En directo
    Una sudafricana partidaria del partido izquierdista radical (imagen referencial)

    El 2019 pone a prueba la democracia en África

    © REUTERS / Siphiwe Sibeko
    Firmas
    URL corto
    Luis Rivas
    0 40

    África celebrará en 2019 más de 15 elecciones presidenciales o legislativas. Citas con la democracia representativa que en el continente provocan más escepticismo que ilusión, ante la falta de transparencia en comicios que, salvo excepciones, otorgan pocas posibilidades de victoria a los opositores.

    ¿Está África condenada a sufrir la falta de libertades democráticas que faciliten la llegada al poder de fuerzas opositoras? ¿Las elecciones tienen algún valor cuando cada anuncio de resultados refleja los intereses de los gobernantes en plaza? ¿Se puede seguir justificando la difícil gobernabilidad en la herencia colonial y los intereses de las antiguas metrópolis?

    La realidad obliga a ser poco optimista. Si 2019 será una prueba para casi 20 países africanos, 2018 finalizó con una nota amarga. La República Democrática de Congo (RDA), celebró unos comicios que oficialmente dieron la victoria a un conocido opositor, Felix Tshisekedi, que hereda así el puesto del antiguo mandatario y enemigo político, Joseph Kabila, que no podía presentarse a una tercera elección.

    El problema es que otro dirigente opositor, Martin Fayulu, denunció lo que considera un 'putsch electoral'. Y en su demanda, fue apoyado por países como Francia, cuyo Ministro de Exteriores, Jean-Yves Le Drian, otorgó credibilidad al denunciante para después cambiar de postura oficial.

    Tema relacionado: Madagascar y Congo pavimentan el camino democratizador de África

    Celebradas sin observadores internacionales, solo el trabajo de certificación de la iglesia católica local actuó como garante de limpieza electoral, y la opinión de esos observadores locales fue definitiva: Fayulu contaba con más votos que su rival, entronizado como nuevo presidente ante el silencio culpable de la comunidad internacional. Triste final cuando se pretendía que la RDC viviera la primera alternancia política pacífica de su historia.

    Senegal: opositores ilegalizados

    Senegal será el siguiente país en acercarse a las urnas, el próximo 24 de febrero y nada permite deshacerse del escepticismo, por decirlo suavemente. El actual presidente y candidato a la reelección tras sietes año de mandato, Macky Sall, ha sido acusado por la oposición de eliminar a sus dos principales rivales. El primero, Karim Wade, he tenido que exiliarse en Catar. El segundo, Jalifa Sall (nada que ver con el presidente), fue condenado a cinco años de prisión por supuesto fraude y, aunque obtuvo la gracia del mandatario, no puede presentarse a las elecciones.

    Argelia: el enigma buteflika

    En Argelia las presidenciales se celebrarán el 18 de abril y a menos de tres meses de la fecha, todo el país aguarda saber si el actual presidente, Abdelaziz Buteflika, de 81 años y gravemente enfermo, se presenta a un quinto mandato tras 20 años en el poder. Esperando la decisión de palacio, nadie osa a lanzarse a competir con Buteflika y pocos dudan de que, a pesar de su mermado estado de salud, confirme su candidatura.

    Un movimiento ciudadano denominado Muwatana, dirigido por antiguos responsables gubernamentales, ha llamado a los eventuales candidatos a retirarse si Buteflika opta a la reelección. Con ello, buscan deslegitimar el escrutinio.

    Además: Más de 100 personas aspiran a participar en las presidenciales en Argelia

    El general retirado, Ali Guediri, juzga que si la oposición se retira de la carrera presidencial hace un favor a Buteflika y él mismo se presenta como candidato. Guediri ha denunciado que la persona que rige los destinos de su país no es Buteflika, sino el jefe del Estado Mayor, Gaid Salah.

    La jefatura del ejército, los responsables de los servicios secretos y los allegados al actual presidente hace tiempo que trabajan en la Argelia postButeflika, pero esas transacciones están lejos del conocimiento ciudadano, como es habitual.

    Guediri ya ha empezado a ser denunciado como próximo a Washington. Él reivindica que es el miembro del ejército argelino que posee más diplomas militares y universitarios. "Mi nombre", declaró recientemente por su parte, "está grabado en el mural de la Academia militar de Moscú, junto con oficiales del mundo entero." Ali Guediri ha lanzado su campaña sin pelos en la lengua: "los que gobiernan han confiscado el país para que la democracia a la que aspiramos no vea nunca el día".

    Túnez: frágil "Primavera"

    En la vecina Túnez parecería más claro que los dos políticos que han dirigido el país desde la llamada Revolución de Jazmín, acepten la jubilación sin la resistencia de su entorno.

    El presidente Beji Caid Esebsi, de 97 años, puede dejar la plaza a otro candidato de Nidaa Tounes, el partido laico que ha gobernó en alianza con sus "enemigos" de Enhada, la formación islamista de Rached Gannuchi (77 años), durante cuatro años. Las dos fuerzas principales surgidas de la "Primavera tunecina" serán desafiadas por otra, formada por centristas e independientes que quieran poner en pie un partido "a lo Macron".

    Más: Presidente de Túnez prorroga el estado de emergencia en el país

    Nigeria: dura batalla para Buhari

    Nigeria, una de las potencias económicas del continente, deberá renovar su Parlamento y su Presidencia. En el poder desde 2015, el general Muhamadu Buhari, quiere renovar mandato, a pesar de un balance económico y social no muy reluciente, en especial, el aumento del desempleo y el freno al desarrollo de la clase media en un país donde, a pesar de su riqueza, el 60% de la población vive en situación de pobreza.

    Su principal rival es un empresario y antiguo colaborador, Atiku Abubakar, quien insistirá sobre los aspectos socioeconómicos y el espectacular fraude consecuencia de la corrupción, a la que el actual presidente también declaró la guerra.

    Suráfrica: test para el ANC

    Otra potencia económica regional, Suráfrica, irá a las urnas en mayo para celebrar unas elecciones legislativas que muchos presentan como una prueba para medir el desgaste del Congreso Nacional Africano (ANC por sus siglas en inglés) tras la dirigencia de Jakob Zuma, obligado a dejar la presidencia por múltiples escándalos financieros y políticos. Ciryl Ramaphosa, un histórico del ANC, en el poder desde el fin del apartheid en 1991, será el encargado de intentar salvar la hegemonía del partido de Nelson Mandela.

    Países vecinos de Suráfrica, donde el partido en el poder se ha mantenido desde el acceso a la independencia —Mozambique, Namibia o Botswana— verán confrontada su fuerza en las urnas.

    En el caso de Mozambique, dentro y fuera del país se espera que los comicios sirvan para sellar definitivamente la paz entre las dos fuerzas históricas, el Frelimo (Frente de Liberación Nacional de Mozambique), en el poder, y la Renamo (Resistencia Nacional de Mozambique).

    Además de los citados, otros países, como Libia, Guinea Bissau, Comores, Benin, Mauritania, Malawi, Chad, Camerún, Madagascar o Mauricio atraerán la atención regional e internacional por celebrar elecciones.

    Opinión: "China es la única posibilidad de crecimiento que tiene África"

    Más de la mitad del continente vive además bajo la amenaza del yihadismo, que sin duda aprovechará también los focos mediáticos para incrementar y extender sus acciones. Un panorama poco alentador para una juventud africana dividida entre su deseo de desarrollarse en su país o perder toda esperanza y lanzarse al exilio. Como hasta ahora.


    LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE SPUTNIK

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Etiquetas:
    elecciones, política, Nigeria, Túnez, Senegal, Argelia, Sudáfrica, África