Logo del Mundial de Fútbol 2018 en Rusia

Por qué Rusia ya ha ganado el Mundial 2018

© Sputnik / Igor Zarembo
Mundial de Fútbol 2018
URL corto
La Copa Mundial de la FIFA Rusia 2018 (313)
4240
Síguenos en

Rusia dará en junio el pistoletazo de salida al Mundial de fútbol de 2018. Lejos de tratarse solo de un espectáculo deportivo, el campeonato organizado por la FIFA repercutirá positivamente en la economía del país más grande del mundo. ¿Cuáles van a ser los beneficios del primer Mundial con acento ruso?

El Mundial más caro de la historia

El estadio Luzhniki de Moscú, joya de la corona, será el encargado de albergar la ceremonia de apertura y el primer partido —entre Rusia y Arabia Saudí— el 14 de junio. En el campeonato habrá 32 selecciones luchando por el cetro mundial del deporte rey.

Además de Moscú, las sedes rusas elegidas para que se jueguen los partidos son San Petersburgo, Kazán, Nizhni Nóvrogod, Saransk, Kaliningrado, Volgogrado, Ekaterimburgo, Samara, Sochi y Rostov del Don. Son en total 12 los estadios que, o bien se han construido desde cero o bien han sido remodelados de cara a este Mundial, y el aforo mínimo de cada uno de ellos es de 45.000 personas. Son también casi 50 los campos de entrenamiento y más de 60 localizaciones, en las que los equipos nacionales podrán establecerse durante el transcurso del campeonato.

El Mundial de fútbol de 2018 ha costado unos 11.954 millones de dólares, de los que cerca de 6.856 millones de dólares corrieron a cargo del presupuesto del Estado, 1.617 millones de los gobiernos de las regiones del país y 3.438 millones de inversores privados.

Lea más: Entérate de cuánto cuesta volar a Rusia 2018 desde América Latina

Se trata del Mundial más caro de la historia. Para muestra, el de Sudáfrica de 2010 tuvo un presupuesto de 4.300 millones de dólares, mientras que el de Brasil de 2014 se elevó hasta los 11.000 millones.

Recolectar lo sembrado

Sin embargo, de la experiencia de las anteriores competiciones futbolísticas de este nivel se extrae que el país anfitrión puede acabar recibiendo jugosos beneficios económicos. Por ejemplo, el Ministro de Finanzas de Sudáfrica, Pravin Gordhan, fijó en casi 5.000 millones de dólares lo recaudado tras el Mundial de 2010. Pero lo más importante fue lo que vino más tarde. La economía sudafricana experimentó un crecimiento del 2,9%. Se crearon cerca de 66.000 nuevos puestos de trabajo y visitaron el país medio millón de turistas.

"Habiendo invertido el triple que Sudáfrica, Rusia tiene todas las razones para pensar que los beneficios serán en esta ocasión mayores", destaca Ígor Naúmov en su artículo para Sputnik.

Una de las fuentes más importantes de esos beneficios es la venta de los billetes —boletos— para los partidos. Por ahora han sido adquiridos 3,1 millones. Los ingresos, según los cálculos, superarán la cifra de los 5.000 millones de dólares. La misma cifra que, más o menos, se espera que se gasten los hinchas durante su estancia en el país. Las tiendas de suvenires harán su agosto si son ciertas las previsiones, que auguran que cada extranjero se dejará una media de 100 dólares en ellas.

Lea más: Rusia pondrá en marcha casi 730 trenes gratis para los hinchas del Mundial 2018

El dinero invertido en organizar el Mundial de fútbol más caro de la historia repercutirá positivamente en la economía rusa "gracias a un efecto multiplicador". Cada rublo invertido generará 4,5 rublos, señala Evgueni Itsakov, docente de la cátedra de Administración y Dirección de Empresas de la facultad de Economía y Ciencias Sociales de la Academia Presidencial Rusa de Economía Nacional y Administración Pública (Ranepa) de Moscú. Así que la cifra final debería de ser demoledora: el país amortizará en dos años las pérdidas, recibiendo 2,5 veces más dinero del que invirtió.

Una oportunidad para abrirse al mundo

"Los datos nos dicen que, por cada turista que visita el país, se pueden crear cinco puestos de trabajo. Hablamos de restaurantes, de hoteles y de actividades culturales", aclara a Sputnik Galina Dejtiar, experta en turismo en la Ranepa.

La manera como la competición estará repartida por toda la geografía rusa redundará positivamente en la economía. Son 11 ciudades bien separadas las unas de las otras en el país más grande del mundo: San Petersburgo, al norte; Sochi, al sur; el enclave de Kaliningrado, al oeste; y Ekaterimburgo, al este.

Que las distancias no engañen: el transporte será gratuito para los hinchas, además de rápido. A eso se añade la enorme oferta hotelera. Para el Mundial se han construido 27 hoteles. Se han renovado aeropuertos, como los de San Petersburgo, Nizhni Nóvgorod, Samara, Volgogrado, Saránsk y Kalinigrado. Por primera vez en 40 años, el aeropuerto de Rostov del Don se ha reconstruido desde cero.

Lea más: Autoridades multan a hoteles de Moscú por subir precios para el Mundial de fútbol

Se han mejorado cientos de kilómetros de carreteras, que hasta ahora estaban en un estado precario, y la red de ferrocarriles del Estado ha invertido casi 264 millones de dólares en modernizar unas 30 estaciones y en actualizar sus infraestructuras.

Tema:
La Copa Mundial de la FIFA Rusia 2018 (313)

Además:

La FIFA prevé decidir si implementa el videoarbitraje
La FIFA publica la lista de todas las sedes de los equipos del Mundial 2018
FIFA: España estará presente en el Mundial 2018 en Rusia
La FIFA recibe más de 4 millones de solicitudes de entradas para el Mundial de Rusia
Etiquetas:
fútbol, Copa Mundial de Fútbol de 2018, FIFA, Rusia
Normas comunitariasDiscusión
Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik