En directo
    América Latina
    URL corto
    110
    Síguenos en

    LIMA (Sputnik) — El fiscal de la Nación de Perú, Pedro Chávarry, aceptó haber tenido vínculos con una red criminal, tras probarse que participó de una reunión con el suspendido juez supremo, César Hinostroza, en casa del empresario Antonio Camayo, ambos sospechosos de pertenecer a la mafia "Los Cuellos Blancos del Puerto".

    "Yo acepté la propuesta de varios de los colegas [de sostener una reunión con medios de prensa locales]. Después me he enterado [de que la reunión se realizó en la casa del empresario Antonio Camayo]. Yo no conocía de quién era la casa", declaró el fiscal al diario local El Comercio.

    El fiscal de la Nación, quien asumió el cargo el 29 de julio, apareció en diversos audios difundidos en mayo hablando telefónicamente con el juez César Hinostroza; en estas conversaciones ambos coordinaban una reunión con "periodistas amigos" para realizar una campaña a favor de su nombramiento.

    En uno de los audios, el Fiscal de la Nación y el juez Hinostroza hablan de reunirse "en la casa del amigo, que queda por el Ministerio del Interior", aludiendo a la casa de Camayo, quien vive en el distrito limeño de San Isidro, a dos cuadras de la sede del Ministerio del Interior.

    A pesar de lo revelado en los audios, en un inicio Chávarry negó tener relación cercana con el juez Hinostroza, de quien dijo que era "sólo un colega"; asimismo, desmintió haberse reunido con periodistas en la casa de Camayo.

    Radio: Escándalo de la corrupción judicial en Perú: ¿será el periodismo el chivo expiatorio?

    Ante la evidencia de los audios y los pedidos de que renuncie a su cargo, llegados incluso de parte del Presidente del Poder Judicial, Chávarry ha aceptado que sí tuvo una reunión en casa del empresario y que el juez Hinostroza, a quien amenazó en un principio con querellarlo por difamación, es parte de su círculo cercano.

    Como argumento de por qué negó en un principio lo que ahora acepta, Chávarry dijo que "quería defender la institucionalidad del Ministerio Público" ante una supuesta campaña en su contra de parte de prensa que se oponía a su nombramiento.

    Luego del reconocimiento de los vínculos con el juez Hinostroza y el empresario Camayo, la situación del recién nombrado fiscal de la Nación se agrava.

    A través de interceptaciones telefónicas que revelan tráfico de influencias, sobornos y diversos actos de corrupción, Hinostroza y Camayo son sospechosos de integrar una red criminal que operaba, principalmente, en el puerto del Callao (centro, colindante a Lima).

    El empresario fue detenido por la policía tras el allanamiento de su vivienda el pasado domingo, e Hinostroza, por su investidura de juez supremo, tiene pendiente una acusación constitucional por los delitos mencionados, que será votada en el Congreso.

    Te puede interesar: "No pueden ser los corruptos quienes lideren la lucha contra la corrupción"

    La red criminal a la que ambos pertenecerían es conocida como "Los Cuellos Blancos del Puerto".

    Además:

    Cinco jueces peruanos, separados de sus cargos por escándalo de corrupción
    Renuncia ministro de Justicia de Perú tras verse involucrado en un caso de corrupción
    Etiquetas:
    fiscal general, corrupción, Perú
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik