Se ha registrado correctamente
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a
 - Sputnik Mundo
Internacional
Todas las noticias mundiales en un mismo portal informativo. Sigue de cerca lo que pasa en diferentes regiones del planeta.

U-1206, el desafortunado submarino nazi hundido por un inodoro

CC BY-SA 3.0 / German Federal Archive / Submarino U-36, de clase VIIA, similar al U-1206 (archivo)
Submarino U-36, de clase VIIA, similar al U-1206 (archivo) - Sputnik Mundo
Síguenos en
Para los estándares de la Segunda Guerra Mundial, los submarinos alemanes de la clase VIIC eran los depredadores por excelencia de los océanos. Pero un desafortunado sumergible de esta clase, el U-1206, se hizo tristemente conocido tras hundirse en su primer viaje de combate... por una avería de su sistema sanitario de última tecnología.

Sí, esto realmente sucedió y fue una consecuencia inesperada y trágica de un problema real de ingeniería naval. Lo que para muchos podría sonar gracioso, supone un verdadero reto para los ingenieros de todo el mundo.

Submarino ruso Borei - Sputnik Mundo
Los Moby Dick de hierro: top 5 de los submarinos más grandes de la historia

Durante años, los astutos ingenieros alemanes habían estado ocupados desarrollando lo que pensaban que sería la próxima generación en plomería submarina. Mientras los soviéticos, británicos y estadounidenses canalizaban sus aguas residuales en tanques sépticos a bordo, los submarinos alemanes ahorraban un valioso peso y espacio descargando los desechos directamente al mar.

Pero poder realizar esta operación plantea una serie de desafíos únicos. En principio, el sistema de evacuación fecal funcionaba solo cuando el submarino flotaba cerca de la superficie, donde la presión de las agua es relativamente baja. A medida que avanzaba la guerra y las medidas antisubmarinas, estos buques se veían obligados a permanecer durante mayor tiempo en las profundidades. Para finales de la guerra, las tecnologías sanitarias alemanas maduraron lo suficiente como para permitir a sus marines satisfacer sus necesidades biológicas mientras se sumergían bajo las olas.

El procedimiento era extremadamente complicado para la época, incluso hasta el punto de que un especialista de la tripulación recibía una capacitación especial sobre su funcionamiento y los procedimientos adecuados para su uso. Todo el sistema se encontraba bajo presión para que 'los aromas' no se expandieran por el submarino mientras navegaba y consistía de varias cámaras y válvulas que expulsaban los desechos sin permitir que el agua externa penetrase dentro del submarino. Al menos en teoría.

El submarino USS Columbus realiza una emersión de emergencia en las costas de Hawái, 4 de junio de 1998 - Sputnik Mundo
Defensa
La Fórmula 1 bajo el mar: estos son los submarinos más veloces del mundo

En otoño de 1944, el joven capitán Karl-Adolf Schlitt recibía bajo su mando el U-1206 con la misión de desplazarse al mar del Norte para cazar convoyes aliados. El 14 de abril de 1945, a menos de un mes de la capitulación de la Alemania nazi, su submarino sufrió una avería en el sistema de carga de las baterías, por lo que Schlitt decidió sumergirse a unos 70 metros y así no someterse a riesgo de ser encontrado mientras se remediaba la rotura. La tripulación había recibido un tiempo de descanso extra.

Desafortunadamente para todos, mientras la nave se adentraba en las profundidades y el comandante permanecía en la sala de máquinas supervisando la reparación, el ingeniero especialista se encontraba en el compartimiento de baño reparando el valioso inodoro. No se sabe con certeza qué fue lo que ocurrió en ese instante, pero la alta presión de las profundidades provocó una potente vía de entrada de agua dentro de la nave (junto a lo que ya nos imaginamos).

Gracias a la rápida reacción del ingeniero jefe, que se encontraba en la sala de control y sintió como la máquina ganaba peso, el sumergible logró regresar a la superficie. Para ello en modo de emergencia se utilizaron todas las reservas de aire comprimido de la nave. La presión del agua bajó y los marines lograron tapar la filtración, pero otro mal estaba al acecho: al llegar a las baterías, el agua salada inició una reacción química que poco a poco inundaba el interior del submarino de gas de cloro.

CC BY-SA 3.0 / Wiki05 / Submarino U-995, de clase VIIC y similar al U-1206, expuesto al público en la ciudad alemana de Laboe
Submarino U-995, de clase VIIC y similar al U-1206, expuesto al público en la ciudad alemana de Laboe - Sputnik Mundo
Submarino U-995, de clase VIIC y similar al U-1206, expuesto al público en la ciudad alemana de Laboe

Ahora, la nave se encontraba a la deriva, cerca de las costas británicas, sin propulsión, ni reservas de aire y con un gas tóxico en su interior. Ante esta desastrosa situación, el capitán ordenó emerger por completo, abandonar el buque y lo hundió. La tripulación pudo llegar a la orilla de Escocia, en donde más tarde fueron rescatados por una corbeta británica.

Un submarino soviérico de la clase 629A, la misma a la que pertenecía el K-129, navega en aguas danesas frente a un buque estadounidense - Sputnik Mundo
Defensa
Misterios bajo el mar: los submarinos perdidos más célebres de la historia

Con el tiempo esta epopeya se hizo de varias interpretaciones. En una, se asegura que fue el capitán Karl-Adolf Schlitt en persona quien, en su ingenuidad, provocó la penetración del agua mientras satisfacía sus necesidades. En otra, que el submarino fue hundido por aviones aliados cuando emergió de emergencia. Pero ninguna encuentra comprobación documentada.

Sea como fuera, el desafortunado submarino U-1206 quedó en la historia como el 'hundido por un inodoro' y sirvió de lección para las futuras generaciones.

Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала