En directo
    América Latina
    URL corto
    Por
    0 61
    Síguenos en

    BOGOTÁ (Sputnik) — Colombia inició un nuevo mes de aislamiento selectivo voluntario, el segundo consecutivo desde que comenzó la pandemia de COVID-19 el pasado 6 de marzo, y que si bien deja ver un repunte en la reactivación económica del país, también comienza a evidenciar picos de rebrote en algunas regiones del país.

    El Gobierno colombiano mantuvo desde marzo hasta finales de agosto pasado un aislamiento preventivo obligatorio, pero desde que el pasado 1 de septiembre empezó a regir el aislamiento selectivo voluntario muchos colombianos parecen haber olvidado el distanciamiento social y el tapabocas.

    "Le tomaron 'confiancita' al bicho ese y cuando venga el rebrote van a estar lamentándose", dijo a Sputnik Edelmira Valencia, una ama de casa bogotana que camina cubierta con tapabocas por la tradicional Avenida Jiménez con Carrera Séptima, en pleno centro de Bogotá.

    "Da miedo salir en estas condiciones y ver a mucha gente tan fresca (relajada), sin tapabocas y saludándose hasta con abrazos", agrega la mujer.

    Aislamiento ampliado

    Desde el lunes en la tarde, a través de su programa televisado "Prevención y Acción", el presidente Iván Duque anunció que extendería por todo octubre el aislamiento selectivo voluntario, por lo que al día siguiente, a través del decreto 1297, la medida fue ampliada hasta las cero horas del 1 de noviembre.

    Así las cosas, mantienen prohibidos los eventos de carácter público o privado que impliquen aglomeración de personas; los bares, discotecas y lugares de baile, así como el consumo de bebidas embriagantes en espacios públicos y establecimientos, mientras que el resto de sectores y actividades se pueden realizar, siempre y cuando cumplan "el respectivo protocolo de bioseguridad", que en la práctica muy pocos respetan.

    "El problema está en que la gente entendió que el aislamiento voluntario era el fin de la pandemia y salió en desbandada, ahora, en este mes y en noviembre, será cuando empiecen a verse los estragos, con picos de contagios y rebrotes focalizados", considera ante esta agencia el médico internista Juan Pablo Salazar.

    Rebrote en curso

    El propio ministro de Salud, Fernando Ruiz, reconoció esta semana que el país se dirige "hacia una alta probabilidad de rebrotes, como sucede en Asia y Europa", pero mientras eso llega otra ala del Gobierno prefiere destacar el resurgimiento de la economía y la recuperación de tres millones de empleos que se habían perdido desde abril por cuenta de la pandemia.

    "Cuando vino la parte más dura, más cruel de la pandemia, llegamos a tener una tasa nacional de desempleo del 20%, un poco más", pero con las cifras reveladas el miércoles por el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE) "demostramos que la reactivación está en marcha, que cerramos el mes de agosto con una tasa de desempleo que está en el 16,8%", dijo Duque este jueves en un acto público transmitido por la Presidencia de Colombia.

    Aunque el mandatario subrayó que la cifra de desempleo "sigue siendo alta", confió en que el país se está recuperando, aunque resta por ver si ello se logra a merced de la salud de miles de colombianos que podrían contagiarse con el nuevo coronavirus SARS-CoV-2, que ya deja en el país más de 830.000 enfermos registrados y más de 26.000 fallecidos.

    Visto de otro modo, la indisciplina social es la culpable de que en ciudades como Cali (suroeste) las alertas estén por activarse.

    "Uno pensaría en un aumento de casos, lo que no se esperaba era la indisciplina social y que las personas se olvidaran o no quisieran ponerse el tapabocas y no consideraran asumir todas las medidas de bioprotección (…), aspectos que podrían llevar a un aumento inusitado de la enfermedad", afirmó Miyerlandi Torres, secretaria de Salud de Cali, en declaraciones a la prensa.

    Cali es hoy en día muestra del riesgo que corren otras ciudades del país en seguir su misma suerte por la falta de conciencia sobre la pandemia, que deja un promedio de 500 personas contagiadas cada día y otras diez muertas por jornada en ese municipio, una cifra que se esperaba tener reducida para esta temporada.

    Riesgo de empeorar

    La situación puede ser aún peor si se tiene en cuenta que en los últimos once días, desde que se reactivaron los vuelos internacionales, han ingresado al país más de 15.000 viajeros entre nacionales y extranjeros.

    "La cifra es bastante alentadora para el país, más si tiene en cuenta que cerca del 34% de los viajeros que han llegado a Colombia lo han hecho por turismo, siendo Medellín (noroeste), Cali, Bogotá (centro), Cartagena y Barranquilla (norte), los principales destinos de estos extranjeros", dijo este jueves Juan Francisco Espinosa, director de Migración Colombia al presentar un reporte sobre el tema.

    Aunque el organismo sostiene que aplica un estricto control de bioseguridad, que desde este día incluye por parte de los viajeros la presentación obligatoria de una prueba PCR para COVID-19 negativa, realizada con máximo 96 horas de antelación al viaje, la realidad es que el virus sigue al acecho de cualquier descuido como los que muchos colombianos cometen por estos días.

    Etiquetas:
    pandemia de coronavirus, pandemia, Colombia, coronavirus
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook