Widgets Magazine
En directo
    Policía brasileña en Río de Janeiro

    Defensoría de Brasil ve indicios de que policías fusilaron a 13 personas en Río de Janeiro

    © REUTERS / Ricardo Moraes
    América Latina
    URL corto
    110

    RÍO DE JANEIRO (Sputnik) — La Defensoría Pública del estado de Río de Janeiro cree que hay indicios de que la muerte de 13 personas la semana pasada en favelas del centro de Río de Janeiro por parte de la policía fue un fusilamiento.

    El defensor general Pedro Daniel Strozenberg aseguró en declaraciones al portal UOL que hay "fuertes indicios" de fusilamiento en la operación que dejó 13 muertos y que la Defensoría pedirá acceso a los laudos de las necropsias para aclarar si hubo "un enfrentamiento o ejecuciones sumarias".

    Las muertes ocurrieron el pasado 8 de febrero en las favelas de Coroa, Fallet, Fogueteiro y Prazeres, que rodean el turístico barrio de Santa Teresa, en la región central de la ciudad de Río de Janeiro.

    Según la versión que divulgaron inicialmente los agentes de la Policía Militar, los 13 fallecidos eran narcotraficantes que murieron en el marco de una operación policial, tras un intenso intercambio de tiros.

    Sin embargo, fuentes citadas por la prensa local, aseguran que al menos ocho de los 13 cuerpos presentan concentración de tiros por la espalda y en la cabeza.

    Te puede interesar: Polémica en Brasil por crímenes de odio tras auge de Bolsonaro

    Además, algunos testigos aseguraron que los presuntos narcotraficantes fueron sorprendidos por los policías en un callejón, y que los agentes dispararon de arriba a abajo.

    Tras los hechos, Amnistía Internacional Brasil pidió una investigación "inmediata, imparcial, detallada e independiente" del caso por parte de la Policía Civil y la Fiscalía para saber qué ocurrió realmente.

    En cualquier caso, la organización recordó que históricamente, los homicidios cometidos por la policía en el estado de Río de Janeiro no son investigados correctamente, lo que genera impunidad y alimenta el ciclo de la violencia policial.

    En 2018, un total de 1.532 personas murieron a manos de agentes policiales en servicio, un aumento significativo respecto a los 1.127 muertos que la acción de la policía dejó en 2017.

    Las 13 muertes de Santa Teresa conforman la primera matanza en Río de Janeiro desde que asumió el Gobierno de este estado el gobernador Wilson Witzel el pasado 1 de enero.

    Además: Policía de Brasil mató a 5.000 personas en 2017, casi 20% más que en 2016

    Witzel ganó las elecciones con promesas de mano dura contra la violencia y defiende que los policías puedan abatir a sospechosos armados disparándoles en la cabeza o el uso de drones equipados con armas capaces de disparar de forma automática.

    Para la mayoría de especialistas en seguridad pública, este tipo de discurso legitima el aumento de abusos policiales. 

    Etiquetas:
    muerte, fusilamiento, Policía Civil de Brasil, Brasil, Río de Janeiro
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik