En directo
    América Latina
    URL corto
    0 10
    Síguenos en

    LA PAZ (Sputnik) — El Gobierno y los líderes de los nueve departamentos de Bolivia alcanzaron un acuerdo sin precedentes para enfrentar conjuntamente un inminente rebrote de la pandemia de COVID-19, superando diferencias políticas que dificultaron la tarea en los meses pasados.

    El presidente Luis Arce y los gobernadores han establecido "una relación de diálogo, básicamente de ánimo de construir consensos y criterios de trabajo para que haya una sola voz en la lucha contra el COVID-19, un solo plan", dijo el portavoz presidencial, Jorge Richter.

    El vocero hizo la declaración al término de una cumbre de cuatro horas del Gobierno nacional y las regiones, convocada por Arce en La Paz con objetivo de concertar acciones de prevención y respuesta ante una segunda ola de contagios del COVID-19 que según el Ministerio de Salud alcanzaría su pico en febrero próximo.

    Los "esfuerzos aunados" tendrán el objetivo central de reducir la tasa de letalidad, mediante un aumento significativo de la capacidad de diagnóstico que será complementado a mediano plazo con un programa de vacunación general y gratuita contra la enfermedad respiratoria causada por el nuevo coronavirus, señaló.

    Fue la primera vez desde el derrocamiento del presidente indígena Evo Morales en 2019 que el Gobierno nacional se reúne simultáneamente con los nueve gobernadores regionales, seis oficialistas y tres de la oposición conservadora, que concluirán sus mandatos a mediados de año.

    El encuentro se produjo cuando el recuento oficial señalaba que Bolivia acumuló hasta el martes 128.540 casos positivos del COVID-19, incluidos 9.052 decesos.

    Richter anunció que Arce y los gobernadores volverán a reunirse el miércoles 30 para definir medidas en detalle, a partir de un relevamiento de información de la capacidad actual del sistema sanitario, cuyo manejo está parcialmente descentralizado bajo normas de autonomía.

    El portavoz presidencial señaló que Arce ha asegurado a los gobernadores que está decidido a liderar un esfuerzo nacional que aprovechará y potenciará las capacidades de las administraciones regionales y municipales, sin consideración de diferencias políticas.

    "El debate político tiene que estar absolutamente ausente en una acción que prioriza a los ciudadanos" ante la pandemia", dijo.

    Sobre el objetivo de reducir la letalidad de la pandemia a "una tasa internacionalmente aceptable", Richter dijo que esa tasa es actualmente de seis por cada 100 contagios, o el triple del promedio sudamericano.

    El portavoz dijo que Arce confirmó a los gobernadores que la capacidad de diagnóstico será fortalecida a muy corto plazo para realizar 2,2 millones de pruebas del COVID-19 en los próximos meses, diez veces más que los tests practicados hasta ahora desde la llegada del nuevo coronavirus al país en marzo pasado.

    Arce aseguró también que Bolivia ya ha garantizado la compra de 6,5 millones de dosis de vacunas contra el COVID-19, que serán administradas gratuitamente, añadió Richter.

    Rubén Costas, gobernador de Santa Cruz (este) y una de las principales figuras de la oposición, destacó el encuentro y confió en que se logrará "una coordinación efectiva entre el Gobierno central y las regiones" para limitar el impacto de un rebrote de la pandemia.

    De hecho, remarcó, ese rebrote ya se está produciendo en Santa Cruz, donde los nuevos contagios han subido a un promedio diario de aproximadamente medio millar en la última semana.

    Etiquetas:
    Luis Arce, COVID-19, Bolivia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook