En directo
    América Latina
    URL corto
    0 01
    Síguenos en

    BOGOTÁ (Sputnik) — El Comité Permanente de Defensa de los Derechos Humanos (CPDH) de Colombia llamó al Gobierno de ese país a declarar Estado de Emergencia y atender de manera adecuada la alta inmigración de ciudadanos venezolanos, dijo a Sputnik el vicepresidente del organismo, Alonso Ojeda.

    "Ante esta situación, Colombia debe declarar un Estado de Emergencia e incluso declarar una conmoción social, que haga que los esfuerzos fundamentales como Estado se orienten a garantizar la vigencia y el respeto a los Derechos Humanos de los inmigrantes venezolanos", señaló Alonso Ojeda.

    El llamado coincide con el que más temprano hicieron en Nueva York el alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur), Filippo Grandi, y el director general de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), William Lacey Swing, para reclamar más apoyo a los inmigrantes ante las restricciones impuestas por Ecuador y Perú.

    Según cálculos de la ONU, más de 1,6 millones de venezolanos dejaron su país en los últimos tres años debido a la situación social y económica, pero el 90% de ellos se ha concentrado en Colombia, a donde diariamente ingresan unos 35.000 personas.

    "Colombia no debe endurecer sus medidas migratorias contra los venezolanos, como lo hicieron Ecuador y Perú, ya que se trata de un drama humanitario que se ha de afrontar con el respaldo de la comunidad internacional, por lo que hace falta el concurso de la ONU, la OEA y la CIDH para aliviar la situación", consideró Ojeda

    Diálogo con ONU

    El 23 de agosto el canciller colombiano, Carlos Holmes Trujillo, se reunió en Nueva York con el secretario general de la ONU, António Guterres, para tratar la situación, según confirmó un despacho del Ministerio de Relaciones Exteriores de Colombia.

    El 21 de agosto, Trujillo anticipó que dialogaría con Guterres "con el propósito de que se reconozca que es un urgente darle un tratamiento multilateral" a la alta inmigración de venezolanos, lo que calificó de "grave crisis".

    Las recientes medidas adoptadas por Ecuador y Perú agudizan la situación para el Gobierno colombiano que considera que cerrar las fronteras no es una opción.

    "La frontera de Colombia y Venezuela es totalmente porosa, son 2.200 kilómetros que recorren desde la punta norte colombiana, en La Guajira, y se pierde abajo, en el Amazonas, es decir, nada sacaría el Gobierno colombiano con dar la orden de cerrar las puertas a la inmigración, porque los venezolanos van a seguir entrando al país de todos modos", destacó Ojeda a esta agencia.

    Aunque las autoridades migratorias colombianas sólo permiten el acceso de venezolanos que cuentan con una Tarjeta de Migración Fronteriza (TMF), para la cual se registraron más de 1.500.000 venezolanos, que ingresan y salen del país de manera constante para comprar medicinas y alimentos, se calcula que al menos otros 400.000 permanecen como indocumentados.

    Temas relacionados: La ONU pide más apoyo a los países que acogen a refugiados venezolanos

    Los Puentes Internacionales Francisco de Paula Santander, Simón Bolívar y La Unión, en el nordeste de Colombia, son los pasos más usados por los inmigrantes venezolanos, quienes ahora copan albergues en zonas de frontera y ya han colapsado uno más que dispuso la Iglesia Católica y la autoridad local en la ciudad de Cali (suroeste), por lo que se han tomado parques y algunas calles.

    Sin xenofobia

    Pese a esos hechos, por el momento en Colombia no se registran brotes xenófobos contra los inmigrantes, como sí ocurrió en días pasados en Brasil, donde residentes atacaron un campamento en la ciudad fronteriza de Pacaraima que obligaron a 1.200 venezolanos a dejar el país.

    Para Ojeda, quien también es analista político y exembajador de Colombia en Hungría, "la vía más expedita para Colombia ante la situación es que logre acercarse a Venezuela para ver cómo su Gobierno logra disminuir el alto flujo de inmigrantes".

    Asimismo, destacó que el reto no es fácil y requiere el respaldo de la comunidad internacional, ya que "el Estado colombiano viene arrastrando una alta deficiencia en el cumplimiento de los derechos humanos con sus mismos nacionales y ahora debe afrontar una situación dramática como las de los inmigrantes venezolanos".

    Un reciente fallo de la Corte Constitucional de Colombia obliga al Estado a atender a todos los inmigrantes venezolanos en materia de salud, para lo cual deberá disponer de mayores recursos.

    Además:

    Santos reitera críticas a Maduro y culpa a su administración de la alta inmigración
    Ecuador abandona el ALBA en respuesta a crisis migratoria en Venezuela
    Migraciones: una revolución mundial en marcha
    Etiquetas:
    migrantes, Colombia, Venezuela
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik