En directo
    Tecnología
    URL corto
    0 92
    Síguenos en

    Un propietario canadiense de Aston Martin estrelló su automóvil contra una roca y no le gustaron las facturas de la reparación. Entérate de los detalles de una batalla jurídica contra el distribuidor.

    El Aston Martin DB9 es uno de los cupés más icónicos de la era moderna y un hermoso ejemplo de este modelo en su mejor momento. Este coche es querido por muchas personas por su aspecto exterior, motores potentes, así como por ser automóvil elegido por el mismo James Bond.

    El precio de mercado de segunda mano de los automóviles Aston Martin DB9 ha disminuido drásticamente, pero eso no los hace más asequibles a la hora de mantenerlos, especialmente después de un accidente. Uno puede permitirse el lujo de comprar un Aston Martin usado, ¿pero puede cuidarlo como se merece? Esta es una pregunta que el propietario de Aston Martin debería haberse hecho a sí mismo antes de sumergirse en la aventura de poseer un auto deportivo de producción limitada.

    Al recibir la factura de la reparación por los daños debidos al choque contra la roca, el dueño del Aston Martin DB9 afirmó que la cifra a pagar estaba inflada y decidió demandar al taller. Perdió tiempo y al final la factura fue mayor, ya que el propietario del Aston Martin no ganó su batalla jurídica contra el taller. 

    Al final el pobre hombre no solo tuvo que pagar los honorarios jurídicos, el costo de almacenamiento y el interés hasta el momento del juicio. La factura inicial fue de aproximadamente 85.000 dólares, pero con los costos legales adicionales ahora deberá desembolsar 328.930,50.

    Etiquetas:
    automóviles, taller, Canadá, coches
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook