Se ha registrado correctamente
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a
 - Sputnik Mundo
Internacional
Todas las noticias mundiales en un mismo portal informativo. Sigue de cerca lo que pasa en diferentes regiones del mundo.

Japón, Hirohito y el fin de la II Guerra Mundial

© AP Photo / C.P. GorryEl general estadounidense Douglas MacArthur (izquierda) observa cómo el canciller japonés, Manoru Shigemitsu, firma el acta de rendición
El general estadounidense Douglas MacArthur (izquierda) observa cómo el canciller japonés, Manoru Shigemitsu, firma el acta de rendición - Sputnik Mundo
Síguenos en
MOSCÚ (Sputnik) — La capitulación incondicional de la Alemania nazi, el 8 de mayo de 1945, parecía el fin total e inminente de la Segunda Guerra Mundial, pero el imperio japonés mantuvo el conflicto por tres meses más porque el emperador Hirohito quería conservar el poder, una decisión que se saldó con la muerte de cientos de miles de personas.

La caída de Berlín a manos de las tropas soviéticas y el avance de los aliados desde el frente occidental dejaban claro que el conflicto llegaba a su epílogo, pero, pese a todo, en el Pacífico continuó una cruenta guerra, cuyo fin tuvo que esperar por otros acontecimientos no menos importantes.

La batalla de Berlín durante la Segunda Guerra Mundial (archivo) - Sputnik Mundo
Segunda Guerra Mundial: 81 años del mayor conflicto armado en la historia
En ese tiempo, Estados Unidos, que estaba ansioso por probar en el terreno sus nuevas bombas atómicas, lanzó dos de ellas sobre las ciudades de Hiroshima y Nagasaki, con un saldo de muertos superior a los 200.000, más allá de los que dejaban cada día los bombardeos convencionales sobre otras ciudades, entre ellas Tokío.

De un golpe —o de dos— Washington le demostró al mundo que iba a salir de la contienda con capacidad militar suficiente para ejercer el control global en los próximos años, en lo que fue apenas el inicio de una pugna que llevó a varias naciones a hacerse de un importante arsenal nuclear, sobre todo Estados Unidos y la Unión Soviética.

Las maniobras de Hirohito

Japón sabía que había perdido la guerra y que el golpe final sería cuestión de tiempo, pero el emperador Hirohito y sus principales asesores y miembros de la cúpula de poder buscaban alguna circunstancia favorable que les permitiera conservar sus puestos, incluso el sistema de gobierno.

Un soldado japonés en Hiroshima después del ataque nuclear de EEUU - Sputnik Mundo
Hiroshima nunca más: 75 años de una tragedia que no debe repetirse
Según algunos estudiosos, varios personajes cercanos a Hirohito le propusieron en numerosas ocasiones que capitulara, pero las propuestas no fueron tan sólidas o tropezaron con la posición inquebrantable del emperador, que quería, a toda costa, mantenerse en el poder más allá del final del conflicto y mantener viva la monarquía.

Contrario a lo que sucedió con Alemania, Japón quería condiciones, pero Washington se opuso desde el primer momento, y aunque al final las condiciones de los nipones no fueron aceptadas, fue Estados Unidos quien hizo todo lo posible porque se cumplieran, tal vez porque intuyó desde entonces que vendrían tiempos de pugnas difíciles con los soviéticos y querían tener a los japoneses de su lado.

Al final, Hirohito, quien había llegado al poder en 1926, logró sobrevivir a la guerra y permaneció en el trono hasta su muerte en 1989, tiempo en el cual se convirtió en un importante aliado del país que destruyó muchas de sus ciudades, pero sobre todo las de Hiroshima y Nagasaki con dos bombas atómicas.

Las consecuencias de su política guerrera

Para muchos de sus historiadores, el emperador japonés no era la cabeza de la política hostil de su país, que lo llevó a la invasión de Manchurria en 1931, o a la guerra con China desde 1937 a 1945, o a la ocupación de la parte francesa de Indochina en 1940. Para los estudiosos, el general Hideki Tojo y un séquito de militares de alto rango estuvieron siempre detrás de las acciones de Tokío, aunque a algunos siempre les cuesta creer que "su graciosa majestad" estuviera al margen de todo.

Los marines soviéticos en Port Arthur, China (archivo) - Sputnik Mundo
La guerra entre la URSS y Japón: cómo el Ejército Rojo puso de rodillas al imperialismo nipón
Es poco probable que la decisión de incorporarse en 1940 al eje que formaban Alemania e Italia, fuera solo de Tojo y de los otros generales. Incluso el ataque por sorpresa a la base estadounidense de Pearl Harbor, en 1941.

Estas acciones condenaron al imperio japonés, pero Hirohito salvó la vida gracias al general estadounidense Douglas MacArthur, quien, una vez terminada la contienda, hizo todo lo posible por no llevarlo a un consejo de guerra junto con los otros generales, e intercedió con el presidente Harry Truman para colocarlo al frente del proceso de reconstrucción de Japón.

Hirohito, a cambio, manifestó su disposición de colaborar con las tropas de ocupación, en el inicio de una relación que convertiría a Tokío y Washington en aliados, y que se extendió más allá de la muerte del emperador, en 1989.

Acta de rendición, fin de la guerra

La rendición de Japón y, por ende, el fin de la Segunda Guerra Mundial, se firmó el 2 de septiembre de 1945 en la cubierta de la fragata estadounidense USS Missouri, anclada en la bahía de Tokío, con la presencia de representantes de los ejércitos aliados y con la ausencia del emperador japonés.

© AP PhotoJapanese surrender signatories are shown arriving on board the USS Missouri in Tokyo Bay, September 2, 1945 to participate in surrender ceremonies. Left to right, front row: Minister Mamoru Shigemitsu, who signed on behalf of the Emperor, and Gen. Yoshijiro Umezu, who signed on behalf of the Imperial Japanese General Headquarters. Second row in top hats: Katsuo Okazaki and Toshikazu Kase. Others unidentified. (AP Photo)
La delegación japonesa llega a bordo de la fragata USS Missouri para firmar el acta de rendición - Sputnik Mundo
1/2
Japanese surrender signatories are shown arriving on board the USS Missouri in Tokyo Bay, September 2, 1945 to participate in surrender ceremonies. Left to right, front row: Minister Mamoru Shigemitsu, who signed on behalf of the Emperor, and Gen. Yoshijiro Umezu, who signed on behalf of the Imperial Japanese General Headquarters. Second row in top hats: Katsuo Okazaki and Toshikazu Kase. Others unidentified. (AP Photo)
© AP PhotoGen. Douglas MacArthur signs the Japanese surrender documents, September 2, 1945, aboard the USS Missouri in Tokyo Bay. Standing behind him are Lt. Gen. Jonathan Wainwright, left foreground, who surrendered Bataan to the Japanese, and British Lt. Gen. A. E. Percival, next to Wainwright, who surrendered Singapore, as they witness with other American and British officers the ceremony marking the end of World War II. (AP Photo)
El general estadounidense Douglas MacArthur firma el acta de rendición de Japón en la cubierta de la fragata USS Missouri - Sputnik Mundo
2/2
Gen. Douglas MacArthur signs the Japanese surrender documents, September 2, 1945, aboard the USS Missouri in Tokyo Bay. Standing behind him are Lt. Gen. Jonathan Wainwright, left foreground, who surrendered Bataan to the Japanese, and British Lt. Gen. A. E. Percival, next to Wainwright, who surrendered Singapore, as they witness with other American and British officers the ceremony marking the end of World War II. (AP Photo)
1/2
Japanese surrender signatories are shown arriving on board the USS Missouri in Tokyo Bay, September 2, 1945 to participate in surrender ceremonies. Left to right, front row: Minister Mamoru Shigemitsu, who signed on behalf of the Emperor, and Gen. Yoshijiro Umezu, who signed on behalf of the Imperial Japanese General Headquarters. Second row in top hats: Katsuo Okazaki and Toshikazu Kase. Others unidentified. (AP Photo)
2/2
Gen. Douglas MacArthur signs the Japanese surrender documents, September 2, 1945, aboard the USS Missouri in Tokyo Bay. Standing behind him are Lt. Gen. Jonathan Wainwright, left foreground, who surrendered Bataan to the Japanese, and British Lt. Gen. A. E. Percival, next to Wainwright, who surrendered Singapore, as they witness with other American and British officers the ceremony marking the end of World War II. (AP Photo)

Estados Unidos, la Unión Soviética, China, el Reino Unido, Australia, Canadá, Francia, Holanda, Nueva Zelanda y Japón estuvieron presentes en la ceremonia, aunque desde el 15 de agosto del mismo año la cúpula japonesa había aceptado la rendición incondicional.

Las últimas líneas del acta de rendición rezaban: "La autoridad del Emperador y del Gobierno japonés para regir sobre el Estado estará sujeta al Comandante Supremo de las Potencias Aliadas, quien tomara las decisiones que considere necesarias para cumplir con los términos de esta rendición".

Y el comandante —léase MacArtur— optó porque Hirohito permaneciera al frente del país, una acción que los historiadores consideran fundamental para evitar el resquebrajamiento posterior de Japón, incluso algún conato revolucionario que lo acercara al sistema que defendían los soviéticos.

Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала