En directo
    América Latina
    URL corto
    Por
    0 30
    Síguenos en

    LA PAZ (Sputnik) — Un mes después de una votación que culminó dos años de proceso electoral, Bolivia se alista para una nueva campaña hacia las urnas.

    El 7 de marzo de 2021, los bolivianos votarán en comicios regionales para renovar las mandos de los nueve departamentos y los 342 municipios del país —incluidos 11 territorios indígenas—, y la contienda se inicia sin cambios grandes en el escenario.

    El Movimiento Al Socialismo (MAS) enfrentará a todos los demás, como ocurrió en los anulados comicios de 2019 y en los que ganó el el reciente 18 de octubre.

    Las eventuales alianzas deberán registrarse hasta el 5 de diciembre y los candidatos, dos semanas después

    Partidos y líderes

    "Se han visto cambios de cabezas y siglas en el bloque anti-MAS, todavía pequeños, así que el panorama electoral hacia las elecciones regionales es el mismo con relación a las últimas elecciones generales, igual que lo que ha estado ocurriendo en los últimos 15 años", dijo a Sputnik el analista Marco Ochoa.

    El sociólogo docente de la universidad pública de La Paz explicó que solo el MAS ha sido capaz de renovarse tras la crisis de 2019, y a la vez fortalecerse, destacando que este partido, ganador en las cuatro elecciones en las que Evo Morales fue su candidato, repitió victoria cuando el líder histórico estuvo fuera de la papeleta.

    Luis Arce, el candidato que relevó a Morales, es el actual presidente tras ganar las elecciones de octubre a la cabeza del MAS incluso con más votos que los logrados por Morales un año antes.

    El MAS traía ya la experiencia de cambios totales en sus listas de candidatos parlamentarios y regionales, que había vivido en procesos anteriores, producto de que su enorme militancia está agrupada en movimientos sociales que exigen representación, señaló Ochoa.

    En cambio, apuntó, el bloque anti-MAS "parece estar de nuevo sin tiempo para competir con buenas posibilidades", dividido, sin propuestas que no sean otra que "no al MAS".

    "Al partido mayoritario ya le sobran candidatos, mientras sus rivales parecen obligados a correr contra el tiempo para definir no solo sus candidaturas sino también posibles alianzas", afirmó Ochoa.

    Mapa previo

    Las elecciones regionales, que debían realizarse en el primer semestre de este año y resultaron postergada por la crisis política y la pandemia de COVID-19, se realizarán después de seis años.

    Como referencia más cercana, el mapa político que resultó de las recientes elecciones generales muestra un predominio del MAS, que ganó esos comicios con el 55,1% de los votos.

    El MAS ganó en octubre pasado en seis de los nueve departamentos, incluyendo La Paz, dato que podría anticipar preferencias para las elecciones de gobernadores.

    En el ámbito municipal, el partido de Morales y Arce triunfó en 300 de los 342 municipios, destacando sus victorias en todos los municipios del departamento de Oruro (oeste) y en todos menos uno en Cochabamba (centro), Chuquisaca (sur) y Pando (norte).

    De las cuatro principales ciudades, el MAS ganó en El Alto y Cochabamba, la alianza ultradecrehista Creemos triunfó en Santa Cruz (este) y la centroderechista Comunidad Ciudadana (CC) se llevó el triunfo en La Paz.

    Más de 4.000

    El MAS ha anunciado que presentará más de 4.000 candidatos para las elecciones subnacionales en todo el país, para lo cual ha instruido a las organizaciones que lo conforman que propongan de inmediato candidatos para la lista definitiva.

    "Presentar candidatos en todo el país es una tarea para las organizaciones sociales y para la estructura del MAS, pero es lo que el MAS ya ha hecho exitosamente en el pasado y la va a seguir haciendo", dijo el lunes 16 Gerardo García, vicepresidente del MAS.

    Jorge Silva, uno de los responsables de la estrategia electoral masista, apuntó que para ese partido los procesos electorales "son como una plataforma de renovación de liderazgos".

    Destacó que desde la publicación de la convocatoria a las elecciones regionales, la semana pasada, sólo para La Paz y El Alto son ya una decena los candidatos propuestos por sectores sociales del MAS; tanto para las alcaldías como para la gobernación departamental.

    Los anti-MAS

    El exlíder cívico Luis Fernando Camacho volverá a ser candidato en marzo, luego de que su alianza Creemos hiciera su primera incursión electoral en octubre pasado, cuando resultó tercera, con 14%.

    Creemos logró una importante victoria en Santa Cruz, tanto en la votación departamental como en la del municipio cruceño.

    "Luis Fernando Camacho participará en las subnacionales y va ir donde tenga que ir, donde el proyecto lo necesite, no puedo decir si irá como candidato a alcalde o gobernador", dijo la semana pasada Erwin Bazán, vocero de Creemos.

    Ésa es por ahora la única definición de Creemos, que tendrá al MAS como rival principal en su feudo cruceño, a deducir de los recientes comicios.

    Admitiendo que Creemos sufre el mal que afecta a casi toda la oposición al MAS, la falta de organización partidaria y presencia nacional, Bazán dijo que esta alianza competirá "en la mayor cantidad de municipios y gobernaciones que se logren estructurar".

    No estaba más claro el panorama en CC, que seguía analizando su estrategia.

    El partido del alcalde Luis Revilla de La Paz, Sol.bo, dijo la semana pasada que buscaría alianzas con CC y plataformas ciudadanas para renovar su dominio en la capital politica, que gobierna ya por casi 20 años.

    Sol.bo parece pasar su peor momento, luego de ser parte de la frustrada candidatura de la presidenta transitoria Jeanine Áñez, que se retiró de la carrera un mes antes de las elecciones.

    En igual situación estaban agrupaciones menores que se subieron al carro electoral abandonado por la presidenta.

    Etiquetas:
    elecciones, Bolivia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook