23:45 GMT +305 Diciembre 2019
En directo
    América Latina en un globo

    "Las derechas de América Latina están supeditando sus ideologías al propósito del poder"

    CC0 / Pexels / Artem Beliaikin
    América Latina
    URL corto
    2174
    Síguenos en

    MONTEVIDEO (Sputnik) — Parte de la derecha de América Latina, otrora más identificada con el liberalismo político, sacrifica su identidad y forja alianzas con grupos religiosos y ultraconservadores en un 'cóctel' con el único fin de sacar a la izquierda del poder, advirtió en diálogo con Sputnik el sociólogo colombiano Javier Calderón Castillo.

    "Las derechas están supeditando sus ideologías al propósito del poder, no importa lo que deban hacer: alianzas con iglesias, golpes y restricciones democráticas para regresar al poder", afirmó Calderón Castillo, del Centro Estratégico Latinoamericano de Geopolítica (CELAG).

    El también investigador de la Universidad de Buenos Aires señaló que el liberalismo político se caracteriza, entre otras cosas, por la defensa de la laicidad y de los derechos para las minorías.

    Sin embargo, explicó que ahora la derecha está dispuesta a sacrificar esos valores y "está buscando en los sedimentos tradicionalistas para movilizar votos, porque con la prédica del neoliberalismo ya no convence".

    "Es una especie de cóctel neoliberal conservador que utiliza una serie de planteamientos emocionales y simbólicos para convencer a la población", agregó.

    Entre los ejemplos se puede mencionar a Jair Bolsonaro en Brasil, quien llegó a la presidencia como candidato del Partido Social Liberal apoyándose en la alianza política conservadora conocida como BBB (Biblia, Bala, Buey), que reúne al lobby de los evangélicos neopentecostales, la industria armamentista y los grandes terratenientes.

    Bolsonaro acaba de forjar su propio partido político, denominado Alianza por Brasil, al que define como "conservador, religioso y liberal".

    En Bolivia, Carlos Mesa se convirtió en la principal amenaza política para Evo Morales, del izquierdista Movimiento Al Socialismo (MAS), quien gobernaba desde 2006.

    Mesa fue presidente de Bolivia entre 2003 y 2005, tras desempeñarse como vicepresidente en la segunda administración de Gonzalo Sánchez de Lozada (1993-1997 y 2002-2003), quien llevó adelante una política de neto corte neoliberal.

    Hoy Mesa, quien integra la coalición liberal Comunidad Ciudadana, expresa su apoyo a la presidenta de facto boliviana Jeanine Añez, identificada con la religión católica y quien al ingresar a la sede del Gobierno, tras el golpe a Morales, llevó en sus manos un enorme ejemplar de los Evangelios y proclamó que "la Biblia ha vuelto al Palacio" Quemado.

    La derecha tradicional en América Latina paulatinamente se enfoca solo en el liberalismo económico y deja de lado su identidad política, explicó el analista.

    El sociólogo indicó que, en principio, liberales y conservadores tradicionalistas estarían en sendas opuestas; pero encontraron un lugar común, que es evitar que el "progresismo antineoliberal" gobierne.

    "En el fondo lo que hay es un proyecto de liberalización económico, precarización de la vida social y desligamiento del Estado de sus responsabilidades para brindar derechos", afirmó.

    Consideró que el liberalismo en su acepción política es, teóricamente, más cercano a los sectores progresistas, pues ambos buscan expandir derechos sociales.

    "Gobiernos o presidentes que se dicen liberales, como Iván Duque en Colombia y Mauricio Macri en Argentina, apoyan el golpe de Estado en Bolivia; ellos se dicen liberales, pero practican una política contraria a la idea de democracia", afirmó.

    Para Calderón Castillo, lo mismo se constata en la actitud que toman esos líderes ante la crisis en Venezuela.

    "Estamos en el quinto año de extremo bloqueo y los países latinoamericanos lo defienden; eso no es liberal, republicano ni democrático", agregó.

    El experto señaló que este fenómeno ya se había visto en los años 60 y en las dictaduras del Cono Sur, donde neoliberales y conservadores tradicionalistas se unieron, formando un cóctel con liberalismo económico y conservadurismo político.

    "Esa es la raíz (...) después de 25 años de dictadura en Brasil, donde no hubo un esclarecimiento de la verdad, la figura de un Bolsonaro no es tan casual, era de esperarse que surgiera. Lo cierto es que los liberales en sus ideas se traicionaron hace tiempo y fue hace más de 40 años", reflexionó.

    Neopentecostales

    Calderón dijo que en la mayoría de los casos los grupos conservadores que terminan acordando con partidos liberales de derecha pertenecen a las iglesias neopentecostales.

    "En algunos casos, la derecha ha encontrado en las iglesias neopentecostales una posibilidad de conexión, porque se basan en la idea de la prosperidad neoliberal y refuerzan este ideario en el sentido político", explicó.

    Consideró que las sociedades latinoamericanas tienen que revisar lo más pronto posible el rol que tienen las organizaciones religiosas.

    "Lo que está en juego es la laicidad de los Estados; hoy se ponen en disputa la ley del aborto, se pone en duda el matrimonio igualitario y una serie de derechos que la sociedad fue consiguiendo al sacar de los debates del estado a las religiones; hoy de vuelta el avance de estas iglesias y el pragmatismo de las derechas vuelve a poner al estado ante esta tensión religiosa", advirtió.

    En los últimos años se ha hecho notoria la influencia en la política de sectores evangélicos, que tienen una creciente presencia en los parlamentos de varios países latinoamericanos.

    Etiquetas:
    manifestaciones de protesta, crisis política, derechistas, ideología, América Latina
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik