Widgets Magazine
17:29 GMT +316 Octubre 2019
En directo
    Representantes de la Asociación de Mujeres Meretrices de Argentina en el Encuentro Nacional de Mujeres en Argentina.

    Trabajadoras sexuales argentinas piden ley para "descriminalizar" su labor

    © Foto : Cortesía de Asociación de Mujeres Meretrices de Argentina.
    América Latina
    URL corto
    0 52
    Síguenos en

    Sputnik conversó con Georgina Orellano de la Asociación de Mujeres Meretrices de Argentina (Ammar) para explicar por qué las prostitutas reclaman que se eliminen las normas que "criminalizan" el trabajo sexual y se apruebe una ley que las obligue a pagar impuestos y les permita gozar de derechos laborales.

    "Queremos una ley, no que se reglamente el trabajo sexual, porque entendemos que hoy existe una reglamentación con una mirada punitiva. […] Queremos una descriminalización de nuestro trabajo, acompañado de una legislación laboral donde podamos tener un marco legal para ejercer sin estar expuestas a la clandestinidad, y donde tengamos un reconocimiento a nuestros derechos laborales", dijo la secretaria general de Ammar a Sputnik.

    En Argentina el trabajo sexual no está tipificado en el Código Penal, la única reglamentación a nivel nacional refiere a un decreto presidencial de 2011 que prohibió la publicidad de servicios sexuales en avisos clasificados; pero sí hay provincias y municipios donde su ejercicio está prohibido.

    "En 18 provincias existen códigos contravencionales y de faltas que criminalizan el uso del espacio público para la oferta de servicios sexuales, llevando detenidas hasta 60 días a quienes hacemos el trabajo sexual en la vía pública", puntualizó Orellano. Una de las provincias con esta norma es la bonaerense, donde se prevé modificarlo.

    También, agregó que hay 12 provincias donde se decretó la prohibición de los "cabarets, casa de cita, clubes, boliches y lugares privados donde se puedan llevar adelante actos de prostitución".

    Orellano señaló que consecuentemente no hay políticas públicas dirigidas a las prostitutas.

    "Nosotras no tenemos acceso a la salud integral, a una obra social, no podemos realizar aportes, no tenemos ninguna entidad del Estado a donde podamos plantear denuncias ya sea por persecución policial, hostigamiento, abuso, violencia o estigma y discriminación, no hay nada", explicó.

    La trabajadora sindicalista considera que el hecho de que el Estado no genere políticas públicas "es justamente no hablar de lo que no se quiere hablar, que es hablar de la autonomía del poder de decisión que tenemos las mujeres, y hablar de sexualidad y cómo como sociedades estamos atravesadas por tabúes y biologías más cercanas a la Iglesia Católica que al feminismo".

    La lucha de las "Putas feministas", como se autodenominan, también incluye la del trabajo autónomo. A pesar de que en Argentina el proxenetismo es delito desde 1938, "eso no significa que no existan lugares y espacios donde nuestras compañeras lamentablemente tengan que dejar un porcentaje de sus ganancias, porque una persona, ya sea mujer o varón, le ofrece la protección ante la ausencia total del Estado", agregó.

    Orellano hizo hincapié en que si el Estado está "presente" y garantiza que sus derechos no sigan siendo vulnerados, "va a posibilitar que muchas compañeras que están trabajando en relación de dependencia […] puedan tener el amparo del Estado para recuperar su autonomía", explicó.

    A su vez, la sindicalista subrayó que frente a quienes plantean que el trabajo sexual debe ser punible, Ammar se propone "desistematizar el estereotipo y la imagen que la sociedad tiene en general" de las trabajadoras sexuales, empezando por la "deslegitimación" del discurso que "históricamente" se ha escuchado: uno que "posiciona como víctimas a todas las personas que ejercemos el trabajo sexual".

    Además: Tipificación del acoso callejero como delito "alimenta una lógica de violencia"

    Participación de Trabajadoras Sexuales en el Paro Internacional de Mujeres, Lesbianas, Travestis y Trans en Argentina.
    © Foto : Cortesía de la Asociación de Mujeres Meretrices de Argentina.
    Participación de Trabajadoras Sexuales en el Paro Internacional de Mujeres, Lesbianas, Travestis y Trans en Argentina.

    "Se habla de un montón de cosas en relación a nuestro trabajo: que no lo elegimos libremente y que por ende se debe abolir, que el Estado nos debería rescatar porque somos víctimas —explicó-, que ninguna mujer desearía, soñó, planificó, ser prostituta, que nace de la pobreza y la marginalidad, que vendemos nuestro cuerpo y por ende si el Estado reglamenta la actividad se convierte el principal proxeneta".

    "Todos esos argumentos cargan con una posición moral en torno al ejercicio de nuestro trabajo, porque nosotras somos parte de una clase trabajadora que no elige libremente qué trabajo hacer, y sin embargo no se cuestiona a otros trabajadores y trabajadoras de la forma en que se cuestiona la toma de decisiones de las trabajadoras sexuales", concluyó.

    Además:

    Presidente de Argentina no vetará legalización de aborto de ser aprobada por el Senado
    ONU llama a cumplir sentencia que protege derechos de mujeres al aborto en México
    Etiquetas:
    feminismo, trabajo sexual, Georgina Orellano, Argentina
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik