En directo
    Tecnología
    URL corto
    0 110
    Síguenos en

    Los conductores suelen encender el motor apenas meten la llave en el bombín de arranque, sin que esta pase un tiempo en la posición media. Esto provoca que los sistemas electrónicos del auto no tengan tiempo para completar el diagnóstico prearranque y preparar la mezcla de aire y combustible adecuada a las condiciones del momento.

    La pieza clave para encender un auto es la llave de contacto. Cuando está metida en el bombín, que suele estar al lado derecho de la columna de dirección, puede ocupar entre tres y cuatro posiciones, dependiendo de la marca del auto y su antigüedad. Al introducirla por primera vez se encuentra en la posición cero, que desbloquea la dirección y activa los circuitos básicos del auto. Mientras que, al girarla hasta el final, empieza a funcionar el motor de arranque que da el impulso necesario para la ignición del motor de combustión.

    Muchas personas suelen girar la llave de una vez hasta arrancar el coche, pero eso no es lo correcto, según los expertos del portal aif.ru. Se recomienda dejar la llave en la posición media por unos segundos antes de arrancar el motor.

    En esta posición la llave activa los sistemas del diagnóstico del automóvil: detecta posibles fallos en el funcionamiento y recopila datos sobre la temperatura externa. Este momento es sumamente importante, porque basándose en los datos obtenidos, el sistema determina la mezcla correcta aire y combustible que utilizará el motor.

    Las luces parpadeantes en el salpicadero indican que el programa analiza los sensores y, según los resultados, selecciona uno de los algoritmos de formación de mezcla preestablecidos para arrancar el motor a una temperatura particular.

    Si se omite este proceso o se interrumpe, el auto arrancará con los ajustes promedios. En este caso, el proceso de combustión deja los vapores de gasolina sin quemar y estos se introducen en el catalizador.

    Es cierto que después de un tiempo la unidad de control electrónico corregirá el programa, pero los segundos de funcionamiento incorrecto se irán sumando cada día y pueden afectar el catalizador.

    La recomendación de no girar la llave al arranque enseguida es aún más importante si el automóvil tiene un motor diésel. Aquí las bujías de incandescencia cumplen una función importante antes del arranque: elevan la temperatura en las cámaras de combustión a los valores requeridos.

    Se necesita tiempo para que las bujías calienten el aire. En los vehículos diésel modernos hay un ícono amarillo en forma de espiral para indicar que estas bujías han comenzado a funcionar. Mientras está encendido, el auto no puede ponerse en marcha, simplemente no arranca.

    Algunos autos modernos con la función de llave remota disponen de un sistema de protección contra el arranque temprano del motor: si el conductor aprieta el botón de arranque, el sistema espera que las bujías calienten las cámaras, y solo entonces da la orden de arrancar. Los vehículos más antiguos no cuentan con esta función. 

    Un arranque rápido de un motor diésel provocará una combustión incompleta, un funcionamiento desigual de los cilindros y la liberación de residuos de combustible en los filtros que se obstruyen antes de tiempo, afirman los expertos. Sobre todo, en los lugares con temperaturas bajas.

    Etiquetas:
    diésel, consejos, combustión, motores, autos
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook