En directo
    © Sputnik

    Vladímir Kokkinaki es, quizás, el nombre más conocido entre los pilotos militares de la Unión Soviética. A lo largo de su extensa carrera, este as de la aviación estableció más de dos decenas de récords de vuelo.

    Nacido en Novorossiisk, el 25 de junio de 1904, Vladímir Kokkinaki trabajó en una plantación de uvas de una granja colectiva, y actuó como estibador y marinero. Sirvió también en la infantería del Ejército Rojo antes de convertirse en piloto.

    A partir de 1932, ya como piloto de pruebas, empezó a llevar a cabo vuelos de gran altitud. En 1935, logró volar a 14.575 metros en un avión I-15, estableciendo así un récord mundial no oficial. El año siguiente, en abril, se convirtió en el primer piloto soviético en realizar un temido rizo a bordo de un bombardero bimotor Ilyushin DB-3.

    Kokkinaki fue el responsable de poner a prueba a absolutamente todas las aeronaves fabricadas por la Oficina de Diseño Ilyushin entre los años de 1935 y 1964. 

    Pero además de probar nuevos aviones y realizar vuelos a gran altitud, el piloto también realizó vuelos de larga distancia y alta velocidad, de los cuales se destacan dos de ellos. Entre los días 27 y 28 de junio de 1938, realizó un vuelo sin escalas entre Moscú y el Extremo Oriente de la URSS. El vuelo de 6.850 kilómetros (en línea recta) le rindió el más alto título de honor de aquel entonces: Héroe de la Unión Soviética. Poco menos de un año después, realizó otro vuelo sin escalas, esta vez entre Moscú y la isla Miskou, en América del Norte, una distancia de casi 8.000 kilómetros —6.516 kilómetros en línea recta—.

    En total, Kokkinaki estableció 22 récords mundiales. Es, además, el único piloto de pruebas que recibió dos veces el título de Héroe de la Unión Soviética. Este genio de los cielos falleció el 7 de enero de 1985, a los 80 años.

    Etiquetas:
    pilotos, URSS, aviación
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook

    Más vídeos