En directo
    Members of the U.S. Army B Company, 2nd Battalion, 8th Cavalry Regiment, 1st Brigade Combat Team, 1st Cavalry Division attend a military exercise 'Iron Sword 2014', at the Gaiziunu Training  Range in Pabrade some 60km.(38 miles) north of  the capital Vilnius, Lithuania, Thursday, Nov.  13, 2014

    'Señales sexuales' del Ejército de EEUU

    © AP Photo / Mindaugas Kulbis
    América del Norte
    URL corto
    218

    Hace poco el Pentágono presentó un informe anual que informa de que el número de informes de casos vinculados con el acoso sexual en las Fuerzas Armadas de EEUU registró un nuevo récord en 2016.

    Según el documento, la cifra alcanzó 6.172 casos, lo que significa 90 más que en 2015. Y eso sin hablar de la situación de hace cinco años con 3.604 avisos de este tipo.

    Elizabeth Van Winkle, asistente adjunta para la preparación en la Secretaría de Defensa, declaró que el "aumento de los mensajes es una señal de que va creciendo la confianza hacia el sistema de reacción y apoyo".

    Vale la pena recordar que casi un millón y medio de personas actualmente forman parte del Ejército estadounidense, el 14% de las cuales son mujeres. Desde el punto de vista estadístico, solo una de cada 232 presentó una queja.

    Lea más: Escándalo en la Marina de EEUU: infantes comparten y comentan fotos de sus colegas desnudas

    El indicador de la confianza, por ser tan delicado, habla tanto de los "éxitos" como de los fallos, ante todo en lo que se refiere a la educación sexual, opina la experta Olga Bugrova en su artículo para Sputnik.

    La autora recuerda otra declaración de Van Winkle de que un crimen genera otro crimen: seis de diez víctimas del acoso sexual se venga de sus ofensores. Además, afirma, fracasaron también los programas especiales que se aplicaron en los últimos años y fueron elaborados en las Fuerzas Armadas de EEUU a fin de parar el acoso entre soldados y oficiales.

    Soldados de EEUU
    © Foto : US Army / Nathanael Mercado
    Por ejemplo, uno de los programas, que se titula "Soy fuerte" y fue destinado a estudiar 10 reglas del sexo, enseña que la "agresión sexual es un delito" o que "un 'no' siempre significa 'no'".

    Bugrova cuenta que dos veces al año cada soldado es solicitado a una conversación de una hora de duración con un coordinador para prevención de violencia sexual. Además, existe un show interactivo, llamado 'Señales sexuales', donde actores profesionales interpretan ante los militares diferentes guiones, después de lo cual los soldados deben examinar la situación mostrada.

    Según la experta, basándose en los datos del informe del Pentágono, por el momento se puede constatar que todas las tentativas al respecto no funcionan bien.

     

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik

    Además:

    El Pentágono necesita urgentemente una guerra para mantener su poderío
    Oficiales de la Marina de EEUU, acusados de vender información secreta a cambio de orgías
    Escándalo en la Marina de EEUU: infantes comparten y comentan fotos de sus colegas desnudas
    Etiquetas:
    escándalo, abuso sexual, Departamento de Defensa de EEUU, EEUU