En directo
    África
    URL corto
    Por
    0 30
    Síguenos en

    MOSCÚ (Sputnik) — Para el continente africano, ya afectado por el hambre y la extrema pobreza, la crisis del coronavirus podría tener consecuencias desastrosas.

    El jueves, 16 de abril, el presidente de Tanzania, John Magufuli, llamó en un tuit a sus conciudadanos a pasar los tres días siguientes "rezando a Dios Todopoderoso para que nos salve de la tragedia" del coronavirus.

    Un mes antes, Magufuli, que forma parte de aquellos políticos que se niegan a reconocer la gravedad del nuevo virus, declaró en una iglesia que "es la hora de consolidar nuestra fe y continuar rezando a Dios y no depender de las mascarillas".

    Hoy en día Tanzania tiene ya más de 250 casos del coronavirus y están aumentando. Pero dejando aparte el fervor católico de su presidente, la pregunta es ¿hasta qué punto este país y los demás estados africanos pueden permitirse el lujo de sacrificar sus economías para combatir la pandemia?

    Amenaza de magnitud

    El 22 de abril, el Centro Africano para el Control y la Prevención de Enfermedades (Africa CDC, en inglés) de la Unión Africana situó en más de 25.000 el número de los casos de coronavirus en África, con más de 1.200 muertes.

    Sin embargo, de acuerdo a la Comisión Económica para África de la ONU las víctimas mortales en el continente podrían llegar a 3,3 millones.

    "De 300.000 a 3,3 millones de habitantes de África podrían morir a causa del impacto directo del COVID-19", indicó en la nota que publicó la semana pasada precisando que el número final dependerá de las medidas que tomen los países.

    Sin embargo, es difícil que los países de África que son "especialmente vulnerables", según la comisión, puedan encarar la crisis de forma eficaz.

    El comunicado señala que el 56% de sus habitantes —salvo en los países del norte del continente— viven en chabolismos sobrepoblados con malas condiciones sanitarias y solo un 34% tiene instalaciones para poder lavarse las manos. El continente hace frente a peligrosas enfermedades como la tuberculosis o el sida, que bajan aún más las defensas de los africanos. Además, un 71% no tiene empleo oficial y no puede teletrabajar.

    La pandemia, recalca el texto, podría causar una desaceleración del crecimiento de entre 1,8 a 2,6%, lo que pondría a hasta 27 millones de personas en condiciones de extrema pobreza.

    El hambre acecha

    El 21 de abril ocho organizaciones humanitarias, entre ellas Oxfam y Save the Children, estimaron en unos 50 millones las personas en África Occidental que corren el riesgo de hambruna en los próximos meses.

    "Nosotros, los líderes de las organizaciones campesinas y las ONG internacionales hacemos un llamamiento a todos los gobiernos para controlar los precios, garantizar el suministro de alimentos de las granjas familiares y el transporte de mercancías a través de las fronteras, pero también para establecer redes de seguridad social para ayudar a los más vulnerables", señalan los firmantes de una declaración publicada en el sitio web de Oxfam International.

    Por su parte, el Programa Mundial de Alimentos de la ONU declaró que el hambre extrema en los países más pobres del mundo podría duplicarse.

    "La ONU advierte que, si no se toman medidas, se pueden enfrentar múltiples hambrunas de proporciones bíblicas en unos pocos meses", reza el comunicado.

    Entre los países que afrontaron hambre en 2019 y que, según la ONU, corren el riesgo de ver empeorar aún más su situación, varios son africanos.

    "En 2019, el 61% de la población de Sudán del Sur se encontraba en estado de crisis alimentaria o peor. Otros seis países tenían al menos el 35% de su población en estado de crisis alimentaria: Sudán, Yemen, República Centroafricana, Zimbabwe, Afganistán, República Árabe Siria y Haití", señala el texto.

    Mientras, el comisionado de paz y seguridad de la Unión Africana, Smail Chergui, comunicó en una entrevista a Sputnik la semana pasada que la pandemia de coronavirus puede provocar también un aumento de criminalidad y reforzar la actividad de las células terroristas.

    Respuesta africana...

    Chergui señaló que su organización está desplegando personal médico voluntario en sus Estados miembros más vulnerables.

    "Primero creamos un fondo para combatir el COVID-19, donde ahora [hay casi] 20 millones de dólares (…) también hay un fondo para el Centro Africano para el Control y Prevención de Enfermedades destinado a tareas específicas", dijo.

    Agregó que la Unión Africana ya distribuyó dos lotes de equipos médicos procedentes de China entre los países miembros.

    La Unión Africana busca opciones para ayudar a las economías de países africanos, recalcó.

    Agregó que la organización quisiera lograr que las deudas de los países miembros se condonen, en vez de la moratoria de pagos por ocho meses que acordaron los países del G20.

    ...e internacional

    El 17 de abril, el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional instaron en un comunicado conjunto a movilizar fondos para ayudar a los países africanos.

    "Hasta el momento, hemos brindado apoyo de emergencia a 30 países de África, que se irá incrementando, y seguiremos promoviendo el alivio de la deuda y el aumento de los recursos, sobre todo para los países más afectados por la COVID-19", declaró David Malpass, presidente del Grupo Banco Mundial, citado en el texto.

    El comunicado indica que las dos organizaciones movilizaron 57.000 millones de dólares de acreedores oficiales y 13.000 millones de fondos privados para ayudar a África, sin embargo señala que para combatir la pandemia el continente necesita 44.000 millones más.

    Por su parte, el secretario general de la ONU, António Guterres estimó el importe necesario en 200.000 millones de dólares.

    "No se trata solo de una pandemia sanitaria. Es una pandemia para el empleo. Una pandemia humanitaria. Una pandemia para el desarrollo”, subrayó al llamar al FMI y el Banco Mundial a aliviar la “enorme deuda de los países más pobres".

    Unos días antes, la directora gerenta del FMI, Kristalina Georgieva, anunció que el organismo destinará 500 millones de dólares para liberar del pago de servicios de deuda a 25 países, de los cuales 20 son africanos.

    Madagascar que figura en este listado empezó mientras tanto a comercializar un remedio tradicional a base de artemisia para combatir el coronavirus.

    Etiquetas:
    coronavirus, pandemia de coronavirus, pandemia, África
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook