En directo
    América Latina
    URL corto
    0 200
    Síguenos en

    LA PAZ (Sputnik) — El presidente de Bolivia, Luis Arce, cambió a la cúpula militar, juramentando a cinco generales que garantizaron el esclarecimiento de las masacres políticas ocurridas en 2019, en las que estuvieron involucrados exjefes castrenses que obedecían al gobierno transitorio de Jeanine Áñez.

    "En sentido de transparencia y compromiso con la patria, este mando garantiza el esclarecimiento de los hechos ocurridos en octubre y noviembre del año pasado, lo realizaremos sin escatimar trabajo y tiempo para dar con los responsables", dijo el nuevo comandante en jefe de las Fuerzas Armadas, general César Vallejos.

    El nuevo relevo total de la cúpula castrense se produjo 43 días después de que Arce, en el cargo presidencial desde el 8 de noviembre, destituyera a los comandantes que habían dirigido a la institución militar desde el golpe de Estado de noviembre de 2019 y casi todo el siguiente año de Gobierno de Áñez.

    El primer mando militar de Arce, ahora cesado, había criticado la apertura de procesos judiciales por las masacres posteriores al golpe, llegando inclusive a emitir un comunicado en el que calificó como "desconcertante" la orden de detención preventiva dictada a fines de noviembre contra un comandante regional.

    Pacificación y justicia

    Arce dijo que el relevo militar fue realizado en respuesta a las demandas ciudadanas de justicia por la muerte de casi treinta civiles que protestaban contra el golpe de 2019 y fueron reprimidos por fuerzas conjuntas militares y policiales que actuaron bajo un decreto de inmunidad firmado por Áñez.

    "Estas fiestas de fin de año reavivan la necesidad de paz en los hogares, pedidos por parte de varios sectores de la población porque se haga justicia, y hemos escuchado también múltiples pedidos para que el país ingrese en un franco proceso de pacificación, de armonía entre todos los bolivianos", expresó el gobernante.

    Llamó a los nuevos jefes a "continuar el proceso de reconstrucción de la confianza entre las Fuerzas Armadas y el pueblo boliviano", anunciándoles que volverán a tareas de lucha contra el contrabando y el narcotráfico y a participar en planes de desarrollo económico, como hicieron durante los pasados gobiernos de Evo Morales (2006-2019).

    Vallejos, un general de la Fuerza Aérea que reemplaza al también aviador Jaime Zabala, remarcó el compromiso de dar con los responsables de las muertes políticas del año pasado, que calificó como "nefastos actos que enlutaron a la familia boliviana".

    Junto con Vallejos juraron los nuevos Jefe de Estado Mayor General, Augusto Garcia; comandante del Ejército, Miguel Ángel del Castillo; de la Fuerza Aérea, Marcelo Heredia, y de la Armada, Franz Baldivieso.

    Por las masacres de 2019, la Fiscalía General realiza actualmente, a pedido del Parlamento, los trámites preliminares de un juicio de responsabilidades contra la expresidenta Áñez como responsable principal del decreto que movilizó a los militares, otorgándoles inmunidad penal por la represión de los manifestantes.

    El Parlamento pidió también juicios penales ordinarios contra el gabinete ministerial de Áñez que firmó el indicado decreto y contra los jefes militares y policiales que ordenaron o ejecutaron la represión.

    La Comisión Interamericana de Derechos Humanos investiga también esos sucesos y el Gobierno de Arce le ha prometido la apertura de los archivos militares y policiales.

    Etiquetas:
    Luis Arce, Bolivia, Fuerzas Armadas de Bolivia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook