Widgets Magazine
En directo
    Prisión (imagen referencial)

    Sueco Ola Bini denuncia haber sido sometido a condiciones "inhumanas" en cárcel de Ecuador

    CC BY 2.0 / Meesh / barring freedom
    América Latina
    URL corto
    160

    MONTEVIDEO (Sputnik) — El programador sueco Ola Bini, acusado por Ecuador de ser colaborador del ciberactivista Julian Assange y de participar en "intentos de desestabilización", dijo a Sputnik que su periodo en una cárcel de ese país sudamericano "fue muy dura", y aseguró que estuvo sometido a condiciones "inhumanas".

    "Durante los dos meses que estuve en la cárcel la vida era muy dura (...) Hay sobrepoblación extrema: éramos 95 prisioneros en 17 celdas (con 17 camas). Dormí en el piso por un mes. Faltaba calefacción y agua limpia, lo que hacía que el saneamiento fuera imposible", dijo a esta agencia Bini.

    El ciudadano sueco estuvo dos meses preso en la cárcel de El Inca, en el norte de Quito.

    El 20 de junio fue liberado cuando la Corte Provincial de Justicia de Pichincha aceptó un recurso de habeas corpus presentado por su defensa, que argumentó falta al debido proceso e irrespeto a la presunción de inocencia.

    El programador sueco dijo a esta agencia que en El Inca solo podía ver la luz del sol y tomar aire fresco durante cuatro o cinco horas por semana.

    "Era un ambiente muy peligroso y las condiciones son inhumanas", agregó.

    Sin embargo, debe presentarse todas las semanas ante la justicia y tiene prohibición de salida del país.

    Ecuador tiene actualmente un total de 39.946 personas privadas de libertad, y la capacidad instalada del sistema carcelario cuenta con 27.742 plazas, por lo que el hacinamiento supera el 40%, según cifras oficiales.

    InSight Crime, fundación con sede en Washington dedicada a estudios de seguridad ciudadana, señaló el 30 de mayo que la falta de higiene en la alimentación es una característica de las cárceles ecuatorianas.

    "Gobierno ignoró la ley"

    Bini afirmó que el Gobierno ecuatoriano "ignoró la ley" para mantenerlo en custodia y señaló que "claramente" se excedió en el trato que tuvo con él.

    "Lo peor fue no saber cuándo o si alguna vez sería liberado por la completa ilegalidad de todo. Eso sucedió desde el principio; siempre tuve miedo de que las autoridades siguieran mintiendo e ignorando las leyes para mantenerme en prisión por muchos meses o incluso años. Todavía tengo miedo de que esto suceda", afirmó.

    Bini dijo además que en su momento estuvo "muy confundido" sobre lo que estaba sucediendo, y agregó que fue "muy duro" estar "aislado" sin tener con ninguna información.

    "El Gobierno se ha excedido en el trato que tuvo conmigo. No sólo lo creo, sino el tribunal lo reconoció. En mi habeas corpus el 20 de junio la justicia declaró categóricamente que el Gobierno me detuvo de una manera completamente ilegal", agregó.

    El ciudadano sueco añadió que le "encantaría" saber por qué lo arrestaron y señaló que luego de 79 días después de su detención las autoridades no le han dicho lo que creen que ha hecho.

    "Tampoco han presentado ninguna evidencia de un delito. No sé por qué me encarcelaron y no sé por qué repetidamente rompieron las leyes ecuatorianas para mantenerme en prisión", agregó.

    Bini fue detenido por la policía ecuatoriana el 11 de abril en el aeropuerto de Quito, cuando se aprestaba a viajar a Japón, el mismo día en que el Gobierno ecuatoriano anuló el asilo a Assange en su embajada de Londres que llevó al arresto del ciberactivista por parte de las autoridades británicas.

    La ministra del Interior de Ecuador, Maria Paula Romo, aseguró que Bini era un "miembro clave" del portal de filtraciones WikiLeaks y que había "colaborado con intentos de desestabilización en contra del Gobierno" de Lenín Moreno.

    Rol de EEUU

    Con respecto al papel de EEUU en la investigación en su contra, sobre todo en el análisis de sus equipos electrónicos, Bini aseguró que existe un "riesgo real" de que "alguien ponga pruebas falsas".

    "Creo que es un riesgo real que alguien ponga pruebas falsas. Como soy inocente y no he cometido ningún delito, es posible que Ecuador quede mal si las autoridades no encuentran nada, entonces yo y mis abogados estamos definitivamente preocupados de que algún tipo de evidencia falsa sea implantada", alertó.

    Ecuador envió el 6 de junio a EEUU, gracias a un acuerdo de cooperación bilateral penal, 10 discos duros externos de Bini, ya que la policía judicial local no los pudo abrir.

    También en el marco de esa cooperación, el 26 de junio estaba prevista una diligencia en la que investigadores de EEUU realizarían preguntas a Bini a través de funcionarios de la Fiscalía ecuatoriana, pero las autoridades estadounidenses decidieron suspenderla.

    Bini dijo que su equipo de defensa no sabe por qué asuntos los funcionarios estadounidenses querían preguntarle.

    "Esa solicitud no está relacionada con mi proceso judicial aquí en Ecuador. La solicitud fue enviada a las autoridades ecuatorianas, quienes a su vez me enviaron una solicitud legal para que me presente a la entrevista. Yo planeaba asistir, ya que se trataba de una solicitud judicial válida", afirmó.

    Relación con Assange

    Por otra parte, Bini negó haber trabajado con Assange y reiteró que "simplemente" es un amigo del ciberactivista.

    "Soy un simple amigo. Nunca trabajé con Julian ni he sido miembro de WikiLeaks. Nunca trabajé para WikiLeaks. Soy un simple amigo de él", dijo a Sputnik.

    Assange fue despojado el 11 de abril del asilo que le proporcionaba Ecuador en su embajada en el Reino Unido y detenido por la policía británica por burlar una orden de arresto en 2012.

    Su detención se hizo también luego de que EEUU presentó una solicitud de extradición para juzgar al ciberactivista australiano por la presunta comisión de delitos de intrusión informática y espionaje.

    Etiquetas:
    Julian Assange, Ecuador, Ola Bini
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik