Se ha registrado correctamente
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a
América Latina
Desde el Río Bravo hasta Tierra del Fuego, noticias, reportajes y análisis sobre la realidad latinoamericana

Indígenas y Gobierno ecuatoriano en un diálogo frágil y con amenaza de protestas

© AFP 2021 / Rodrigo BuendiaGuillermo Lasso, presidente de Ecuador
Guillermo Lasso, presidente de Ecuador - Sputnik Mundo, 1920, 26.08.2021
Síguenos en
QUITO (Sputnik) — La sombra de las protestas de octubre de 2019 mantiene al nuevo Gobierno ecuatoriano, liderado por Guillermo Lasso, en cautela y estudiando a uno de sus posibles más grandes rivales: el movimiento indígena.
A pesar de que ya se empieza hablar de un diálogo entre el Gobierno y la Confederación de Nacionalidades Indígenas (Conaie), en Ecuador se siente la fragilidad de esa negociación y algunos analistas no dudan en afirmar que a mediano plazo pueda repetirse lo que ocurrió durante la administración de Lenín Moreno (2017-2021).
El presidente de la Conaie, Leonidas Iza, fue bastante claro cuando afirmó, en entrevista con Sputnik, que si el Gobierno no flexibiliza su postura, irán por la movilización social.
"Estamos esperando la voluntad del Gobierno. Si no, tenemos el derecho a la resistencia en al artículo 98 de la Constitución. Para que se no lleguen a los niveles de violencia que se desató en octubre (de 2019) mucho dependerá de la sensatez que tome el Gobierno frente a una crisis económica que sentimos más los sectores populares", dijo Iza a Sputnik.
En la misma sintonía, el sociólogo ecuatoriano, profesor e investigador de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO), Franklin Ramírez, dijo a Sputnik que se ven "rispideces" por venir entre el Gobierno y el movimiento indígena.
"Podrían suceder las mismas protestas del 2019 a largo plazo. Si en el próximo año Lasso decide acelerar la privatización de la seguridad social, de la banca pública y arrancar la máquina de las reformas económicas, seguramente se produzca una manifestación pública y que el movimiento indígena salga de sus posiciones más conciliadoras. Ahí me parece que el conflicto social va a estallar con mucha fuerza", agregó.
Iza fue uno de los líderes de las protestas que durante 12 días, en octubre de 2019, convulsionaron a Ecuador y paralizaron completamente a la capital del país, en la que se dieron actos vandálicos, incluida la quema del edificio de la Contraloría de la nación.
Esas protestas fueron en rechazo a la decisión del Gobierno de Moreno de eliminar los subsidios a los combustibles, que posteriormente fue derogada para terminar con las movilizaciones que dejaron al menos 12 personas muertas.

Reclamos

Por otro lado, Iza resaltó que la Conaie históricamente ha tenido autonomía política y que frente al Gobierno de Lasso va a exigir que se cumpla con los derechos y demandas de la clase popular y de sectores organizados.
Afirmó que sus reclamos parten de las "demandas más sentidas en el sector popular", como son el precio del combustible, los procesos de apertura a la minería, la privatización o los tratados de libre comercio.
"Hemos sido claros: el pueblo ecuatoriano votó por un cambio, votó por el libre ingreso a las universidades, pero nunca votó por el aumento de los combustibles, jamás apoyo las privatizaciones. Por eso nos preocupa que el Gobierno de Lasso siga sosteniendo la política de Moreno que permite el incremento de los combustibles", agregó.
"Estamos esperando la voluntad del Gobierno. Si no, tenemos el derecho a la resistencia en al artículo 98 de la Constitución. Para que se no lleguen a los niveles de violencia que se desató en octubre (de 2019) mucho dependerá de la sensatez que tome el Gobierno frente a una crisis económica que sentimos más los sectores populares", dijo Iza a Scia.
"El presidente tiene que entender que el pueblo no lo votó por esas políticas sino por un cambio. Si fuera así, seguramente no lo hubieran votado. Apostamos al diálogo, pero si el Gobierno no flexibiliza el tema de los combustibles, vamos a apostar por la movilidad social. Esto no depende de lo que digamos los dirigentes sino de la cruda realidad del pueblo ecuatoriano. No es solo un tema de indígenas, es un problema de las clases populares", afirmó.

Fragmentación y diálogo

Por su parte, Ramírez consideró que en este momento los indígenas y el Gobierno están estudiando cómo se configurarán sus relaciones.
"En principio, el Gobierno fue muy agresivo con la figura de Iza, que fue clave en las protestas de 2019. Una vez que fue elegido, bajaron el tono y ahora están abiertos al diálogo (…) El Ejecutivo tiene voluntad de diálogo, pero no ha bajado su discurso contra toda movilización y ha despreciado las demandas del movimiento indígena", agregó.
Lasso reiteró el 11 de agosto que su Gobierno no va a eliminar ningún decreto que permita el incremento del precio de los combustibles.
"No vamos a derogar, no lo vamos hacer. Eso le causaría un grave daño al Ecuador. Si lo derogamos se cae lo que hemos logrado en materia económica y de imagen internacional. Sube el riesgo país, las tasas de interés y se pierde más dinero de lo que puede costar el ajuste del precio de combustibles cada mes. Seamos sensatos", dijo Lasso al portal 4Pelagatos.
Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала