Widgets Magazine
08:12 GMT +313 Noviembre 2019
En directo
    Planta de energía nuclear

    ¿Cuál es el futuro nuclear de Argentina?

    © Sputnik / Konstatin Chalabov
    América Latina
    URL corto
    3104
    Síguenos en

    El presidente de la Asociación de Jóvenes Nucleares Argentinos (AJNA), Juan Pablo Gómez Omil, explicó a Sputnik por qué la energía nuclear tiene mala reputación, cómo los ecologistas atacan al átomo pacífico y por qué esta fuente de energía es tan importante para Argentina.

    El lema principal del foro internacional Atomexpo 2019, que se celebró a mediados de abril en Sochi (Rusia), fue 'Tecnologías nucleares para una vida mejor'. Hasta allí viajó el experto argentino y explicó los problemas que está viviendo la energía nuclear en la actualidad.

    Cuando Greenpeace viene "a machacar"

    Una de las razones de la mala reputación del átomo pacífico es su origen bélico, que llegó a formar parte de la opinión pública, explicó Omil. Por lo cual, ante todo, la industria persigue el objetivo de cambiar la noción que se tiene de la energía nuclear.

    "Nosotros, desde nuestra asociación, trabajamos mucho para romper con esta inercia. Todavía no hemos tenido la oportunidad de hacer una manifestación o algún tipo de mensaje a la audiencia en general", dijo a Sputnik.

    Así, la estrategia que emplea la AJNA se centra principalmente en las redes sociales, donde es posible acercarse al público de una forma "mucho más simple y humilde".

    De tal modo, cuenta el experto, la gente que trabaja en la industria podría contar su historia, lo que siente con la energía nuclear y qué considera que esta podría cambiar.

    También está el objetivo de llegar a la prensa, a los medios más populares. Sin embargo, los intentos de hacerlo se ven dificultados por otras organizaciones, como Greenpeace, que no tardan en atacar cuando algo proviene de la industria nuclear.

    "Pese a toda la humildad con la que podemos llegar a comunicar, siempre hay alguien que tiene una doble intención y que sale a machacar porque de esa forma también ellos tienen prensa", señaló Omil.

    Por lo cual, el cambio de la opinión pública sobre la energía nuclear va a llevar tiempo, pero cabe la esperanza de que "no sea tan largo como el que hizo falta para transmitir la idea del cambio climático".

    La energía nuclear como en los Simpson

    Otro aspecto que dificultaba el uso de la energía nuclear son las distintas percepciones que tienen de ella las distintas generaciones. El experto opina que la gente mayor tiende a asociarla con la Guerra Fría.

    Tema relacionado: Olvídate de los residuos radioactivos: la mayor amenaza para el mundo son las dioxinas

    Por su parte, los que tienen entre 27 y 40 años suelen tener la visión de los Simpson, donde la energía nuclear se presenta con distintos matices, pero aun así, negativos.

    "Allí lo radioactivo se ve de una forma muy esotérica y de una manera perversa, tal vez. Donde un hombre verde anda y brilla en la oscuridad. Esta visión se va distribuyendo en la sociedad de una forma irresponsable", comentó.

    Por su parte, la generación más joven siente mucho interés y curiosidad por la energía nuclear y está dispuesta a escuchar lo que está ocurriendo o cuál es la alternativa que se propone, destacó Omil.

    Una alternativa al cambio climático

    De acuerdo con el presidente de la AJNA, el carbón y las fuentes de energía fósiles están perdiendo la hegemonía que tenían porque claramente son las responsables del gravísimo problema que estamos viviendo y tratando de apaciguar hoy en día: el cambio climático.

    "En ese sentido, creo que la energía nuclear es la que más terreno está ganando. Aunque la sociedad no lo entienda aún, es la única que puede garantizar la energía libre de carbono con predictibilidad", explicó.

    Lo óptimo sería compaginar la energía nuclear con otras fuentes que se usan cuando es posible emplearlas, señaló Omil. Por ejemplo, con la energía eólica o la solar.

    Con ello destacó que hace falta concientizar a la población de las deficiencias que tiene cada una de estas fuentes de energía: la nuclear no es perfecta, como tampoco lo es la solar o la eólica.

    Más sobre el tema: ¿Por qué la energía nuclear es ahora más segura que nunca?

    Por ejemplo, la energía solar contamina mucho cuando se tiran los paneles ya obsoletos y cuando se los fabrica. Además, ocupan mucho espacio: para generar la energía que sale de una central nuclear de 600 metros cuadrados hacen falta 100.000 metros cuadrados de paneles solares.

    Los 'políticos nucleares'

    El presidente de la AJNA considera que la opinión y las acciones de los políticos en cuanto a la industria nuclear tienen poco que ver con su inteligencia o conocimiento del tema.

    Como ejemplo mencionó a Alemania, cuya canciller es "superinteligente, competente y culta en temas nucleares", pero que a pesar de ello decidió ir abandonando esta fuente de energía.

    "Alemania es un país idóneo en esta industria y sin embargo esa idoneidad no es consecuente con lo que hace. En Argentina, los políticos están muy al tanto, creo. Hay comités, hay una comisión nacional que se ocupa del tema", indicó.

    De acuerdo con él, aparte de los "vicios", los políticos tienen que luchar también contra la opinión pública. Al mismo tiempo, Omil opina que no utilizan las herramientas que tienen disponibles para poder empezar a modificar esta mala prensa.

    Relacionado: México, EEUU y Armenia: la energía nuclear 'salvadora' ante catástrofes naturales

    Además, está convencido de que los políticos están al tanto de los beneficios de la energía nuclear, puesto que Argentina fue la pionera de todo el hemisferio sur en este ámbito.

    El futuro nuclear de Argentina

    En la actualidad, el 8% de la energía generada en el país proviene de centrales nucleares. Argentina es un país que ha firmado el Acuerdo de París, así que ha prometido, de una forma oficial al menos, disminuir las emisiones de carbono.

    Para cumplir con los requisitos de este tratado haría falta aumentar la tasa de la energía nuclear, pero el país latinoamericano se enfrenta a determinados obstáculos, opina Omil.

    Ante todo, está el aspecto económico: la construcción de una central nuclear cuesta mucho dinero y Argentina está viviendo una grave crisis económica. Con ello, la inversión privada se ve poco probable porque harían falta muchos años para poder recuperarla.

    A pesar de ello, Omil tiene la esperanza de que la energía nuclear crezca en Argentina. Principalmente basa su expectativa en el Acuerdo de París.

    "Argentina es también miembro del G20, así que hay mucha gente que nos está mirando. Además, hay apoyo e interés por parte de compañías internacionales", remarcó.

    Entre las compañías internacionales, el experto destacó a Rosatom de Rusia y CNNC de China. Según él, el "terreno es fértil", así que la energía nuclear en Argentina va a crecer, aunque es difícil predecir exactamente hasta qué punto.

    "Creo que un 8% es un número bajo, pero tengo que reconocer que para la región es bastante alto. Así que en ese sentido estoy orgulloso de que hayamos llegado hasta allí, pero me sabe a poco para el futuro", concluyó.

    Además: Rusia pone en funcionamiento el reactor más avanzado del mundo

    Etiquetas:
    energía nuclear, Argentina
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik