En directo
    © Sputnik

    Empieza una nueva etapa en Argentina. Hordas de viandantes provistos de mascarillas de protección llenan los medios de transporte y las calles de la capital del país para hacer las compras, los recados y los proyectos que no han podido realizar durante todo este tiempo de confinamiento.

    Las calles de Buenos Aires empiezan a recuperar su ritmo gracias al levantamiento de algunas de las restricciones que limitaban la actividad del comercio: librerías, tiendas de juguetes, de flores, de electrodomésticos y mercados al aire libre quedan abiertos a los clientes tras semanas de parón. Los bares y restaurantes que ofrezcan comida para llevar también empiezan a abrir.

    Laura Chávez, una vendedora local, admite que, tras semanas en casa, le costará volver a la rutina. No obstante, dice que "necesitamos trabajar, necesitamos salir de casa. Estar en casa te asfixia, te cansa, ya no sabes qué hacer. Además, falta plata, hay cuentas".

    En el caso de Sebastián Rodríguez, propietario de una tienda de decoración, la nueva situación es un alivio a nivel personal: "Yo tenía necesidad de ponerme a trabajar, no solo para facturar, sino también por una cuestión personal. Uno está acostumbrado, uno es un ser de hábitos y el hábito nuestro es hacerlo todos los días", comenta el entrevistado.

    En Argentina se ha conseguido contener relativamente la cifra de contagiados de coronavirus en comparación con otros países de la zona. Actualmente son al menos 6.550 las personas contagiadas, mientras que un mínimo de 319 han fallecido a causa del virus.

    Etiquetas:
    tienda, coronavirus, Buenos Aires, Argentina
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook

    Más vídeos