02:56 GMT +323 Noviembre 2019
En directo
    Militares en servicio en Río de Janeiro

    "La situación de la seguridad en Río de Janeiro es francamente dramática"

    © REUTERS / Ricardo Moraes
    América Latina
    URL corto
    0 01
    Síguenos en

    El Gobierno de Brasil decretó el envío de 10.000 efectivos para patrullar las calles de Río de Janeiro. La segunda ciudad del gigante sudamericano atraviesa una crisis de seguridad debido a las dificultades financieras que atraviesa el Estado carioca.

    El presidente de Brasil, Michel Temer, firmó un decreto para enviar un contingente de 10.000 efectivos militares y policiales al Estado de Río de Janeiro. Se trata de una respuesta a la escalada de la inseguridad y del crimen en ese territorio, cuya capital es la segunda ciudad más poblada del país y frecuente escenario de enfrentamientos entre las fuerzas del orden y el crimen organizado.

    Unos 8.500 militares junto a 620 policías, 380 agentes de tránsito y efectivos provenientes de otros estados del país patrullarán las calles cariocas al menos hasta diciembre de 2017, con posibilidad de prolongar ese período en 2018. La medida, amparada por la Constitución brasileña, es una manera de responder al vacío institucional provocado por la grave crisis financiera que atraviesa el Estado de Río de Janeiro, que ha vulnerado la prestación de servicios públicos no solo de seguridad, sino también de salud y educación.

    Según Patricio Gómez Talavera, docente de la Universidad de Buenos Aires e investigador especializado en asuntos brasileños, Río de Janeiro "es un Estado que hace varios años está afrontando crecientes dificultades financieras". La unidad federativa se encuentra al borde de la bancarrota desde el final de la administración del exgobernador Sérgio Cabral, perteneciente al oficialista PMDB, actualmente preso por presuntos delitos de corrupción.

    El académico recordó que en el Estado hay un promedio de 3,5 asesinatos por día, que no son fruto de "una violencia fuerte y focalizada sino de algo mucho más complejo", con aristas políticas, económicas e institucionales.

    Más aquí: Gobierno de Río de Janeiro admite que sus medidas contra la violencia son "paliativas"

    "Río de Janeiro no solo ha acumulado un cuadro financiero muy delicado sino que además afronta —como el resto de Brasil— graves dificultades económicas. Siempre se caracterizó por tener una sociedad con altos niveles de desigualdad social, que precisamente fue lo que dio surgimiento a todo el movimiento de políticos evangelistas, muy fuerte producto de la inserción que tienen las iglesias en los conurbanos empobrecidos de las principales ciudades del Estado", indicó el politólogo.

    Tras firmar el decreto, Temer anunció  que la medida se justifica en "defender la integridad de la población, preservar el orden público y garantizar el funcionamiento de las instituciones". El mandatario sobrevoló el territorio carioca para supervisar el accionar de las tropas y anunció por Twitter que a un día de ejecutada su orden "disminuyó el índice de criminalidad, en especial del robo de cargas".

    Es la tercera vez en lo que va de 2017 que Río de Janeiro recibe apoyos desde las Fuerzas Armadas y de las Policías de otros Estados. Según Gómez Talavera, siempre existió un "piso de militarización de su seguridad". Sin embargo, los efectos de la crisis económica y la ingobernabilidad del Estado han profundizado este tipo de intervenciones "como vía de garantizar la seguridad ciudadana" en todo el territorio, aunque sobre todo en la capital, donde en los últimos días se pudieron ver tanques en las calles.

    "No es que ahora está entrando en una fase de violencia: siempre tuvo un piso de tensión social muy elevado, superior al de otros Estados, producto de diversos factores, muchos de carácter histórico. Tiene que ver con una mala administración de recursos, una mala planificación urbana y una gran desigualdad social, entre otros", puntualizó Gómez Talavera.

    Más aquí: La mitad de los brasileños tiene miedo de la policía

    De acuerdo con el experto en temas brasileños, el refuerzo de agentes provenientes de otros Estados es una respuesta "coyuntural y desesperada ante la ola de violencia que está padeciendo" Río de Janeiro, que calificó como "francamente dramática".

    Por otra parte, el actual gobernador carioca, Luiz Fernando Pezão, ha tenido "crecientes dificultades políticas para llevar adelante sus iniciativas" por la falta de coordinación con el Gobierno federal. Asimismo, el jerarca se encuentra bajo tratamiento por un linfoma, lo que lo ha obligado a apartarse de su cargo temporariamente.

    "Las diferencias y las negociaciones entre el Gobierno local y el central han sido más difíciles. Todo eso sumado resulta en que el cuadro actual de Río de Janeiro sea de crisis económica y de una muy compleja gobernabilidad política", resaltó el analista.

    Además:

    Tiroteos alejan de las aulas a miles de alumnos en Río de Janeiro
    Etiquetas:
    fuerzas armadas, patrullaje, policía, Gobierno de Brasil, Sérgio Cabral, Michel Temer, Luiz Fernando Pezão, Río de Janeiro, Brasil
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik