En directo
    América Latina
    URL corto
    Por
    El coronavirus en Chile (266)
    0 30
    Síguenos en

    En todo el mundo, empresas de todo porte han visto sus actividades paralizadas o reducidas debido a la pandemia de COVID-19, por lo que muchas han buscado formas de reinventarse para no cerrar definitivamente sus puertas. En Chile, Sputnik conversó con Manuel Olate, quien reconvirtió su taberna en una cooperativa de reparto de alimentos.

    Adaptarse o reinventarse se hizo imperativo en estos tiempos de coronavirus. Creatividad, disposición e iniciativa son las herramientas para evitar el cierre definitivo de un emprendimiento o declararse en quiebra. Pero el ajuste no necesariamente implica solo la supervivencia del establecimiento y la economía durante la crisis. Poner sus servicios en la ayuda comunitaria también ha sido el camino encontrado por algunos empresarios.

    Fue el caso de Manuel Olate, diseñador gráfico de 53 años, quien en 2015 abrió un bar-restaurante en el antiguo barrio Yungay de Santiago. AK Taberna se fue posicionando en el sector y logró crear una fiel clientela ávida por una "refrescante cerveza o una buena copa de vino". "Es un lugar de encuentro", cuenta a Sputnik Consuelo Silva, vecina y asidua de local. O era, hasta que vino la pandemia.

    "Los bares fueron obligados a cerrar el 20 o 21 de marzo. Vimos que la cosa era grave y como no creíamos lo que decía el Gobierno, cerramos una semana antes de lo obligatorio, queríamos cuidarnos y cuidar también a nuestros parroquianos", recuerda Olate en diálogo con Sputnik.

    AK Taberna, en el barrio Yungay, de Santiago de Chile
    © Foto : Gentileza AK Taberna
    AK Taberna, en el barrio Yungay, de Santiago de Chile

    Junto con sus trabajadores pensaron "ingenuamente" que la emergencia sanitaria duraría un mes o un poco más. "Obviamente no teníamos recursos para tener todo cerrado indefinidamente", relata a Sputnik el jefe de cocina de AK Taberna, Elias Eliseo Huenteleo.

    "A los 15 días nos dimos cuenta que era para largo, que teníamos que buscar alternativas para sobrevivir", agrega.

    Del delivery a la cooperativa

    Manuel Olate (al centro) junto a los trabajadores de la taberna (Elias Huenteleo, de gorro)
    © Foto : Gentileza AK Taberna
    Manuel Olate (al centro) junto a los trabajadores de la taberna (Elias Huenteleo, de gorro)

    De acuerdo con Olate, comenzaron a adaptarse con el despacho a domicilio de los mismos productos de la taberna, "pero la cosa no se movía mucho, de pronto nos dimos cuenta que nuestro rubro tenía salvoconducto que nos permitía mucho más que solo despachar sándwich".

    Fue así que decidieron iniciar con la entrega de frutas y verduras, además de abarrotes a domicilio. "Lo que sabíamos bien era comprar y elegir productos frescos en la Vega (mercado de verduras de Santiago) por lo que no fue difícil entrar en ese ámbito", detalla.

    Comprando en la feria
    © Foto : Gentileza AK Cooperativa Te lo llevo
    Comprando en la feria

    Sin embargo, lo que dió un giro completo a su negocio fue cuando tomaron contacto con una escuela campesina de la costa de Curicó (zona central de Chile), quienes los comenzaron a abastecer de miel, mermeladas y alimentos naturales. "De paso ellos podían vender sus productos y nosotros dar un mejor servicio", señala Olate. También se asociaron a una panadería del barrio que los abastece del pan multigrano.

    "Nos transformamos en cooperativa, porque teníamos un mismo criterio respecto de cómo enfrentar los problemas políticos y sociales, esto es trabajando colaborativamente".

    Manuel Olate expresa que todos los que trabajaban en la taberna habían participado con mucha esperanza en la revuelta social de octubre, "eso también nos dio una visión diferente de las relaciones y del modelo de desarrollo que queríamos".

    "No podemos dejar a nadie atrás, salir todos juntos, no habrá riqueza que repartir, pero al menos distribuiremos bien lo poco que obtengamos en este nuevo escenario", sentencia.

    Porque en este nuevo modelo de negocio, las ganancias se dividen  en partes iguales entre los partícipes de la cooperativa (dueño y trabajadores); además los precios no son especulativos, como se ha visto en mucho en las grandes cadenas de supermercados.

    Equipo de AK cooperativa armando pedidos
    © Foto : Gentileza AK Cooperativa Te lo llevo
    Equipo de AK cooperativa armando pedidos

    "Repartirse los beneficios en forma equitativa me parece regio. El Estado como trabajadores no nos resguarda, nos deja en la indefensión, solo privilegia a las grandes empresas, lo que nos obliga a buscar nuevas fórmulas de subsistencia basadas en el apoyo mutuo", indica el jefe de cocina y hoy miembro de la cooperativa.

    "Nuestros antiguos parroquianos y los nuevos clientes, a los que llegamos con nuestro servicio, obtienen precios justos, productos de calidad y la seguridad de que tomamos precauciones para que puedan hacer su cuarentena de la mejor forma posible".

    "Tienes la seguridad de que ellos van a llegar con los productos que les solicitaste en la fecha comprometida y con un excelente estándar de calidad de productos. Son muy alegres, gentiles y muy cuidadosos a la hora de realizar las entregas. Puedes contar con ellos y estoy feliz de poder contar con ellos", cuenta Consuelo Silva.

    La exparroquiana del AK Taberna también valora esta iniciativa "ya que en Chile no existen muchas cooperativas y permite ayudar a muchas personas, que como yo no podemos salir para realizar nuestras compras".

    Olate también cuenta que esta reconversión les ha traído beneficios adicionales, no solo por tener la posibilidad de trabajar, sino porque ha reforzado los lazos de amistad y compañerismo, "probablemente sea claramente de las pocas cosas buenas de esta pandemia".

    Tema:
    El coronavirus en Chile (266)
    Etiquetas:
    cooperativa, pandemia de coronavirus, coronavirus en América Latina, COVID-19, Chile
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook