En directo
    América Latina
    URL corto
    103
    Síguenos en

    El conflicto territorial entre los municipios de Chalchihuitán y Chenalhó se remonta a hace más de cuatro décadas y se agudizó a partir del 18 de octubre, cuando 7.500 habitantes de la primera localidad fueron agredidos y obligados a irse.

    La intervención paramilitar en el conflicto data del 2016, cuando la presidenta nacional de Chenalhó empoderó estas fuerzas que se encontraban aplacadas, con el fin de perseguir a sus opositores, confirmó a Sputnik Diego Cadenas Gordillo, director del Centro de Derechos Humanos Ku'untik, de Chiapas.

    La crisis data desde hace aproximadamente 45 años, cuando el Gobierno federal alteró los límites territoriales fijados siglos antes por la corona española, dando inicio a los enfrentamientos entre los indígenas.

    "Chalchihuitán y Chenalhó son municipios indígenas descendientes de los mayas que tras una 'legalización' de los títulos de propiedad, el Estado mexicano modificó las dimensiones del municipio de Chalchihuitán, invadiendo así territorio que históricamente pertenecía al pueblo de Chenalhó", explicó Cadenas.

    Los de Chalchihuitán entienden que jurídicamente ellos tienen la razón y esa es la base del conflicto, comentó el directivo. "Un conflicto inducido que no ha sido atendido y con enfrentamientos cíclicos", denunció.

    Lea más: Organismos de DDHH de México rechazan legalizar rol de militares en seguridad pública

    Cadenas Gordillo también aludió al papel del grupo paramilitar responsable de los desplazamientos actuales y que otrora "fuera creado por el Estado mexicano para enfrentar las insurrección del Ejército zapatista con una estrategia de guerra de baja intensidad, aprendida en los Estados Unidos".

    Este grupo que actuó desde el 1994 con desplazamientos y desapariciones, y posteriormente quedó "invernando" en Chenalhó, según cuenta el activista.

    Por esta causa, desde el Centro de Derechos Humanos Ku'untik enviaron una carta al gobernador del Estado en la que afirmaron que "Chiapas vive una crisis de violencia y de violaciones a los derechos humanos muy grave que ya ha costado vidas y sufrimiento".

    "Por esta situación será recordado como Gobernador", sostiene la misiva dirigida al mandatario del estado, Manuel Velasco Coello. "Urge que usted reaccione, esto ya es grave, pero puede ser peor. (…) desarticule el grupo paramilitar que actúa impune en Chenalhó", agrega.

    La carta pide además que el Estado resuelva el conflicto limítrofe de fondo y genere condiciones dignas y seguras para los desplazados. También exige políticas públicas para prevenir que se repitan estos hechos.

    Sobre las condiciones de los desplazados informó que los de peor condición están en la montaña: "mujeres, niños y ancianos viviendo a la intemperie". Los "medianamente mal" están en la cancha de basketball de alguna comunidad en Chalchihuitán y los "menos mal" son los que están en el pueblo de San Cristóbal.

    Los hombres se han quedado atrincherados en las comunidades protegiendo sus bienes con armas de caza. Al mismo tiempo, hay personas que están incomunicadas en sus propias casas por la falta de accesos.

    Además:

    Temer denuncia "crisis humanitaria" venezolana en cumbre de Mercosur
    Consejo de Seguridad ruso, preocupado por crisis humanitaria en varias zonas de Siria
    "Venezuela no vive una crisis humanitaria"
    Etiquetas:
    conflictos, paramilitares, sin techo, desplazados, América Latina
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook