Se ha registrado correctamente
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a
América Latina
Desde el Río Bravo hasta Tierra del Fuego, noticias, reportajes y análisis sobre la realidad latinoamericana

Bolsonaro aleja el fantasma del "impeachment"… de momento

© AP Photo / Eraldo PeresJair Bolsonaro, presidente de Brasil, habla por teléfono móvil
Jair Bolsonaro, presidente de Brasil, habla por teléfono móvil - Sputnik Mundo, 1920, 10.02.2021
Síguenos en
RÍO DE JANEIRO (Sputnik) — En algún rincón de la Cámara de Diputados de Brasil hay un cajón con más de 60 peticiones de "impeachment" contra Jair Bolsonaro. Los últimos en pedir la apertura de un proceso de destitución fueron un grupo de médicos y científicos, esta misma semana. No obstante, de momento, el mandatario no tiene por qué preocuparse.
Los argumentos que subrayan su cuestionada gestión de la pandemia del nuevo coronavirus, además de otros presuntos "crímenes de responsabilidad" (como la instigación al ataque a las instituciones democráticas, entre muchos otros) seguirán durmiendo en un cajón por una razón muy clara: Bolsonaro consiguió hacerse con el control del Congreso Nacional.
Jair Bolsonaro, presidente de Brasil - Sputnik Mundo, 1920, 08.02.2021
América Latina
Científicos brasileños presentan al Parlamento solicitud de juicio político a Bolsonaro
Con la oposición algo dividida y con traiciones de última hora en el centro-derecha, la balanza se decantó hacia el candidato bolsonarista, que ahora, en la presidencia de la Cámara, es quien tendrá la llave para iniciar un eventual proceso de "impeachment", algo que parece más improbable que nunca.
Para lograr este triunfo político (quizá el más importante en lo que va de legislatura), el Gobierno desembolsó millones de reales a través de enmiendas para "comprar" el voto de los parlamentarios (un procedimiento legal, aunque de ética dudosa) y prometió cargos en ministerios y empresas estatales.

El "centrão"

Los "nuevos amigos" de Bolsonaro en el Parlamento son unos viejos conocidos de la política brasileña, el llamado "centrão", una sopa de letras de varios partidos sin ideología clara (se les llama de "centro" por descarte) que tanto apoyan a gobiernos de izquierda como de extrema derecha. Se trata de repartir poder a cambio de gobernabilidad, la "vieja política" que tanto criticaba Bolsonaro.
Dilma Rousseff, expresidenta de Brasil - Sputnik Mundo, 1920, 29.01.2021
América Latina
La expresidenta Rousseff cree que la democracia brasileña está "totalmente corrompida"
Los analistas políticos coinciden en que el giro de guion en el Congreso Nacional es una victoria total para Bolsonaro: de momento, la agenda de reformas económicas, encallada desde hace tiempo, parece que echa a andar, y también hay sintonía entre el ejecutivo y el legislativo sobre el regreso de las ayudas de emergencia para los brasileños más vulnerables.
En principio se abre un periodo de concordia entre los poderes que nada tiene que ver con los primeros meses del Gobierno de Bolsonaro, que cargaba continuamente contra los parlamentarios porque "no le dejaban gobernar". Esa idea caló en los ambientes bolsonaristas más radicales, que exculpaban a su aclamado líder de cualquier cosa, culpando automáticamente a un presunto bloqueo del Congreso Nacional. A partir de ahora, esa excusa ya no vale.

Un triunfo a corto plazo

No obstante, habrá que ver hasta cuándo dura esta "luna de miel". El "centrão" pasará la factura de su apoyo y puede frustrarse si el gobierno no cumple con sus expectativas en el reparto del pastel. Ya se especula con una reforma en los ministerios para abrir acomodar a los nuevos aliados.
Jair Bolsonaro, presidente de Brasil - Sputnik Mundo, 1920, 26.01.2021
América Latina
Líderes cristianos de Brasil presentan petición de 'impeachment' contra Bolsonaro
Otro factor decisivo será la popularidad del presidente. Las últimas encuestas, de finales de enero, apuntaron una caída sustancial del apoyo. Para el 40% de brasileños, la gestión del gobierno de Bolsonaro es "mala o pésima", ocho puntos más que en diciembre.
Bolsonaro sigue manteniendo una base fiel de seguidores, alrededor del tercio de los brasileños, pero el descontento empieza a crecer, en forma de tímidas manifestaciones en caro en las últimas semanas. Si ese movimiento toma fuerza, la presión de las calles aumenta, y la economía (y las vacunas) no acaban de despegar, los partidos del "centrão" no tendrán reparos en mirar hacia otro lado y dejar solo a su nuevo amigo.
Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала