En directo
    América Latina
    URL corto
    0 10
    Síguenos en

    MONTEVIDEO (Sputnik) — América Latina y el Caribe lograron en la última década avances en la lucha por los derechos de las mujeres, pero es necesaria una implementación efectiva de la legislación para acabar con la violencia de género, dijo a Sputnik Nóvosti la directora para las Américas y el Caribe de ONU Mujeres, Lara Blanco.

    "Cuesta cambiar por la magnitud del problema. La región ha sido exitosa en cuanto a poner el tema de la violencia contra las mujeres en la agenda pública, se han ido generando sistemas nacionales (para erradicarla) y existen legislaciones en todos los países, pero el desafío está en asegurar el efectivo cumplimiento de la legislación y eliminar la impunidad en casos de feminicidio", señaló Blanco.

    Para cumplir este objetivo, continuó la representante de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), "se requieren medidas en ámbitos muy diversos, desde muchos sectores como la Justicia y la seguridad ciudadana, que tienen que operar como un sector decidido a poner freno a la violencia" contra la mujer.

    Blanco, quien participó este miércoles en Montevideo en un evento sobre igualdad de género, recordó que pese a la década de prosperidad económica que ha vivido la región, los resultados desde el punto de vista de la las mujeres "son insuficientes".

    "Se redujo la desigualdad y la pobreza, pero la brecha de género aún es enorme. Aun en épocas de bonanza a las mujeres no necesariamente les va tan bien", dijo Blanco durante su intervención.

    Respecto a la representación política de las mujeres en América Latina y el Caribe, en los últimos años "se han aprobado leyes de cuotas y los niveles de participación, en promedio, están por encima de cualquier otra región del mundo", sin embargo sigue habiendo "déficits", precisó a esta agencia la especialista.

    Las mujeres ocupan actualmente el 26 por ciento del total de los escaños legislativos en América Latina, una proporción que supera el promedio mundial del 22 por ciento, según un informe del Instituto para la Democracia y la Asistencia Electoral (IDEA, por sus siglas en inglés), organismo intergubernamental cuyo objetivo es promover la sostenibilidad de la democracia en todo el mundo.

    Mientras en Bolivia las mujeres constituyen más de la mitad de los legisladores, en Brasil solo una de cada 10 bancas es ocupada por una mujer.

    El resto de los países oscilan entre representaciones superiores al 40 por ciento (Nicaragua, México, Ecuador y Argentina) y parlamentos con una participación femenina que no supera el 20 por ciento (Panamá, Venezuela, Uruguay, Chile, Paraguay, Guatemala y Brasil).

    En ese sentido, "desde ONU Mujeres proponemos el concepto de democracia paritaria, ya no solo se trata de una cuota, sino de un Estado paritario", añadió Blanco.

    Preocupa Centroamérica

    El Triángulo Norte de América Central (El Salvador, Honduras y Guatemala) está sometido a una ola de corrupción y criminalidad sin precedentes, que ha llevado los índices de homicidios a los primeros lugares mundiales.

    Las tasas de feminicidio en esa subregión se sitúan en "10 por cada 10.000 habitantes", señaló Blanco, quien recordó que "por encima de 10 (muertes) se considera un problema de salud pública y eso es solo la punta del iceberg".

    En el evento "Igualdad de género: avances y desafíos de Uruguay en perspectiva regional" se reforzó el trabajo conjunto entre ONU Mujeres y el Instituto Nacional de las Mujeres de Uruguay a través de la firma de un acuerdo de cooperación para el período 2016-2019.

    Además:

    Violencia de género, la gran ausente en la agenda política latinoamericana
    En Brasil 13 mujeres mueren cada día víctimas de la violencia de género
    Feministas saludan ley contra violencia de género en Perú
    Etiquetas:
    violencia de género, ONU, Guatemala, Honduras, El Salvador
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook