En directo
    © Ruptly .

    Que los termómetros marcaran 30°C no impidió que los vecinos de la ciudad de Jvalinsk, en la región de Sarátov, participaran en un descenso de esquí totalmente extraordinario.

    Los amantes de los deportes extremos, vestidos únicamente con trajes de baño y bikinis, bajaron por un trampolín de nieve de 300 metros equipado con una pequeña piscina. 

    Esta es la segunda vez que la ciudad rusa acoge este insólito y divertido evento llamado Nieve de verano.

    Etiquetas:
    verano, esquí
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook

    Más vídeos