En directo
    América Latina
    URL corto
    0 50
    Síguenos en

    CARACAS (Sputnik) — La judoca venezolana Anriquelis Barrios estaba cerca de la clasificación a los Juegos Olímpicos (JJOO) cuando el mundo se paralizó por el COVID-19, y a pesar de que su entrenamiento en Japón también se vio afectado, aseguró a Sputnik que sigue con su mirada fija en la llama olímpica.

    "Estoy pensando muy positivo, no quisiera que suspendieran los Juegos Olímpicos, pero no está en mis manos. Desde hace dos o tres semanas estoy entrenando un poquito de judo en un dojo que está muy cerca de donde vivo. Sigo con la mirada puesta en los Juegos Olímpicos", confesó a Sputnik la judoca venezolana.

    Barrios, aunque confiesa que se ha sentido angustiada por la pandemia, especialmente por sus planes, asegura que la experiencia de vivir y entrenar en la Universidad nipona de Tokai —adonde fue a entrenar— ha valido la pena.

    "Ha sido una buena experiencia, aunque se suponía que yo, como todos los atletas, tenía mis planes después de las olimpíadas (sic), ahora yo tengo que posponer mis planes también y, si las suspenden en el 2021, no sé cuándo las harán, quizás en el 2024, entonces el camino sigue", agregó.

    La joven de 26 años, de padre y madre judocas, contó a esta agencia que su vida ha estado marcada por el entrenamiento y que la pandemia de COVID-19 ha sido lo único que le ha obligado a detenerse.

    "Entreno desde que tengo seis años y es la primera vez que me paro en mi carrera deportiva. A lo mejor hubiera estudiado otra carrera, terminé Diseño Gráfico hace dos años, o hubiese salido a compartir, a disfrutar con mi familia, porque tengo mucho tiempo que no la veo", agregó.

    En varias oportunidades durante la entrevista, Barrios se refirió a su familia como lo que más anhelaba tener cerca en este momento.

    "Estoy preocupada, aunque mi familia está fuera del país. Mi hermano mayor está en Venezuela, Bolívar (sur) y está enfermo, creo que tiene paludismo. Es delicado para nosotros porque todos estamos lejos. Extraño bastante a mi familia y quiero estar con ellos", aseguró.

    Barrios aseguró que ha recibido apoyo del Comité Olímpico Venezolano, el ministerio de Deporte y la Federación venezolana de judo durante su estancia en Japón: "especialmente su presidenta, la sensei Katiuska Santaella, ella siempre ha estado atenta en todo momento. Es algo incondicional", agregó.

    En estos meses, la judoca ha tenido que afrontar el cambio abrupto en su dinámica, dijo que de un momento a otro se esfumó la presión a la que durante todos estos años estuvo acostumbrada, por lo que decidió tomarlo como un tiempo para la reflexión y para pensar en los próximos pasos de su carrera.

    Anrinquelis está en la zona de clasificación de los JJOO, en la categoría femenina de -63 kg, y en el puesto 18 al ranking internacional y en su trayectoria tiene medallas de oro en los Juegos Bolivarianos Santa Marta 2017, los Juegos Sudamericanos Cochabamba 2018 y los Juegos Centroamericanos y del Caribe Barranquilla 2018, así como presea de plata en los Juegos Panamericanos Lima 2019.

    Etiquetas:
    judo, Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Tokio 2020, Venezuela
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook