Widgets Magazine
14:57 GMT +316 Octubre 2019
En directo
    Iván Márquez

    Senador: pese a expulsión de Márquez de FARC, anuncio de rearme afecta campaña

    © AP Photo / Franklin Reyes
    América Latina
    URL corto
    Por
    Una facción de las FARC retoma la lucha armada (33)
    1 0 0
    Síguenos en

    BOGOTÁ (Sputnik) — El partido FARC considera que pese a la expulsión de sus filas del político y disidente Iván Márquez, su reciente anuncio de rearme junto a otros excombatientes afecta la campaña política de ese colectivo para las elecciones locales del 27 de octubre, dijo a Sputnik el senador Julián Gallo, conocido como Carlos Antonio Lozada.

    "Ya ha transcurrido más de un mes desde el anuncio de rearme de Márquez y hasta ahora no hemos conocido que en los puntos de agrupamiento se vaya a presentar un fenómeno de deserción por ese llamado, pero es obvio que eso afecta nuestra campaña política", dijo Gallo, del partido Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC) y quien obtuvo un escaño en el Senado como parte del Acuerdo de Paz, firmado en noviembre de 2016.

    "Nuestra gente tiene clara la decisión que tomamos y difícilmente va a regresar las armas, porque un alzamiento armado como el que se propone no tiene ninguna perspectiva de consolidación", dijo Gallo, poco después de que el partido FARC anunció en un comunicado la expulsión de sus filas de Márquez y de otros exguerrilleros que anunciaron su rearme a través de un video difundido en Youtube el pasado 29 de agosto.

    El senador destacó que en la actualidad ningún dirigente de FARC tiene contacto con Márquez ni con el diputado y exdirigente de FARC Seuxis Paucias Hernández Solarte, conocido como Jesús Santrich, quien también hizo parte del anuncio de rearme y cuyos paraderos se desconocen, aunque el Gobierno colombiano presume que se encuentran en Venezuela.

    "Nosotros no tenemos ningún contacto con Márquez o con Santrich. Desde que Iván salió de Bogotá (a mediados de 2018) prácticamente cortó el contacto con nosotros", dijo el exFARC.

    "Además no podemos mantener ningún tipo de contacto porque ellos están por fuera de la ley y nosotros no; somos un partido legal y estamos en proceso de reincorporación, por lo cual debemos respetar las normas y no mantener contacto con integrantes de grupos ilegales", agregó.

    En el comunicado dado a conocer en la tarde de este miércoles, el Consejo Político Nacional de FARC sostuvo que "el anuncio del rearme" de Márquez y otros exguerrilleros, bajo la premisa de que el Estado colombiano "traicionó los acuerdos de paz de La Habana", desconoce las instancias de la dirección del partido y "todos los lineamientos políticos y principios en materia disciplinaria", por lo cual justifica la expulsión de esos disidentes.

    "Solo ellos y no nuestro partido serán responsables de las consecuencias de sus actos a partir de la fecha de su pronunciamiento", indicó la FARC en su comunicado.

    Sin embargo, la expulsión en sí misma de los disidentes encabezados por Márquez no soluciona las dificultades del partido, que de esa forma busca limpiar su nombre de cara a las elecciones locales, en las que espera, como mínimo, hacerse con espacios en consejos municipales y, como máximo, lograr algunas alcaldías.

    "Debo admitir que no tenemos grandes expectativas porque esta es una etapa muy difícil para nosotros. A raíz de toda esta situación, así como a otras que atañen al Gobierno y al Estado, las condiciones para la participación nuestra en las elecciones no son las mejores, pero aspiramos lograr al menos representación en algunos concejos municipales, algunos escaños en asambleas y quizás en algunas alcaldías", dijo Gallo.

    La carrera a la legalidad le ha supuesto a FARC "enormes obstáculos y dificultades" -en palabras del senador-, a lo que ahora se le suma la necesidad de cambiarle el nombre al partido debido a la "confusión y estigmatización" que le significan la existencia de las llamadas disidencias de las FARC, lo que afecta la campaña política.

    "Estamos a días de convocar públicamente la segunda asamblea general del partido, que debe darse en la tercera semana de enero, y en ella tendremos que considerar la posibilidad de cambiar el nombre al partido, ya que se nos hace muy complejo tratar de explicar que somos algo distinto a las disidencias o a las nuevas FARC, como se ha conocido el pronunciamiento de rearme liderado por Márquez", dijo.

    Según explicó, esas dificultades afectan la campaña de FARC en aquellas regiones en las cuales la antigua guerrilla tuvo influencia, lo que sumado a la propaganda en contra de los partidos de derecha y de centro ha generado "un cierto bloqueo a la posibilidad de la participación de los exguerrilleros en distintos escenarios".

    Gallo sostuvo que aunque la dirigencia de FARC comprende que "eso hace parte del proceso de transición" a la legalidad, destacó también que las condiciones para la participación de los excombatientes en las elecciones no son las mejores por cuenta de la violencia contra ellos.

    "Corremos graves riesgos en materia de seguridad para poder desarrollar una campaña con plenas garantías políticas. Hemos expresado ante el Congreso que no vemos esas garantías que el Gobierno ha expresado, pero que en la realidad no se está dando en los territorios, donde hay amenazas, asesinatos de nuestros integrantes", dijo.

    Desde la firma del Acuerdo de Paz hasta septiembre pasado, 149 integrantes de FARC han sido asesinados, lo cual tiende a aumentar cuanto más cercanas estén las elecciones, según ha alertado la propia Defensoría del Pueblo (ombudsman).

    "Esta situación podría generar un escenario de mayor estigmatización y situaciones de violencia derivada contra los más de diez mil excombatientes que se mantienen en el proceso y quienes se sostienen en reinserción a la vida política y ciudadana del país", indicó la Defensoría en una alerta temprana emitida recién.

    En septiembre, un estudio del Centro de Recursos para el Análisis de Conflictos (Cerac) reveló que hubo un "aumento sustancial" del 82 por ciento de las muertes violentas asociadas a las campañas políticas hasta esa fecha del año electoral frente al mismo periodo de 2015, cuando también se celebraron elecciones locales y regionales.

    Las muertes, que pasaron de 49 a 89 entre un periodo y otro, evidencian un elevado riesgo de seguridad para los candidatos a las elecciones de alcaldes y gobernadores, riesgo que "se encuentra altamente concentrado en zonas de disputas de grupos armados" en las que antes tenía presencia la guerrilla de las FARC.

    Pese a ello, Gallo confía en que el partido de la antigua guerrilla logrará consolidar una base política importante que le permita tener una mayor representación en los siguientes comicios electorales de 2023, en los que espera no sólo que el cambio de nombre haya servido para diferenciarlo de la disidencia, sino también contar con mayores garantías de campaña.

    Tema:
    Una facción de las FARC retoma la lucha armada (33)
    Etiquetas:
    Colombia, Iván Márquez, FARC
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik