En directo
    Tecnología
    URL corto
    0 180
    Síguenos en

    EEUU tiene la intención de imponer restricciones al mayor fabricante de chips de China, SMIC. El Departamento de Comercio de Estados Unidos ha prohibido a las empresas vender componentes y equipos a SMIC sin una licencia especial. ¿Qué objetivos persiguen los estadounidenses con estas medidas?

    Según la carta del Departamento de Comercio de EEUU, a la que hacen referencia varios medios estadounidenses, el ente estadounidense argumenta que la Corporación Internacional de Fabricación de Semiconductores de China (SMIC) puede producir artículos de doble uso, incluido el militar. 

    SMIC, mientras tanto, niega cualquier conexión con el complejo militar-industrial chino. La empresa también señala que no recibió ninguna notificación oficial de la parte estadounidense sobre la restricción de los suministros. 

    No es la primera vez que Estados Unidos utiliza el pretexto de la "seguridad nacional" para imponer restricciones a las empresas chinas sin aportar ninguna prueba concreta.

    Al igual que en el caso de Huawei y de docenas de otras empresas chinas que están bajo las sanciones de Estados Unidos, el problema de SMIC no tiene nada que ver con la presunta amenaza a la seguridad nacional de otros países. EEUU simplemente quiere mantener su posición de monopolio en el mercado de los semiconductores y otros productos de alta tecnología, opina Wang Yiwei, director del Instituto de problemas internacionales de la Universidad Popular de China, consultado por Sputnik.

    "La llamada seguridad de Estados Unidos no tiene nada que ver con la seguridad nacional. Se trata de la seguridad de la posición hegemónica de EEUU. Si los aliados de EEUU utilizan tecnologías clave y equipos de comunicaciones suministrados por empresas no estadounidenses en sus sistemas militares, entonces Estados Unidos perderá el control sobre sus aliados", explicó el analista. 

    Al mismo tiempo, según el experto, el ascenso de China plantea serios desafíos para EEUU, puesto que el gigante asiático está involucrado en el desarrollo de reglas comunes e incluso ha tomado posiciones de liderazgo en algunas industrias. Wang Yiwei señaló que "Estados Unidos no puede aceptarlo, y es por eso que comenzó a suprimir constantemente a Huawei, luego TikTok, y ahora SMIC". 

    "El propósito principal de esto es mantener el dominio de EEUU y de Occidente en la revolución industrial, elaboración de normas y reglas, y mantener el control sobre los desarrollos".

    Mientras tanto, las restricciones de EEUU sobre SMIC supondrán un duro golpe para la industria tecnológica china en su conjunto, pronosticó Wang Yiwei.

    "Esto sin duda tendrá un grave impacto ya que la globalización se basa en el sistema estadounidense. (...) Sabemos que la producción de chips es una tecnología clave en la era de la informatización. Huawei es el líder indiscutible en tecnologías clave de 5G. SMIC está diseñado para ayudar a Huawei y otras compañías chinas a deshacerse de su dependencia de los chips estadounidenses. Y esto es exactamente lo que Estados Unidos no puede aceptar", comentó.

    Los productos de SMIC todavía no alcanzan el nivel de los chips más avanzados: la empresa china utiliza la tecnología de proceso de 14nm, mientras que los principales fabricantes, como TSMC y Samsung, producen chips de 5nm.

    Pero incluso en la producción de artículos de 14nm, SMIC, como otros fabricantes de chips en todo el mundo, depende de la tecnología estadounidense. El equipo especial y el software requerido para su producción es de EEUU. Por lo tanto, las restricciones a la oferta de estos productos afectarán inevitablemente a la competitividad y el rendimiento del SMIC. 

    Después de que se hicieran públicas las nuevas restricciones del Departamento de Comercio de EEUU, las acciones de SMIC en la Bolsa de Valores de Shanghái cayeron un 6%, y en Hong Kong un 5%.

    Pero a largo plazo, los obstáculos que Estados Unidos plantea al desarrollo tecnológico de China, por el contrario, contribuyen a la independencia de este país y a la creación de su propia capacidad científica y tecnológica, dice Wang Yiwei.

    "La historia muestra que a pesar de las restricciones estadounidenses, China finalmente tiene éxito en su propia investigación y desarrollo independiente".

    Cuando Estados Unidos prohibió a Google suministrar sus servicios para los productos de Huawei, el gigante tecnológico chino logró introducir su propio Harmony OS y un ecosistema de aplicaciones móviles.

    Las autoridades de China se plantearon el objetivo de satisfacer en un 70% sus propias necesidades de chips y semiconductores para 2025, y de lograr la plena sustitución de las importaciones en este ámbito para 2030.

    Etiquetas:
    tecnología, China, EEUU, semiconductores, chips
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook