En directo
    América Latina
    URL corto
    5362
    Síguenos en

    BUENOS AIRES (Sputnik) — El expresidente de Bolivia, Evo Morales, conminó al secretario general de la Organización de los Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, a que dimita de su cargo al demostrarse que no hubo fraude en las elecciones generales de 2019, que el organismo cuestionó.

    "Almagro debe renunciar, sus manos están manchadas de sangre de bolivianos", sentenció el exmandatario desde el hotel Quagliaro de la ciudad de Buenos Aires.

    El informe de la OEA "habla de irregularidades" de los comicios celebrados el 20 de octubre de 2019, de manera que "sustentó la maquinaria de un golpe de Estado" pese a que "no demostró que hubiera fraude alguno", dijo Morales.

    Esa posición que encabezó el secretario general de la OEA demuestra "la ilegitimidad del informe y de la irresponsable conducta de Luis Almagro", afirmó el expresidente boliviano durante la rueda de prensa que celebró en la capital argentina.

    El titular del organismo, por lo tanto, "no tiene la autoridad moral para dirigir los destinos de la OEA", señaló el presidente del Movimiento al Socialismo (MAS).

    ​En caso de que el diplomático uruguayo no renuncie, Morales solicitó a los Estados miembros de la institución que "inicien los trámites pertinentes para la destitución de Almagro de su puesto".

    Legitimidad de elecciones

    El exmandatario se refirió a un estudio del Centro Estratégico Latinoamericano de Geopolítica (CELAG), que cotejó los resultados de los comicios de 2019 con los del 18 de octubre en los 86 recintos electorales en los que la OEA señaló que hubo irregularidades.

    "En todos los casos, los resultados de 2019 y los obtenidos en 2020 son prácticamente iguales e incluso se incrementó" la diferencia en favor de MAS, constató Morales.

    El titular de la OEA, en consecuencia, debe ser "procesado y enjuiciado para que no aparezca otro Luis Almagro que no respete la voluntad democrática de un pueblo", enfatizó el expresidente.

    Desde su refugio en Buenos Aires, el líder del MAS insistió en que la "evidencia demuestra que el resultado que impugnó la OA era representativo de la voluntad en las elecciones".

    "La CELAG demuestra el criminal comportamiento de Almagro, que no solo contribuyó a socavar la soberanía del pueblo boliviano, sino que causó un daño irreparable a las misiones electorales de observación electoral cruciales para garantizar la limpieza de los procesos", reflexionó Morales.

    Auditoría independiente

    Durante su comparecencia, el expresidente, que gobernó durante trece años en Bolivia (2006-2019) pidió además que se realice "una auditoría independiente del trabajo técnico que condujo a la elaboración de aquel informe" de la OEA, a fin de "establecer responsabilidades".

    La Asociación de Madres de Plaza de Mayo, la Liga Argentina por los Derechos Humanos y el premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel, presentaron una denuncia contra la OEA ante la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, por injerencia en el proceso electoral de Bolivia, recordó Morales.

    En su informe final sobre las elecciones que se celebraron hace un año, la OEA dictaminó que hubo una "manipulación dolosa" e "irregularidades graves" que hacían imposible "validar los resultados emitidos originalmente por las autoridades electorales bolivianas".

    El presidente del MAS, refugiado en la capital argentina desde el 12 de diciembre, aseguró que "tarde o temprano" regresará a su nación para acompañar al nuevo Gobierno liderado por el candidato presidencial que postuló su partido, el exministro de Economía y presidente electo Luis Arce.

    Etiquetas:
    Luis Almagro, Organización de Estados Americanos (OEA), Bolivia, Evo Morales
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook