En directo
    Tecnología
    URL corto
    Por
    0 30
    Síguenos en

    TEL AVIV (Sputnik) — Un examen de saliva que pude diagnosticar en pocos segundos, a través de análisis espectrométrico, si la persona está contagiada con el coronavirus es la propuesta de un grupo de científicos israelíes. Sus inventores pretenden que sea la solución para la seguridad sanitaria en el transporte aéreo.

    Los pasajeros se tienen que enjuagar la boca con una solución salina, hacer gárgaras y escupir en un vial. En menos de un segundo este test, llamado SpectraLIT, es capaz de determinar si las personas están contagiadas de coronavirus porque el aparato hace un análisis espectrométrico.

    La muestra es examinada in situ por un espectrómetro que la ilumina y analiza su firma espectral, esto es, su reacción frente a la luz, que es diferente y particular en cada materia según sea su composición. De este modo, el aparato analiza las muestras de los viajeros para averiguar si son consistentes con la firma espectral del COVID-19, hallada por los investigadores.

    "Diría que actualmente existen dos pilares para combatir la epidemia: uno es tratar de encontrar una vacuna y el otro es el test", dijo a Sputnik el doctor Eli Schwartz, líder del proyecto y jefe del Centro de Medicina Geográfica y Enfermedades Tropicales del centro médico Sheba.

    Según el científico, "con un test rápido se puede hacer un cribado masivo y, así, aislar rápidamente a los enfermos, de ahí la idea de colocarlo en lugares de tránsito, como aeropuertos. Esto abriría los cielos. Así que diría que el test es tan importante como la vacuna", agregó.

    Inteligencia artificial

    El test, desarrollado por la empresa emergente israelí Newsight en colaboración con el centro médico Sheba, va a ser usado en dos aeropuertos europeos tras el contrato firmado entre los inventores y la compañía de seguridad de aeropuertos ICTS Europe.

    El aparato está siendo utilizado ya en 12 hospitales del mundo en un programa piloto.

    Mientras que ICTS Europe también ha hecho una declaración de intenciones diciendo que si la tecnología sigue probando su eficacia va a implementarse internacionalmente una vez hayan obtenido el permiso regulatorio. ICTS Europe opera en más de 120 aeropuertos en 23 países.

    Esta tecnología ya ha sido probada en 400 personas en Sheba y ha demostrado un 95% de aciertos.

    Los investigadores del centro médico que están llevando a cabo las pruebas, aseguran que el test se hará más preciso a lo largo del tiempo porque está operado con inteligencia artificial y aprende con cada nuevo examen.

    Test menos invasivo

    Schwartz aseguró que este test es más barato y más fácil de usar que el PCR, que es el principal modo de detección de COVID-19 en el mundo hoy en día, y también dijo que es mucho menos invasivo y menos molesto.

    El PCR incluye una toma de muestra de frotamiento en la nariz o garganta y un laborioso proceso de análisis llevado a cabo por personal entrenado. Se cree que su precisión ronda el 80%. El método más rápido, el PCR acelerado, no está disponible de manera generalizada y su rapidez, unos 15 minutos, es a costa de su precisión.

    En personas contagiadas el virus está presente en la saliva en cantidades que van incrementándose a medida que avanza la enfermedad. El reto, señalan los médicos, es detectar personas que están en fases iniciales de la dolencia.

    Desde el 11 de marzo, la Organización Mundial de la Salud califica como pandemia la enfermedad COVID-19 causada por el nuevo coronavirus SARS-CoV-2 detectado a finales de 2019.

    A lo largo del mundo se han detectado más de 32,2 millones de casos de infección por el patógeno, incluidos más de 983.700 decesos y unos 22,2 millones de recuperaciones, según la Universidad Johns Hopkins de EEUU.

    Etiquetas:
    Europa, inteligencia artificial, aeropuerto, COVID-19, tests
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook