14:24 GMT +318 Diciembre 2018
En directo
    Sede de Odebrecht

    López Obrador instruye colaborar con el caso Odebrecht facilitando toda la información posible

    © REUTERS / Janine Costa
    América Latina
    URL corto
    180

    CIUDAD DE MÉXICO (Sputnik) — El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, ha dado instrucciones de que el poder Ejecutivo ofrezca toda la información para la investigación de multimillonarios sobornos que gerentes de la constructora brasileña Odebrecht afirman haber pagado a altos funcionarios mexicanos.

    "En cuanto a la investigación del caso Odebrecht hay instrucciones en lo que a nosotros corresponde de que se den todos los informes, estamos a favor de la transparencia", dijo el mandatario, durante una conferencia de prensa en el Palacio Nacional.

    Sin embargo al presentar información al público "lo que se tiene que cuidar es no dar motivo para que, si la procuraduría da información, sirva a los implicados como prueba de que no se está siguiendo el proceso debido", agregó el mandatario.

    Varias organizaciones independientes anticorrupción han publicado investigaciones basadas en los expedientes de la fiscalía brasileña sobre las confesiones premiadas de los gerentes de la constructora, en las que admiten haber pagado unos 10 millones de dólares a altos exfuncionarios de la petrolera estatal Petróleos Mexicanos y la campaña presidencial del expresidente Enrique Peña Nieto.

    Te puede interesar: Presidente mexicano hereda 60 casos de corrupción por $325 millones

    Sin embargo, la divulgación de los expediente en México, "lo tiene que resolver la fiscalía; pero en todo aquello que no afecte a que se haga justicia, debe de haber transparencia en el proceso, es un asunto de carácter legal, no somos tapadera de nadie", enfatizó el mandatario interrogado sobre ese escándalo.

    La precaución que tendrá el nuevo poder Ejecutivo es "evitar procedimientos que puedan servir al inculpado para presentar pruebas y ser absuelto", prosiguió López Obrador.

    "Hay una serie de procedimientos legales que hay que ser cuidadosos, nada más eso, pero todo lo que no tenga alguna limitante judicial, se tiene que transparentar", insistió.

    En su discurso de toma de posesión, el 1 de diciembre en el Congreso, el nuevo presidente llamó a poner "punto final" a la corrupción y la impunidad, ofreciendo el perdón, sin perseguir a funcionarios del pasado.

    "Mi fuerte no es la venganza, si bien no olvido, soy partidario del perdón y la indulgencia, lo fundamental es evitar los delitos del provenir: propongo al pueblo de México que pongamos un punto final a esta horrible historia y empecemos de nuevo, que no haya persecución de funcionarios del pasado, y que las autoridades desahoguen en absoluta libertad", expresó en su discurso de toma de posesión.

    El combate a la impunidad será emprendido "sin perseguir a nadie porque no apostamos al circo ni la simulación" argumentó.

    El objetivo del nuevo Gobierno es "regenerar" a la sociedad, y "si abrimos los expedientes, habríamos de limitarnos a buscar chivos expiatorios y a comenzar desde bien arriba" en las líneas de mando gubernamental.

    También: Análisis financiero: López Obrador recibe una economía mexicana estable

    Como consecuencia, si se procesara a los corruptos y a quienes hayan cometido delitos "no habría cárceles suficientes y meteríamos al país en una dinámica de fractura, conflicto y confrontación", esgrimió para defender su plan de "punto final"

    Nuevas autoridades

    El presidente mexicano también anunció que envió al Senado su propuesta de terna de dos mujeres y un hombre como candidatos para el puesto del nuevo ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación integrada por once ministros.

    A pesar de que la coalición de partidos de la bancada oficialista es mayoría en ambas cámaras del Congreso, para los senadores "la línea es que no hay línea (…), necesitamos verdaderos jueces que actúen con verdadera libertad, que no acepten consigan de nadie, que no sean serviles, que no sean sumisos ni al servicio de grupos de intereses creados, que sean honestos", definió el mandatario sobre el perfil necesario, durante una conferencia de prensa en el Palacio Nacional.

    Sobre contratos petroleros

    López Obrador también dijo que, a pesar de que la reforma energética constitucional que abrió la industria petrolera a la inversión extranjera y privada es "un fracaso", respetará los contratos firmados por el Estado mexicano con compañías de todo el mundo.

    ​"No somos dictadores ni caciques, respetamos la ley, decían nuestros adversarios que íbamos a confiscar bienes y a cancelar contratos; nada de eso vamos a hacer, en el caso de la reforma energética, está quedando de manifiesto de que fue un fracaso y todavía estoy esperando a los defensores de esta reforma para que hagan un ofrecimiento de una disculpa", dijo López Obrador en una conferencia de prensa en Palacio Nacional.

    López Obrador respondió a una pregunta sobre por qué aún no se decide a buscar la cancelación de la reforma energética, cuando su partido y sus aliados tienen mayoría en ambas cámaras del Congreso.

    El objetivo ante esa reforma, que fue central para el anterior gobierno de Enrique Peña Nieto, es "mostrar que no actuamos de manera autoritaria", replicó.

    Sin embargo, enfatizó que para promover la reforma, "bombardearon de opiniones de que iba a ser la salvación de México, y fue un rotundo fracaso, lo digo con datos no es ideológico", acotó.

    Asuntos relacionados: Renuncia titular del organismo regulador de industria de petróleo y gas en México

    Sin embargo, López Obrador dijo que la promesa era producir 3 millones de barriles diarios "y se está extrayendo 1,76 millones de barriles diarios, 42% menos de lo estimado, si eso no es un fracaso ¿qué los es?; fue una gran mentira", enfatizó.

    Aseguró que la meta de producción está en las consideraciones de las leyes de la reforma, que se comenzó implementar en el verano de 2015, con las primeras licitaciones de contratos petroleros en más de 80 años, sin embargo, actualmente "estamos hablando de menos de 1,8 millones de barriles diarios y con tendencia a la baja", cuestionó.

    Pero de todas maneras, insistió en que no derogará la reforma, añadió, porque "tampoco les vamos a dar el gusto de que sigan engañando a la gente de que somos autoritarios, dictadores que nos comparan con dirigentes de otros países con una propaganda vulgar y corriente", deploró.

    En cambio, en el nuevo gobierno "tenemos un plan para detener esa caída y les queremos demostrar que además de otras cositas son muy ineficientes", dijo refiriéndose a los responsables del diseño e implementación de la reforma, que puso fin al monopolio estatal de ocho décadas de la industrias petrolera y eléctrica.

    "Lo importante es dejar de manifiesto que no solo hubo corrupción, sino que son muy ineficientes, porque hasta se ufanan de ser buenos técnicos, y algunos se creen científicos y la verdad están como para mandarlos al 'parbulito', fue un desastre", prosiguió.

    Dijo además que, desde los años 1940 hasta los 1980, la economía mexicana creció al 6% anual, pero durante 36 años de economía neoliberal, la economía creció 2% anual.

    La política económica anterior, insistió, fue "una política fracasada, que permite a una minoría el saqueo de una nación rotundamente, pero esto cambió", insistió.

    Parte de los planes petroleros de nuevo gobierno, además de explotar algunos campos terrestres maduros que ya operan, es la rehabilitación de las seis refinerías, y la construcción de una nueva planta en su natal estado de Tabasco, con inversión de unos 6.000 dólares.

    Los promotores de la reforma la diseñaron para el largo plazo, sobre todo en la explotación de yacimientos vírgenes en aguas profundas del Golfo de México, que requieren altas inversiones y tecnología de punta, y muchos de los contratos firmados por la compañías con el Estado mexicano por decenas de miles de dólares, están comprometidos para plazos medidos en décadas.

    Aunque la bancada de López Obrador tiene más de la mitad de los asientos en ambas cámaras, aún no alcanza la mayoría calificada de tres cuartas partes del Congreso federal y dos terceras partes de los 32 congresos locales de las provincias de la federación mexicanas requeridas para una nueva reforma constitucional.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Etiquetas:
    Odebrecht, Andrés Manuel López Obrador, México