En directo
    América Latina
    URL corto
    0 28
    Síguenos en

    LA PAZ (Sputnik) — La presidenta transitoria de Bolivia, Jeanine Áñez, renovó sus ataques al Movimiento Al Socialismo (MAS), a solo cinco días de que este partido retome el poder, y dio la razón a sectores derrotados en los recientes comicios que mantienen protestas contra el resultado electoral.

    "El cabildo cruceño es una lección para los masistas: (Luis) Arce ha ganado pero no podrá gobernar desde el abuso", dijo la gobernante, refiriéndose a una asamblea callejera de la noche pasada en Santa Cruz (este), que desconoció los recientes comicios y llamó a boicotear la transmisión de mando.

    El cabildo convocado por la Unión Juvenil Cruceñista, grupo juvenil de choque del derechista Comité Cívico de Santa Cruz, se sumó a otros sectores que en los últimos días pidieron una auditoría de los comicios recién ganados por el MAS, demanda que fue calificada como sin fundamento por el Tribunal Electoral (TSE).

    Áñez, que dedicó gran parte de su gestión transitoria a tratar sin éxito de destruir al MAS y a su líder el expresidente Evo Morales (2006-2019), añadió en su tuit que los organizadores de las protestas contra las elecciones "deben recordar siempre que la misión no es cuestionar la democracia sino frenar los abusos del MAS".

    La gobernante evitó referirse a las manifestaciones que los mismos cívicos cruceños y grupos de activistas anti-MAS realizaron la semana pasada en torno a cuarteles militares, pidiendo a las Fuerzas Armadas tomar el poder par impedir el retorno del partido echado hace un año por otras protestas callejeras.

    Elección consumada

    El presidente del TSE, Salvador Romero, rompió el 2 de noviembre el silencio ante los cuestionamientos a los comicios, ganados por el partido del expresidente Morales con 55,1% de los votos válidos, reiterando que el proceso electoral ha concluido y está plenamente "validado" por observadores.

    Ante la victoria del MAS con un porcentaje incluso mayor al de los comicios del año pasado -ganados por Morales y anulados por denuncias de fraude- comités cívicos y colectivos ciudadanos de derecha, a los que se sumaron el Gobierno y la Conferencia Episcopal católica, plantearon una auditoría al proceso electoral.

    La asamblea cruceña del 2 de noviembre resolvió inclusive exigir a los parlamentarios de ese departamento que no participen en la transmisión del mando y no reconozcan al nuevo Gobierno sin una previa auditoría electoral, a lo que Romero respondió que el resultado electoral era incuestionable.

    "En términos prácticos, el trabajo de observación (nacional e internacional) corresponde a una forma de auditoría", dijo Romero al diario La Razón, citando la unanimidad con que los veedores de las elecciones destacaron su transparencia, credibilidad y alta participación ciudadana.

    "Todos los informes coinciden en señalar la transparencia y la limpieza de la elección boliviana de 2020 (…) ninguna observación cuestiona la rectitud del proceso (porque) es evidente que si hubiesen dudas, no se habrían pronunciado con la claridad, firmeza y prontitud que lo hicieron", remarcó el jefe electoral.

    Entre las misiones internacionales que observaron las elecciones destacaron las de la Organización de los Estados Americanos (OEA), la Unión Europea (UE), el Centro Carter y la Unión de Organismos Electorales de América (UNIORE), aparte de otras de gobiernos y organizaciones políticas.

    Romero añadió que toda la información digital y sus documentos de respaldo de los actos de votación y cómputos de resultados están disponibles en el TSE para cualquier ciudadano.

    Además, las actas de escrutinios de todas las mesas de sufragio y el padrón de electores participantes están publicados en internet, dijo.

    Etiquetas:
    Jeanine Áñez, Movimiento Al Socialismo (MAS), CEPB, elecciones
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook