano, haciéndose eco de las versiones propaladas por el Gobierno sobre la intervención extranjera", dijo Saldívar, quien era militante del Partido Comunista y había regresado en 1966 de estudiar economía de la Universidad Patricio Lumumba de Moscú.

    "La violencia fue para afianzar el poder político del Estado sin que importaran mucho los pretextos, para deslegitimar las banderas del movimiento estudiantil que, según la Dirección Federal de Seguridad, expresaba un plan subversivo comunista elaborado en el extranjero", dijo Saldívar, actual profesor del posgrado de Economía en la Universidad Nacional Autónoma de México.

    Además: Tlatelolco, un antes y un después en la historia mexicana

    En los primeros días del movimiento estudiantil, marcado por huelgas estudiantiles y ocupaciones de sedes universitarias, " la policía política se lanzó de manera frenética contra los miembros del Partido Comunista", recordó el militante, sobre la captura de una docena de dirigentes.

    Los débiles espacios democráticos quedaron cancelados definitivamente tras la masacre de la Plaza Tlatelolco.

    La lucha se hizo insostenible el 5 de diciembre, luego del Manifiesto a la Nación del 2 de Octubre emitido por el Consejo Nacional de Huelga (CNH) llamando al regreso a clases.

    "Nosotros conocimos ese manifiesto en la cárcel del Palacio Negro de Lecumberri", recordó Saldívar.

    Una secuencia histórica del movimiento

    Las históricas jornadas de protestas callejeras en defensa de la autonomía de la Universidad Nacional Autónoma de México terminaron el 2 de octubre de 1968 con una masacre en la Plaza de Tlatelolco, en la que murieron cientos de estudiantes a manos de militares y agentes federales.

    Según Saldívar, el movimiento estuvo marcado por cinco momentos.

    El primero fue la marcha a favor del movimiento encabezada por el rector de la Universidad Nacional Autónoma de México, Javier Barros Sierra.

    El segundo fue la organización del CNH y la formulación de un pliego petitorio democrático el 6 de agosto de 1968.

    El tercero fue el desafiante "discurso apologético y megalómano del informe presidencial" del 1 de septiembre, dijo Saldívar.

    El cuarto momento fue la masacre del 2 de octubre, que dejó malherido al movimiento hasta el levantamiento de la huelga en diciembre.

    Además: Tlatelolco, un antes y un después en la historia mexicana

    Según el sobreviviente, los principales responsables de la represión fueron Díaz Ordaz, el jefe del Estado Mayor Presidencial, el secretario de la Defensa y el titular de la Dirección Federal de Seguridad, la policía política.

    "Todo ocurrió en una situación internacional con agravantes sumamente complicados. La guerra fría entre EEUU y la Unión Soviética, la revolución cubana, la guerra de Vietnam, los movimientos estudiantiles y de protesta a nivel planetario constituyeron sin duda coyunturas favorables", enumeró.

    La paranoia gubernamental detonó la orden de reprimir ante la proximidad de los Juegos Olímpicos, que se celebraron entre el 12 y el 27 de octubre, cuando el luto y la depresión envolvieron a los jóvenes rebeldes.

    El clima de frustración se intensificó por "la ausencia de la sociedad civil y de partidos de oposición, la subordinación de los medios de comunicación e información, y la inexistente autonomía de los poderes Legislativo y Judicial", dijo.

    Paradójicamente, en el plano económico, estaba en boga el llamado "milagro mexicano" y el apogeo del "desarrollo estabilizador nacionalista", que ahora evocan algunos líderes de izquierdas frente a los fracasos del neoliberalismo, comentó.

    "La casi épica huelga de hambre que sostuvimos 90 presos políticos del 10 de diciembre del 1969 al 20 de enero del 70, fueron 42 días que continuaron el espíritu del movimiento del 68 con los medios posibles desde el encierro", recordó.

    Saldívar estimó "insostenible" la hipótesis de que el titular de Defensa Nacional, el general Marcelino García Barragán, fue víctima de "una trampa contra el ejército".

    Esa tesis debe ser desmontada, a riesgo de que prevalezca la "verdad histórica" oficial, que tergiversa el movimiento, advirtió.

    "Ocurrió una grave impericia e irresponsabilidad de los mandos militares" resumió el protagonista.

    También descartó la tesis de un supuesto golpe de Estado ante una emergencia nacional, "burdamente sostenida por políticos, jueces y militares", dijo.

    Los detenidos conocieron esa especie al día siguiente de la masacre, por el general director de la cárcel de Santa Martha Acatitla.

    "Preguntamos: ¿de parte de quién, para qué fines?", recordó.

    El tiroteo se inició a las 18:20 horas del 2 de octubre, segundos después de la detonación de luces de bengala.

    "Medio centenar de manifestantes corríamos desde la plaza al Edificio Chihuahua para auxiliar a nuestros líderes, encañonados por agentes de guante blanco", narró el protagonista.

    Enseguida se oyeron muchas detonaciones y disparos "para persuadirnos" de no seguir avanzando.

    En ese momento se desató la balacera y el caos mortal, con decenas de muertos cuyo número aún es materia de controversia.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Etiquetas:
    masacre, Masacre de Tlatelolco, México