En directo
    Tecnología
    URL corto
    Por
    1503
    Síguenos en

    El Gobierno de Pedro Sánchez da a entender que no se privará de las inversiones del gigante tecnológico chino en España, cuyos servicios especiales han constatado la seguridad de sus equipamientos. El objetivo es dotar de cobertura al 75% del territorio antes de finales de 2020 y abstenerse de un veto que podría ralentizar y encarecer el proceso.

    El compromiso del Gobierno español para potenciar su economía a través de su digitalización pasa en buena parte por la implantación de la tecnología 5G. Pero se busca que tal despliegue tecnológico no comprometa su seguridad, un aspecto que puede ralentizar el proceso.

    La cumbre hispano-lusa del 10 de octubre consignó el emprendimiento conjunto de proyectos estratégicos en áreas como el desarrollo del 5G y la digitalización de la economía. Al respecto del 5G, el presidente del Ejecutivo español, Pedro Sánchez, declaró que antes de finales de 2020 "el 75% del territorio va a tener acceso a la tecnología 5G". "Y eso lo estamos haciendo con distintas empresas extranjeras, no solamente con Huawei, sino también con Nokia y otras empresas europeas y estadounidenses".

    Sánchez añadió que el Gobierno seguirá apostando por diversificar las alianzas con otras operadoras, "no solamente de nuestro continente, sino también chinas". Es decir, no parece que España siga los pasos de otros países, que a instancias de EEUU han optado por vetar a las compañías chinas en el despliegue del 5G.

    La posición de Huawei en España y la seguridad

    La compañía china es líder del mercado en el desarrollo del 5G y la única que ha podido establecer una conexión de extremo a extremo; puede crear la infraestructura de la red y todos sus componentes.

    Empresas europeas como la sueca Ericsson o la finlandesa Nokia lideran la instalación de antenas 5G en España, pero es Huawei quien provee el núcleo de las redes a Telefónica y hasta el 30% de las de Vodafone, que ya ofrece cobertura 5G a 24 ciudades. Pero la pandemia de COVID-19 ha pospuesto las nuevas licitaciones. Previa subasta, antes del 31 de octubre estaba previsto liberar la banda de 700 MHz para desplegar los servicios de 5G. Huawei también lidera la venta de teléfonos celulares. En España su posición está consolidada, habida cuenta de que ya desplegó en el país los núcleos de las tecnologías anteriores, el 3G y el 4G. La compañía dice no haber modificado su inversión en el país como consecuencia del conflicto comercial con EEUU.

    La Administración de Donald Trump acusa a Huawei de ser un peligro para la seguridad nacional, pues sostiene que es un instrumento al servicio del espionaje chino. Estas acusaciones han tensado las relaciones internacionales también con diversos países europeos, y algunos han accedido a las pretensiones estadounidenses de recortar la presencia de Huawei en el despliegue de la tecnología del 5G en sus territorios. Es el caso de Francia y Reino Unido, cuyo Centro Nacional de Seguridad Cibernética ha recomendado no dejar que el gigante tecnológico chino disponga de una cuota de mercado superior al 35%.

    Sin embargo, no existen evidencias de que Huawei sea una puerta trasera del Gobierno chino. El Ministerio de Defensa español llegó a desaconsejar a sus funcionarios el uso de equipos de la marca china, aun cuando los servicios especiales no han encontrado nada raro. El Centro Criptológico Nacional, dependiente del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), concluyó en junio que la tecnología 5G de Huawei es segura, concediéndole el certificado de seguridad CCEAL4+.

    El 5G es una tecnología estratégica. Disparará la velocidad de transferencia de datos y multiplicará por diez la conexión a la red, permitiendo que aparatos cotidianos se conecten entre sí, el Internet de las Cosas. La inteligencia artificial posibilitará que la robótica entre en una nueva era, donde sectores como la sanidad, el transporte y la industria podrán ser automatizados.

    El coste de cambiar de proveedor

    Ericsson, Nokia o la también china ZTE son compañías con las que las instituciones comunitarias buscan diversificar el despliegue tecnológico del 5G. La española Telefónica, tras adjudicar el año pasado a Huawei el núcleo central de la red 5G, ya declaró estar buscando un segundo proveedor.

    Esta diversificación contrasta con la decisión de Vodafone, anunciada en febrero, de excluir a Huawei de su red principal de 5G en un plazo de cinco años, pese a haber invertido 200 millones de euros en equipamiento para el 4G.

    En general, la retirada de los equipos de 5G de Huawei en Europa tendría un coste millonario, hasta 62.000 millones de euros, según estima la propia industria. También se ralentizaría la puesta en marcha de esta tecnología, para la que España ya cuenta con una treintena de antenas desplegadas. En enero, el ministro del Interior alemán, Horst Seehofer, señaló que en caso de prohibirse la tecnología de Huawei, la tecnología 5G se retrasaría entre 5 o 10 años

    Etiquetas:
    Pedro Sánchez, Gobierno de España, seguridad nacional, Centro Nacional de Inteligencia (CNI) de España, China, guerra comercial, veto, Huawei Technologies Co. Ltd., Huawei, 5G
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook