En directo
    América Latina
    URL corto
    112
    Síguenos en

    RÍO DE JANEIRO (Sputnik) — La ola de inmigración de ciudadanos venezolanos que llegan a Brasil se convirtió en un "problema" para el país, dijo el presidente Michel Temer, a pesar de que subrayó que no cerrará la frontera.

    "Si me pregunta si esto [la llegada de inmigrantes venezolanos] está creando problemas a Brasil, de alguna manera sí; pero estamos cumpliendo los compromisos que asumimos", dijo el mandatario en una entrevista concedida a la Agência Brasil.

    El presidente brasileño se refería a los tratados internacionales en los que el país se comprometió a acoger refugiados, y remarcó que "cerrar la frontera" es impensable, porque Venezuela está pasando por todo tipo de dificultades desde el hambre al desempleo.

    Temer remarcó que el eje de la acción gubernamental para enfrentar la crisis migratoria se basa en tres puntos: suministrar dinero suficiente al estado de Roraima (norte, en la frontera con Venezuela) para hacer frente a los primeros cuidados, ofrecer acogida en albergues y garantizar asistencia médica.

    En cualquier caso el presidente reconoció que cada día están entrando "muchos venezolanos" (según el Gobierno de Roraima entre 500 y 800 al día), pero matizó que la situación es muy diferente a la que vive Colombia, por ejemplo, donde se dirigen la mayoría de emigrantes.

    "Hace pocos días estuve con el presidente [Juan Manuel] Santos, de Colombia, y él calcula que hay entre 300.000 y 400.000 refugiados en Colombia; aquí aún estamos en una franja de entre 50.000 y 60.000; ¿es un problema? Sin duda, pero Brasil está teniendo condiciones de acogerlos", aseguró Temer.

    Las autoridades brasileñas calculan que al menos 40.000 de esos venezolanos se encuentran en Boa Vista, capital del estado de Roraima, cuyo Gobierno lamenta la falta de medios para hacer frente a la llegada de tantos inmigrantes, muchos de los cuales se ven abocados a dormir y mendigar en las calles.

    La situación de colapso de los hospitales, brotes de enfermedades como el sarampión y el aumento de la violencia fueron argumentos usados por la gobernadora del estado de Roraima, Suely Campos, para pedirle a Temer que cerrar la frontera de forma temporal.

    Te puede interesar: Brasil construirá cinco nuevos albergues para acoger venezolanos en la frontera

    Pero el jefe de Estado expresó su negativa tajante y el Tribunal Supremo Federal dio un plazo de 30 días (que se cumple el 17 de mayo) para que ambos ejecutivos encuentren una solución pactada.

    Por el momento la principal estrategia del Ejecutivo brasileño pasa por redistribuir a los venezolanos por otras regiones de Brasil para descongestionar el estado de Roraima.

    Mediante un programa voluntario ya se han realojado a 490 inmigrantes en los estados de São Paulo (sureste), Mato Grosso (centro-oeste) y Amazonas (norte).

    Además:

    Brasil tardará más de dos años en dar respuesta a refugiados venezolanos
    Migración venezolana: una consecuencia del acoso internacional
    Canciller: Brasil no cerrará las puertas a los refugiados venezolanos
    Etiquetas:
    inmigrantes, Michel Temer, Venezuela, Brasil
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook