En directo
    © Sputnik /

    El descontento se apoderó de las calles de Jerusalén, donde la Policía recurrió a cañones de agua y la guardia ecuestre para dispersar a una multitud muy enfadada por la gestión del Gobierno de la crisis del coronavirus y por la corrupción de este.

    Al menos 34 personas fueron detenidas en Jerusalén durante unas protestas en que alrededor de 2.000 manifestantes pedían la dimisión del primer ministro, Benjamín Netanyahu, en las proximidades de su propia casa.

    "Llevo protestando aquí desde marzo junto con mi hija de 13 años, ya que nos dimos cuenta de que algo está pasando, de que la democracia en Israel se enfrenta a un peligro real. Desde entonces hemos ido de protesta en protesta, con un solo objetivo: salvar el país para nosotros y para la próxima generación", declaró Kouki, una protestante, ante las cámaras.

    Miembros de la Knéset (Parlamento israelí) también acudieron a la protesta. Ofer Cassif, del partido de izquierdas Hadash, explicó que encontrarse allí era su deber: "Sería lo esperable que todos los miembros de la Knéset, sin referencia a las ideas y creencias de derechas o izquierdas que uno pueda tener, vinieran aquí y mostraran apoyo y amor a esos fantásticos ciudadanos, esa gente maravillosa", dijo.

    Los ciudadanos se agolparon con pancartas en las calles en protesta por lo que consideran una mala gestión de la crisis económica que está causando la pandemia de coronavirus.

    Eso se suma al descontento provocado por la implicación del primer ministro del nuevo Gobierno de coalición con el centrista Benny Gantz en tres casos de corrupción que lo señalan directamente por soborno, fraude y abuso de confianza.

    Etiquetas:
    coronavirus, Benjamín Netanyahu, protestas, Israel
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook

    Más vídeos