En directo
    América Latina
    URL corto
    0 10
    Síguenos en

    QUITO (Sputnik) — La etnia Waorani, que se asienta en tres provincias de la Amazonía ecuatoriana, denuncia falta de atención ante el COVID-19, luego de que uno de sus miembros falleciera el domingo 17, con síntomas de la pandemia causada por el nuevo coronavirus.

    "Las autoridades jamás han escuchado nuestros testimonios de alerta, 22 días atrás yo alerté a las autoridades e hicieron caso omiso hasta que se enfermó una chica que fue sacada a Quito; ahora es la primera intervención del Gobierno con las unidades médicas para hacer los exámenes", dijo a Sputnik el presidente de la comunidad waorani, Gilberto Nenquino.

    Agregó que "el Pikenani (abuelo) falleció en la noche del domingo, tenía todos los síntomas de la pandemia, estamos esperando los resultados de las pruebas para confirmar la causa de la muerte, pero casi seguro que fue por el coronavirus".

    El fallecido, de unos 65 años, pertenecía a la comunidad waorani de Bataboro, en la provincia de Pastaza (este).

    Según Nenquino, hasta el momento hay seis casos positivos de COVID-19 dentro de la etnia waorani, cuyos 5.000 miembros se asientan en las provincias amazónicas de Pastaza, Orellana y Napo.

    La indígena waorani que fue trasladada a Quito, tiene 21 años y pertenece a la comunidad de Miwaguno, en la provincia de Orellana.

    Miwaguno se encuentra a unas tres horas de senderos por los que transitan los Tagaeri y Taromenane, pueblos indígenas en aislamiento voluntario, no contactados por la civilización occidental.

    Al momento, según Nenquino, algunos waorani presentan síntomas en las comunidades de Conipare y Gareno, en Napo; Miwaguno y Yawepare, en Orellana; y Toñampare, en Pastaza.

    Dirigentes waoranis de las diferentes comunidades se reunirán de manera virtual para determinar la situación actual y adoptar las medidas pertinentes.

    "Una vez que tengamos los resultados de las pruebas tendremos que acudir al aislamiento, pero este debe ser culturalmente definido. El Comité de Operaciones de Emergencia (COE) ha establecido el aislamiento, pero para nosotros eso no es acatable porque si pido que guarden cuarentena quién va a dar de comer, entonces debo buscar estrategia para mantener alimento y salud de todos", destaca Nenquino.

    Mientras tanto, Juan Pablo Enomenga, presidente de la Comunidad Waorani de Miwaguno, sostuvo que es vital la ayuda humanitaria pues evitará que la población se adentre en lo profundo de la selva para realizar actividades de cacería, pesca y recolección, mientras transcurre el tiempo del confinamiento por la pandemia del COVID-19.

    La Alianza por los Derechos Humanos de Ecuador, integrada por 26 organizaciones ecologistas y de derechos humanos, entre ellas Amazon Watch, Amazon Frontlines, Fundación Alejandro Labaca, dijo que el viernes ingresó a Miwaguno personal del Ministerio de Salud, que "mostró una actitud hostil" a los requerimientos de los waoranis, a quienes negaron información de la situación sanitaria del lugar.

    Ante esto, la alianza puntualizó que además de atención sanitaria, la salud humana depende de acceder a información precisa sobre la naturaleza de las amenazas y los medios para protegerse a sí mismos, a las familias y a las comunidades.

    Para el pueblo waorani las fronteras son una formalidad impuesta y la emergencia sanitaria la asumen como nacionalidad, no como territorios divididos en provincias y distritos.

    La alianza dijo que los waorani son una población altamente vulnerable ante la propagación del virus.

    Por eso, hizo un llamado urgente a las autoridades para que garanticen el acceso a pruebas rápidas de tamizaje y PCR para COVID-19.

    Asimismo, pidió la aplicación de medidas oportunas, "culturalmente adecuadas y concertadas", para prevenir, contener y tratar el brote delvirus.

    El Ministerio de Salud de Ecuador, entre tanto, señaló en un comunicado que se han realizado 20 pruebas rápidas y 7 hisopados nasofaríngeos para PCR (Reacción en cadena de la polimerasa) a los miembros de la comunidad waorani; hasta el momento hay un caso confirmado científicamente y están a la espera de los hisopados.

    El 4 de mayo, Justino Piaguaje, presidente de la nacionalidad indígena Siekopay (provincia de Sucumbíos, norte de la Amazonía ecuatoriana), denunció la muerte, a mediados de abril, de "dos abuelos" con síntomas asociados al COVID-19 y reportó 15 casos positivos del brote.

    La Comisión Interamericana de Derechos Humanos y la Relatoría Especial sobre Derechos Económicos, Sociales, Culturales y Ambientales hicieron en días pasados un llamado urgente al Gobierno de Ecuador para proteger a esa comunidad.

    Etiquetas:
    coronavirus, Ecuador, indígenas
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook