En directo
    América Latina
    URL corto
    0 21
    Síguenos en

    BUENOS AIRES (Sputnik) — La Cámara Argentina de Comercio (CAC) manifestó en un comunicado su apoyo con restricciones al proyecto de reducción impositiva que presentó el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne.

    El gremio empresarial avaló "el camino iniciado de la baja de la presión tributaria" pero subrayó su deseo de "una baja de más puntos" sobre las retenciones.

    A juicio de la CAC, "debe ampliarse la base imponible, lo cual significa incrementar la lucha contra la venta ilegal y el contrabando, de manera que seamos cada vez más argentinos los que tributemos y no un tercio de la sociedad para mantener al resto".

    La Cámara también valoró el anuncio de reducir algunos gravámenes de manera gradual, lo que tendrá un costo para las arcas públicas del 1,5% del Producto Interior Bruto (PIB) para 2021, según Dujovne.

    "El Gobierno no puede resignar ingresos, por eso esta reforma del 1,5% del PIB en cinco años hay que mirarla de una manera optimista", señaló la CAC.

    Al mismo tiempo, el Ejecutivo debe focalizarse en obtener "de algún lado (…) los recursos", indicó la central de comercio que por otro lado entiende que las "economías regionales de algunas provincias protesten", pero aclaró que "será todo tema de negociaciones".

    La provincia de Tierra de Fuego, la más austral del país, manifestó sus objeciones por la quita de retenciones a los productos electrónicos que se ensamblan en este distrito,

    También la provincia de Mendoza (oeste) y San Juan (oeste), regiones vitivinícolas por excelencia, consideran perjudicial el aumento impositivo del 0 al 10 por ciento al vino, declarado por el Congreso bebida nacional.

    La CAC, por su parte, aseguró que "con el elevado gasto público que tiene el Estado Nacional y el déficit fiscal", era poco posible rebajar aún más los gravámenes.

    En todo caso, espera que el Gobierno no ceje en bajar la presión tributaria, para lo cual "es necesario un menor gasto público".

    El proyecto de reforma impositiva del Gobierno argentino, que será presentado al Congreso la semana que viene, plantea gravar la mayor parte de las rentas financieras hasta ahora exentas con un mínimo imponible para que no afecte a los pequeños ahorradores.

    La propuesta es que algunos tipos de productos, como los plazos fijos, tributen con aranceles del 15% para las tenencias en divisa extranjera y del cinco por ciento para las colocaciones en pesos argentinos.

    La reforma financiera, que pretende reducir la evasión fiscal y atraer las inversiones, de acuerdo al Gobierno, también busca reducir en cuatro años, del 35 al 25%, la alícuota del impuesto a las ganancias de las empresas que no redistribuyan sus activos entre sus accionistas, para así dar más incentivos a la reinversión de utilidades.

    Por otro lado, las tasas a los combustibles se transformarán en impuestos ambientales, y los empleadores no pagarán impuestos patronales hasta los 12.000 pesos de salario (685 dólares), con el fin de alentar la formalización del trabajo.

    Además:

    Argentina: ¿Se termina el gradualismo en las reformas económicas de Macri?
    Recaudación tributaria en Argentina aumenta más de un 33% en septiembre
    Actividad económica de Argentina crece un 2,1% durante 2017
    Etiquetas:
    reforma, Argentina
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook