22:43 GMT +318 Noviembre 2019
En directo
    El grafiti en Santiago con el retrato del presidente Sebastián Piñera y el dictador Augusto Pinochet

    Aprobación ciudadana al presidente de Chile se desploma tras protestas

    © REUTERS / Ivan Alvarado
    América Latina
    URL corto
    Violentas protestas se apoderan de Chile (180)
    0 81
    Síguenos en

    SANTIAGO (Sputnik) — La aprobación del presidente de Chile, Sebastián Piñera, cayó drásticamente a un 14% tras las protestas de la última semana, la más baja de un mandatario en la historia de las encuestas de ese país, según informó la empresa encuestadora Cadem al dario local La Tercera.

    "Un 14% de la población desaprueba la forma en que Sebastián Piñera está conduciendo su Gobierno", informó Cadem.

    El estudio, publicado el 27 de octubre, fue realizado en el contexto de las masivas protestas ciudadanas en contra del Gobierno, revelando que su aprobación bajó desde un 29% de apoyo, a un 14%.

    Asimismo, un 78% desaprobó su gestión, y solo un 8% se mostró neutro.

    La encuestadora explicó que el estudio se realizó antes del viernes 25 de octubre, cuando se registró en Santiago la marcha más masiva de la historia de ese país, donde 1.200.000 personas se.manifestaron en el centro de Santiago y frente a la sede de Gobierno, el Palacio de La Moneda.

    Esta cifra es la más baja registrada por un presidente de la República desde que existen los estudios de aprobación ciudadana, ya que el anterior se dio cuando la expresidenta Michelle Bachelet (2006-2010 y 2014-2018), en marzo de 2016, obtuvo un 18% de respaldo.

    Entre las razones de los que desaprobaron a Piñera en la encuesta Cadem, señalaron "mal manejo de las protestas, desigualdad y abusos, no escuchas a la gente y protege los intereses de las empresas".

    Las movilizaciones comenzaron el lunes 14 de octubre en Chile debido a un alza de 30 pesos (menos de un dólar) en el precio del pasaje del Metro de Santiago, donde cientos de estudiantes y trabajadores saltaban por encima de los torniquetes de pago del tren subterráneo en las llamadas "evasiones masivas".

    El sábado 19 de octubre, el presidente Piñera cedió y anunció que el pasaje no subiría de precio, pero con su anuncio las protestas no amainaron y al contrario, tomaron un cariz mucho más intenso, que incluyó incendios y destrucción de varias estaciones del Metro, y decenas de manifestaciones en diversos lugares del Chile con marchas y 'cacerolazos' (salir a la calle en masa a golpear una cacerola).

    Durante ese fin de semana surgió la consigna "no son 30 pesos, son 30 años", evidenciando que la gente se estaba manifestando ya no por el pasaje del Metro, sino por temas más de fondo, por injusticias que se arrastran hace 30 años desde la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990), y que, según muchos chilenos, se han ido profundizando también en democracia.

    A pesar de que lo novedoso de esta movilización es que no tiene un listado taxativo de exigencias, ni dirigentes ni organizaciones que la lideren, en la calle se pueden escuchar algunas de las principales demandas de la ciudadanía como: el fin al sistema de pensiones de vejez administrado por empresas privadas llamadas AFP (Administradoras de Fondos de Pensiones); la rebaja de la jornada laboral que actualmente es de las más largas de la región; el fin al sistema de financiamiento bancario de las universidades, que deja a los estudiantes endeudados por décadas; el alto precio de los medicamentos, entre muchas otras.

    La primera respuesta del presidente Piñera ante las manifestaciones que se extendían fue decretar tres medidas represivas: la Ley de Seguridad del Estado, para acelerar los juicios contra los manifestantes; estado de emergencia en casi todas las urbes importantes del país; y toques de queda para impedir que la gente pudiese salir de sus hogares.

    El estado de emergencia es la medida que faculta al Gobierno a desplegar al Ejército y a las Fuerzas Armadas en las calles, cuya presencia ha generado rechazo y una serie de denuncias por violaciones a los derechos humanos.

    El sábado 26 de octubre, Piñera anunció que levantaría el estado de emergencia en el país este domingo 27, pero condicionando la decisión a "si las condiciones lo permiten".

    El Instituto Nacional de Derechos Humanos de Chile (INDH) ha recibido una serie de denuncias sobre torturas, abusos de poder, golpes, y detenciones de parte de las Fuerzas Armadas en contra de civiles, y además reveló una denuncia de la existencia de un posible centro de torturas clandestino en la estación subterránea de Metro Baquedano en el centro de la capital; cuyos antecedentes ya fueron entregados a la Fiscalía para su investigación.

    En total han fallecido 19 personas en el contexto de las protestas, según cifras del Gobierno, cinco de ellas provocadas por efectivos de las Fuerzas Armadas.

    El lunes 28 de octubre llegará a Santiago una misión de la alta comisionada de las Naciones Unidas, Michelle Bachelet, para monitorear las denuncias de violaciones a los derechos humanos.

    Tema:
    Violentas protestas se apoderan de Chile (180)
    Etiquetas:
    Sebastián Piñera, aprobación, Chile
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik