En directo
    Tecnología
    URL corto
    0 41
    Síguenos en

    El 19 de octubre la revista Top Gear publicó el vídeo donde el hiperdeportivo Tuatara de Shelby SuperCars establecía una nueva marca de velocidad para coches en serie: 508,7 km/h. Sin embargo, los analistas ponen en duda el logro, mientras la misma compañía reconoce que el vídeo publicado es "sustancialmente incorrecto".

    Para establecer el récord, el piloto de carreras británico Oliver Webb, recorrió en dos direcciones opuestas un tramo de 11 kilómetros en una carretera cerrada en las afueras de Las Vegas. La velocidad promedio mostrada entre estos dos intentos resultó de 508,7 km/h. Este resultado aseguró una nueva marca ya que el récord anterior fue de Koenigsegg Agera RS, cuando el supercoche sueco llegó hasta 447,2 km/h bajo las mismas condiciones.

    La noticia desató una ola de críticas y sospechas acerca del logro: los internautas analizaron las imágenes y las cifras no cuadran. El tiempo que le tomaba al vehículo para recorrer cierto tramo de la conocida autopista no cuadraba con su velocidad.

    El famoso YouTuber Shmee150 calculó que se trata no más de 450 km/h, y no de los 508 anunciados. Además, comparando la carrera de Tuatara con la de Koenigsegg Agera RS, concluyó que en la primera se mueve visiblemente más lento.

    Vídeo incorrecto

    Todo esto pudo haberse pasado a nivel de rumores si no fuera por la misma empresa Shelby SuperCars que el 28 de octubre publicó una declaración oficial donde reconoce que el vídeo publicado es erróneo.

    Resulta que para grabar el récord, SSC contrató a un equipo de vídeo llamado Driven Studios. Para cuando se habían terminado las pruebas, hicieron dos vídeos distintos: uno desde la cabina del piloto, con datos de velocidad superpuestos, y otro vídeo editado más tarde.

    Al momento de publicar, se lanzaron al público estos dos vídeos, lo que generó mucha confusión. Según SSC, ambos videos tienen errores en el lugar donde los editores habían superpuesto el registrador de datos —que muestra la velocidad—, en relación con la ubicación del automóvil en la carrera. 

    Mientras, SSC no tenía la menor idea de que había dos vídeos en vez de uno y no se esforzaron en revisarlo. Ahora están trabajando para poder publicar el montaje "real" y dispersar las dudas: sostienen que a pesar de la confusión, las cifras sí son correctas.

    "¿Quiénes son?" La reacción de Dewetron

    SSC insiste en que sus datos fueron comprobados por la reconocida compañía de medición de precisión Dewetron. Hicieron un comunicado correspondiente en su página oficial el 26 de octubre. El problema es que Dewetron dice que no tiene idea de que está diciendo SSC.

    "A pesar de la información publicada en el sitio web de SSC North America, así como en varios canales de YouTube relacionados y no relacionados, Dewetron no validó ningún dato de intentos de récord mundial o pruebas anteriores", según se desprende del comunicado oficial de Dewetron publicado el 28 de octubre. En la compañía afirman, además, que ninguno de sus empleados estuvo presente durante el intento mencionado por SSC.

    No obstante, en su mensaje del 28 de octubre SSC afirma que Dewetron le envió una carta confirmando la precisión del equipo y el sensor de velocidad. Dice que esta carta se enviará a Guinness como parte de la solicitud para el récord de velocidad.

    ¿En el sexto cambio?

    Otras dudas surgieron acerca de que supuestamente el vehículo no pudo alcanzar tal velocidad estando en la sexta velocidad la caja de cambios, como se ve en el vídeo. 

    ​A esto la compañía respondió publicando una tabla que calcula las velocidades posibles de cada transmisión demostrando que sí fue posible llegar a los 532,9 km/h con la sexta.

    En total, son muchas preguntas las que hacen sospechar del nuevo récord mundial de velocidad. Queda esperar a que lo rechace o confirme el propio libro Guinness.

    Etiquetas:
    Récords Guinness, estafa, coches, carrera, récord de velocidad
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook