En directo
    © Sputnik

    Una caravana de cientos de excombatientes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) tomó las calles de Bogotá el pasado domingo 1 de octubre. Los guerrilleros desmovilizados protestaron por la muerte de 236 antiguos combatientes que fueron asesinados después de firmarse el acuerdo de paz con el Gobierno.

    Tras partir desde la ciudad de Mesetas, al sur de Colombia, una multitud de exmiembros de las FARC marchó rumbo a la capital del país en una "peregrinación por la vida y la paz". A su llegada a Bogotá se los pudo ver con banderas de Colombia y blancas.

    Los representantes de la marcha se dirigieron al presidente Iván Duque exigiéndole una mayor protección para los antiguos combatientes, muchos de los cuales han sido amenazados y asesinados.

    "A los poderes que tienen en sus manos la posibilidad de garantizar que no sacrifiquen más una generación de luchadores por la paz, de que no repitamos en Colombia hechos nefastos que queremos dejar atrás, como (…) el asesinato de quienes se comprometen con corazón y alma a construir y a reconstruir, a reconciliar y a conciliar a la familia colombiana", declaró Sergio Marín, excomandante de las FARC.

    El primer destino de los manifestantes provenientes de Mesetas fue la sede de la Universidad Distrital, situada en el barrio de la Macarena. Tras pasar la noche del 31 de octubre al 1 de noviembre allí, la multitud continuó con su marcha hacia la Plaza de Bolívar.

    El 1 de noviembre se sumó en el centro de Bogotá la caravana proveniente del Caribe y noroeste colombiano con más excombatientes de las FARC.

    Algunas personalidades relevantes de la vida política colombiana han estado pendientes de los movimientos de cada una de las delegaciones de la peregrinación. Es el caso de la senadora de la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (el partido político resultante de la extinta guerrilla FARC) Criselda Lobo, más conocida por su alias guerrillero, Sandra Ramírez.

    Colombia viene viviendo intensas jornadas de las que las manifestaciones de la capital son solo la parte más visible. El pasado 29 de octubre, el exguerrillero Pastor Alape se dirigió al pueblo en la localidad de Pipiral para pedir perdón por los secuestros masivos (las llamadas pescas milagrosas) y otras acciones que llevaron a cabo en el pasado.

    "Pedimos perdón al país. Pedimos perdón a todas las personas y familias que sufrieron en la práctica del secuestro", declaraba Alape.

    El acuerdo de paz firmado en 2016 por el Gobierno, entonces presidido por Juan Manuel Santos, y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, permitió que unos 13.000 miembros del grupo rebelde se desmovilizaran. No obstante, a la ONU le preocupa la aplicación de dicho acuerdo y los asesinatos de antiguos combatientes que no cesa.

    Etiquetas:
    manifestación, Colombia, Bogotá, FARC
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook

    Más vídeos