07:41 GMT25 Septiembre 2020
En directo
    América Latina
    URL corto
    0 0 0
    Síguenos en

    La yerba mate, con la que se prepara la popular bebida característica del Cono Sur, ha visto aumentada significativamente su demanda desde el arribo del virus SARS-COV-2 a la región. En abril de 2020 el consumo en Argentina alcanzó las cifras más altas de los últimos 10 años, con casi 25 millones de kilogramos destinados solo al mercado interno.

    La economía mundial se ha visto fuertemente afectada por la pandemia de COVID-19, y las expectativas para América Latina no han sido alentadoras según las estimaciones que han dado los organismos internacionales.

    La producción de yerba mate no solo sobrevive, sino que parece haberse visto beneficiada durante la pandemia. En Argentina —uno de los principales países productores y consumidores de yerba— se registró en abril una alza de consumo que supera el de los últimos 10 años en el mismo mes.

    El consumo interno de yerba en ese mes fue de 24,3 millones de kilogramos en un país de aproximadamente 45 millones de habitantes, según datos relevados por el Instituto Nacional de la Yerba Mate (INYM).

    Además, las exportaciones de yerba en marzo y abril —cuando el virus se hizo presente en la región— se incrementaron en dos y tres millones de kilogramos respectivamente, en comparación con años anteriores. En el primer cuatrimestre de 2020 se exportaron más de 11 millones de kilogramos, cifra que supera ampliamente la de los últimos cinco años en el mismo periodo. El INYM exporta unos 40 millones de kilogramos de yerba al año a 41 países.  

    Argentina es el principal exportador de yerba, seguido por Brasil con unos 36 millones de kilogramos, según indica la organización Yerba Mate Argentina. Además de estos países, también se consume la bebida en Paraguay —generalmente fría y bajo el nombre de tereré— y en Uruguay, con el mayor consumo per cápita registrado, de unos 10 kilogramos anuales. 

    Etiquetas:
    pandemia de coronavirus, yerba mate
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook