Se ha registrado correctamente
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a
América Latina
Desde el Río Bravo hasta Tierra del Fuego, noticias, reportajes y análisis sobre la realidad latinoamericana

Autos antiguos en Cuba: un museo rodante que sobrevive a todo

© AFP 2021 / Yamil LageCoche estadounidense en La Habana, Cuba
Coche estadounidense en La Habana, Cuba - Sputnik Mundo, 1920, 15.03.2021
Síguenos en
LA HABANA (Sputnik) — Una de las principales atracciones para los turistas que visitan Cuba son los miles de automóviles antiguos que circulan por las calles de la isla, y de los que dependen económicamente muchos cubanos.
Según cálculos de expertos, actualmente circulan en Cuba unos 60.000 automóviles fabricados entre los años 1930 y 1958, la mayoría de ellos de factura estadounidense, y que hoy, con más de siete u ocho décadas de uso, prestan servicios como taxis privados, un importante paliativo para enfrentar la crisis de transporte público que sufre la isla.
En las calles y carreteras cubanas pululan coches de diferentes marcas y años de fabricación, entre ellos los Chevrolet —quizás los más populares—, pero se encuentran además varios modelos y diseños de Dodge, Plymouth, Ford, Packard, Oldsmobile, Buick, Studebaker y otros, aunque el gracejo popular los rebautizó a todos como almendrones, y a sus conductores como boteros.
En 1958, Cuba era el sexto país del mundo con el mayor promedio de automóviles por habitante, solo superada por EEUU, Canadá, Reino Unido, Venezuela y la entonces Alemania Occidental, según cuenta el periodista e investigador Ciro Bianchi, estadística que justifica, más de 60 años después, la presencia de este "arcoíris" automovilístico.
Otro detalle que marca la supervivencia de estos coches en Cuba, considerados como antigüedades en el resto del mundo, es la inexistencia de tiendas especializadas donde comprar nuevos autos privados en las últimas seis décadas, incluso partes o piezas de repuesto.
Solo en los últimos años, y con precios exorbitantes que se mueven entre los 34.000 y 80.000 dólares, el Estado cubano vende automóviles al sector privado, muchos de ellos con varios años de uso en el sector turístico y que en otros mercados internacionales se cotizarían hasta tres veces más baratos.
Entonces, la gran pregunta es: ¿cómo se mantienen en uso tantos automóviles que, por lógica, ya debían ser chatarra?

Resucitar al moribundo

Sputnik salió tras la respuesta a esta interrogante, y conversó con un joven chofer nombrado Rosmel Monserrate, que mantiene "vivo" en La Habana a un Oldsmobile Super 88 Sedan Holiday del año 1956, y que le sirve como instrumento de trabajo para transportar pasajeros en condición de taxi.
"Este carro ya tiene 65 años rodando todos los días, y aunque originalmente fue fabricado en EEUU, hoy puedo asegurarte que es un 'híbrido internacional' porque tiene piezas y partes de vehículos de EEUU, Corea, Japón, la ex Unión Soviética [URSS], Rusia, y China. Algo así como el carro de las Naciones Unidas", comenta mientras sonríe.
"Lo único que conserva de su modelo original —asegura— es la carrocería y el chasis, porque se le han tenido que adaptar muchas piezas, entre ellas el motor".

"Internacionalización" del automóvil

Monserrate explicó a Sputnik que al cambiar el motor original norteamericano V-8 de gasolina, adaptarle un nuevo motor de petróleo de cuatro cilindros y una caja de velocidades, ambos de Hyundai (Corea), hubo que readaptar el diferencial y los paquetes de muelles para que fueran compatibles con el nuevo motor.
"En mi caso tuve entonces que adaptar un diferencial de Toyota (Japón), mientras que la barra de transmisión de la caja de velocidades al diferencial es de UAZ-469 (antigua Unión Soviética)", señaló.
En la larga explicación de "innovación tecnológica", Sputnik supo que al Oldsmobile también hubo que hacerle adaptaciones en el sistema de frenos, se mantuvieron las bandas de frenado de Toyota en el eje trasero, pero en el eje delantero, al colocar un motor de más fuerza, se le colocaron frenos de Hyundai (Corea del Sur).
"Todas estas innovaciones se logran hacer con la experiencia y pericia de torneros, chapistas y mecánicos que readaptan las piezas, ajustan las formas de acople entre unas y otras, aun cuando la procedencia no es la misma", subrayó.
En el caso de las carrocerías —agregó el joven conductor—, al menos dos veces al año hay que hacerle reparaciones, pues se dañan por las altas temperaturas del Trópico, el salitre, dada la proximidad del mar, y los años de uso y desgaste.
© Sputnik / Miguel Fernández MartínezRosmel Monserrate, junto a su Oldsmobile Super 88 sedan Holiday 1956
Rosmel Monserrate, junto a su Oldsmobile Super 88 sedan Holiday 1956 - Sputnik Mundo
1/7
Rosmel Monserrate, junto a su Oldsmobile Super 88 sedan Holiday 1956
© Sputnik / Miguel Fernández MartínezOldsmobile Super 88 sedan Holiday 1956
Oldsmobile Super 88 sedan Holiday 1956 - Sputnik Mundo
2/7
Oldsmobile Super 88 sedan Holiday 1956
© Sputnik / Miguel Fernández MartínezOldsmobile Super 88 sedan Holiday 1956
Oldsmobile Super 88 sedan Holiday 1956 - Sputnik Mundo
3/7
Oldsmobile Super 88 sedan Holiday 1956
© Sputnik / Miguel Fernández MartínezOldsmobile Super 88 sedan Holiday 1956
Oldsmobile Super 88 sedan Holiday 1956 - Sputnik Mundo
4/7
Oldsmobile Super 88 sedan Holiday 1956
© Sputnik / Miguel Fernández MartínezRealizando el mantenimiento del motor
Realizando el mantenimiento del motor - Sputnik Mundo
5/7
Realizando el mantenimiento del motor
© Sputnik / Miguel Fernández MartínezRealizando el mantenimiento del motor
Realizando el mantenimiento del motor - Sputnik Mundo
6/7
Realizando el mantenimiento del motor
© Sputnik / Miguel Fernández MartínezRealizando el mantenimiento del chasis
Realizando el mantenimiento del chasis - Sputnik Mundo
7/7
Realizando el mantenimiento del chasis
1/7
Rosmel Monserrate, junto a su Oldsmobile Super 88 sedan Holiday 1956
2/7
Oldsmobile Super 88 sedan Holiday 1956
3/7
Oldsmobile Super 88 sedan Holiday 1956
4/7
Oldsmobile Super 88 sedan Holiday 1956
5/7
Realizando el mantenimiento del motor
6/7
Realizando el mantenimiento del motor
7/7
Realizando el mantenimiento del chasis
Respecto a los accesorios, este "reluciente" Oldsmobile con 65 años de uso, tiene luces intermitentes traseras de Gaz 69 y delanteras de Lada, el claxon y los faroles delanteros de UAZ-469 (los tres de la exURSS), la palanca de velocidades es de Hyundai (Corea) y los cables que van a la caja de velocidad son de Toyota (Japón).
Otras adaptaciones fueron la bomba de frenos y su potenciador (Power Brake), que es de las camionetas JMC (China), que ahora planea cambiar por otra, pero de vehículos GWM (también chino), y el embrague (clutch) es una combinación con piezas japonesas de Toyota y coreanas de Hyundai.
El coche de los sueños: el legendario 'kópek' soviético cumple 50 años - Sputnik Mundo, 1920, 19.04.2020
El coche de los sueños: el legendario 'kópek' soviético cumple 50 años
A su vez, las cubiertas de las luces traseras fueron moldeadas por un artesano que trabaja el plástico, porque las originales estaban dañadas, y el parabrisas fue sustituido con uno artesanal de vidrio que también se construye en Cuba por emprendedores privados.
"Aprendí mecánica mirando a otros como lo hacían —enfatiza Rosmel Monserrate, que es técnico graduado en refrigeración—, y embarrándome las manos de grasa. Recuerdo que una vez se me rompió el carro cerca de la medianoche, en plena vía pública lejos de mi casa, y un buen samaritano se detuvo y me ayudó, y con él, aprendí a solucionar ese problema. Así me ha ido pasado con otros, y poco a poco se cómo resolver los problemas mecánicos y eléctricos que pueda tener el carro".
Agregó que mantener un vehículo de ese tipo como corresponde requiere de mucho esfuerzo y "estar encima de él" todo el tiempo. "Primero por lo viejo que son —dijo—, y a eso únele que las calles en Cuba están en muy malas condiciones, hay muchos huecos y eso resiente a estos carros viejos".

Uso y circulación

El viejo Oldsmobile circula diariamente entre 350 y 500 kilómetros diarios, ya que es usado como taxi, y utiliza alrededor de 40 litros de petróleo por día.
"A veces la gente piensa, de acuerdo a los precios que se cobran, que los taxistas privados se hacen ricos, y no saben que cada mes hay que destinarle más del tercio de las ganancias a reparaciones o cambios de piezas para mantenerlos activos", especificó.
A eso se une que los vendedores de piezas de repuesto y accesorios han aumentado escandalosamente los precios, muchos de ellos personas que viajan a países donde pueden comprar piezas de repuesto y después las revenden en Cuba en cuatro o cinco veces de su valor original.
Para Rosmel, su Oldsmobile durará "cien años". "Mientras le pueda adaptar piezas —aseguró categórico—, él seguirá transitando en La Habana, como el primer día".
Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала