Widgets Magazine
En directo
    El Corán

    Dos ONG instan a poner fin a la mendicidad forzada de los niños talibés en Senegal

    CC0 / Pixabay
    África
    URL corto
    0 0 0

    MOSCÚ (Sputnik) — Defensores de derechos humanos instaron a las autoridades de Senegal a poner fin a los abusos contra los llamados talibés, niños alumnos de escuelas coránicas que se ven forzados a mendigar en las calles.

    La ONG Human Rights Watch (HRW) estima que "más de 100.000 niños talibés en Senegal son obligados por sus maestros coránicos, también conocidos como marabouts, a mendigar diariamente por dinero, comida, arroz o azúcar". "Muchos fijan cuotas de mendicidad e imponen castigos y palizas, a menudo severas, en caso de incumplimiento", señala HRW en un comunicado emitido este martes.

    Según la directora adjunta de la División de África de HRW, Corinne Dufka, "los niños talibés inundan las calles, sufren terribles abusos y mueren como consecuencia de los abusos y la negligencia".

    "Las autoridades senegalesas dicen estar comprometidas con la misión de proteger a los niños y poner fin a la mendicidad forzada de los niños. Pero entonces, ¿por qué siguen operativas tantas daaras [madrazas] abusivas, explotadoras y peligrosas?", inquirió.

    Junto con la Plataforma senegalesa para la Promoción y Protección de los Derechos Humanos (PPDH), Human Rights Watch documentó los abusos en un informe de 71 páginas, resultado de entrevistas con más de 150 personas, entre ellas talibés o antiguos talibés, maestros coránicos, trabajadores sociales, expertos en protección infantil y funcionarios gubernamentales.

    Además: El 2019 pone a prueba la democracia en África

    "En total, 63 de los 88 talibés entrevistados para el informe dijeron que su maestro coránico los había obligado a mendigar por una cuota diaria que oscilaba entre los 100 y 1.250 francos CFA (US$0,20-$2,20). Human Rights Watch y PPDH observaron cicatrices y heridas en varios niños que denunciaron haber sufrido abusos", dice la nota de prensa.

    Fundada en 1978 y con sede en Nueva York, la ONG Human Rights Watch vigila la observancia de los derechos humanos en más de 70 países.

    En su sitio web, la organización sostiene que no acepta fondos del gobierno de forma directa o indirecta, o apoyo de ningún donante privado que pudiera comprometer su objetividad e independencia.

    Uno de sus mayores donantes, sin embargo, es el magnate financiero George Soros, patrocinador de varias fundaciones que aportaron dinero para las llamadas revoluciones de colores en diversos países.

    En 2010, Soros anunció una donación de 100 millones de dólares en el transcurso de 10 años para Human Rights Watch.

    Etiquetas:
    niños, religión, islam, Human Rights Watch, Senegal
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik